jueves, 10 de octubre de 2013

Numerología


La numerología te permite conocer mejor muchas áreas de tu vida. ¿Estás confuso con tus relaciones? La numerología puede ayudarte a entender tus verdaderas necesidades y a encontrar satisfacción. ¿Te sientes perdido en tu profesión? Tus números pueden revelar tus talentos y ofrecerte nuevas ideas.



La numerología se basa en la premisa de que los números no expresan sólo cantidad, sino también cualidad, una idea tan antigua como el ser humano y que está santificada en nuestro lenguaje en los números 1 y 2 como unidad y dualidad. Es probable que la tradición numerológica más antigua sea la caldea, anterior a los albores de la historia. Se ha practicado en todo el mundo, desde India y China a Sudamérica, bajo distintas formas. La encontramos en sistemas como el I Ching, el tarot y la cábala hebrea. Las ideas sobre los números evolucionan según la cultura dominante, como debe ser. Sus significados intrínsecos son esotéricos y eternos, pero sus manifestaciones pueden variar. La numerología es algo con lo que trabajamos para desarrollarnos y comprender; es una enseñanza de sabiduría, no una doctrina.

Pitágoras de Samos fue uno de los primeros numerólogos conocidos. Nació hacia el 600 aC. y enseñó misticismo y filosofía a los que acudían de todas partes para beneficiarse de su sabiduría. Creía que los números son sagrados porque existen independientemente de la forma material. Existe cierta evidencia de que Buda pudo haber estudiado con él, y es posible que los dos maestros juntos llevaran estas enseñanzas a Oriente. Más tarde, en el siglo V aC., el filósofo griego Platón registró la sabiduría de Pitágoras para la posteridad. Podemos especular acerca de lo mucho que la numerología influyó sobre el desarrollo de sistemas como el I Ching y la cábala, pero la verdad se pierde en las brumas del tiempo.

Uno de los postulados básicos del pitagorismo afirma que el universo es una expresión de relaciones matemáticas. Es vibración y la música es vibración audible. Pitágoras descubrió que la música está regida por los números y que el tono de una nota está determinado por la longitud de la cuerda que la produce. Las armonías, por tanto, dependen de diferentes longitudes de onda y pueden expresarse como proporciones o números. Los números están también presentes en la naturaleza en las proporciones geométricas, con patrones similares que se repiten en las conchas marinas, las flores y las órbitas planetarias. Son datos científicos, pero también forman la base del pensamiento esotérico a lo largo de la historia. Los patrones y los ciclos, las armonías y las proporciones se encuentran en muchas materias, desde la astrología al Feng shui.

Los primeros seres humanos sólo necesitaron unos cuantos números para llevar la cuenta de su vida, y de hecho hoy en día algunos pueblos Indígenas sólo pueden contar hasta dos, más allá de lo cual sólo perciben «muchos». La numerología se desarrolló con la civilización. Está codificada en los jeroglíficos egipcios, y las pirámides se construyeron utilizando medidas y simetrías numerológicas. Los grandes monumentos poseen un elemento numerológico; por ejemplo, en Stonehenge (Inglaterra) hay 56 huecos conocidos como «agujeros Aubrey»; la suma de 5 y 6 da el número maestro 11, con su poderosa influencia sobre la inspiración colectiva.

La numerología tal y como la conocemos ha evolucionado y se ha ido adaptando lentamente desde Pitágoras. En el siglo XIX, los descubrimientos sobre la luz y el magnetismo popularizaron la teoría de que los números están relacionados con los patrones de energía. A principios del XX, el escritor Sepharial estudió los vínculos entre la numerología y la astrología, los nombres y las propiedades de la naturaleza. Con este sistema hizo predicciones acertadas para la bolsa y las carreras de caballos.

Algunos esotéricos también han utilizado la numerología hebrea, en la que los números del 1 al 12 son significativos. El 12 puede considerarse sagrado porque el 4 (la base de la vida terrenal y los Cuatro Elementos) multiplicado por el 3 (el número creativo de la Sagrada Trinidad) da 12. Hay 12 signos zodiacales, 12 números en la esfera del reloj, etc. Sin embargo, en la cultura occidental moderna, que utiliza nueve dígitos, resulta apropiado emplear nueve signaturas de vibración básicas, el sistema que usan los numerólogos actuales. Uno de los factores que influyen en la numerología es la esperanza de vida humana. Solía ser bastante raro llegar a nuestro supuesto lote de 70 años. Siete décadas significa la culminación, y muchos numerólogos prestaban gran atención a un sistema que cubría del 1 al 7. Hoy en día, cuando cada vez más personas pasan de los 80, el 9 parece más importante, y este es otro elemento a favor del uso de nueve tipos.

Los números nos rodean por todas partes y, si adquieres conciencia de ellos, pronto descubrirás que los patrones van adquiriendo forma. Es posible que un número determinado te aparezca con más frecuencia que otros. Resulta fácil tener la impresión de que los números tienen una cualidad, un significado y luego preguntarse cuál puede ser.

Extraído del libro:“La biblia de la numerología”
Teresa Moorey,Gaia ediciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario