sábado, 7 de enero de 2017

ESMERALDA


La esmeralda es la variedad verde del berilo, un mineral ciclosilicato de berilio y aluminio, que contiene además pequeñas cantidades de cromo y, en algunos casos, vanadio, que le proporcionan su característico color verde. Es una piedra preciosa muy valorada debido a su rareza, pues desde la Antigüedad se descubrieron piedras preciosas de color verde como la malaquita, pero la esmeralda es la única cristalina. Su nombre, posiblemente persa, significa “piedra verde” y su tonalidad ha dado nombre al color verde esmeralda. Se encuentra en gran cantidad en Colombia y Brasil, también en menor medida en Zambia.

A pesar de sus diferencias en el precio, la esmeralda y la aguamarina tienen mucho en común: están hechas del mismo mineral, el berilo, que es incoloro cuando se encuentra puro. Es una pequeña cantidad de cromo lo que le da a la esmeralda su intenso color verde, mientras que el hierro se encarga de darle sus ligeros matices azulados a la aguamarina.

Es un mineral para la inspiración, la paciencia y la calma, conocida como “la piedra del éxito en el amor”, aporta lealtad, fidelidad, unidad, amor y amistad. Nos aporta la capacidad de disfrutar de la vida al máximo. Esta piedra asegura equilibrio físico, emocional y mental. Elimina la negatividad, generando positividad, sabiduría y carácter. Nos ayuda a la regeneración y la recuperación física y psicológica. Muy útil en caso de claustrofobia. Promueve el discernimiento y la verdad, y ayuda a expresarse correcta y elocuentemente. Fomenta la comprensión y la cooperación. Mineral para los senos, pulmones, corazón, columna, músculos, ojos e hígado. Para el reuma y la diabetes. Muy útil para los chacras del corazón y el tercer ojo. No se recomienda usarla continuamente.

Afinidad con los signos: Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio y Acuario.

Categoría: Minerales ciclosilicatos (variedad de berilo).

La alfalfa


Medicago sativa es el nombre cien­tífico de la alfalfa. Al tratarse de una planta con propiedades estrogénicas, es acon­sejable su uso durante la menopau­sia. Así mismo, ayuda a disminuir muchos de los síntomas que se pro­ducen en la menstruación. Favorece el proceso digestivo ya que facilita el metabolismo de las grasas con mayor rapidez y efi­cacia. También mejora la salud de las paredes estomacales, lo que es importante ya que, al proteger las mucosas del estómago, previene la formación de úlceras o la aparición de gases. Su riqueza en fibra, unido a la pre­sencia de saponinas, la hacen ideal para reducir el colesterol, la fibra evita también el estreñimiento.


Extraído de: Prevenir, n° 255