viernes, 26 de junio de 2015

Glutamina

La glutamina no está considerada como un aminoácido esencial porque nuestro organismo puede sintetizarla. Sin embargo, en ciertas situaciones de estrés fisiológico, tales como quemaduras, traumatismos, intervenciones quirúrgicas y ejercicios físicos intensos, el organismo no produce bastante glutamina y puede entonces hacerse más vulnerable a las infecciones. Es lo que ocurre en el "síndrome de sobreentrenamiento".

La glutamina nos ayuda a:

1.- Preservar la masa muscular en caso de estrés, la cual es sin duda su cualidad más conocida. Por ejemplo, después de un traumatismo quirúrgico como la colocación de una prótesis en la cadera, la glutamina reduce la pérdida de aminoácidos del músculo esquelético y evita la atrofia muscular.

2.- Potenciar la síntesis de glucógeno muscular, mejorando el almacenamiento del glucógeno en el hígado y en los músculos esqueléticos.

3.- Mejorando las funciones del sistema inmunitario y del sistema digestivo, ya que es un nutriente básico para estos sistemas. Varios estudios demuestran un efecto significativo de la glutamina para prevenir el síndrome de sobreentrenamiento. Un aporte importante de antioxidantes es también esencial, porque permite captar los radicales libres antes de que causen daños. La fórmula ideal de antioxidantes debe contener una combinación de varias sustancias (vitamina C, E, Selenio).

4.- Aumentar las tasas de hormonas del crecimiento, provocando una secreción inmediata de la hormona de crecimiento y de testosterona. Estimula el anabolismo, creando así el ambiente ideal para el desarrollo muscular.

La glutamina está recomendada para todos los deportistas habituales u ocasionales para conseguir una protección máxima de la musculatura y evitar el cansancio y otras molestias.

martes, 23 de junio de 2015

¿Qué tienes que hacer para encontrarte bien y que te encuentren mejor?

1. ESTAR EN TU PESO SALUDABLE
Estar en tu peso saludable no solo aporta beneficios para la salud sino que a nivel personal aumenta la confianza en uno mismo y aumenta la autoestima.
Hígado y riñones
2. HIDRATAR Y DETOXIFICAR EL ORGANISMO
Para que nuestro organismo funcione de forma correcta y que eso se traduzca en salud y bienestar para la persona, es importante que los distintos órganos y aparatos del cuerpo estén sanos y funcionen correctamente. Y para ello se tendrán que cubrir las necesidades básicas del cuerpo humano, que son: tener los alimentos que necesita (nutrientes y oxígeno) y eliminar los residuos (las sustancias inservibles y/o las nocivas o tóxicas).
El hígado, el intestino, los riñones y la piel, son los órganos depurativos y de limpieza del organismo.
¿Podemos ayudar, de algún modo, a nuestro cuerpo a “limpiarse por dentro”? Desde luego que sí. La mejor manera de hacerlo es incluir en nuestra dieta aquellas plantas y vegetales que tienen actividad diurética y depurativa para conseguir un efecto “detox” en nuestro organismo.

Ingredientes depurativos-       El wasabi y el boldo tienen efecto depurativo y ayudan al hígado en su función detoxificante. El hígado es el gran filtro por el que pasarán todas las toxinas que existan en nuestro cuerpo y por eso es tan importante cuidar este órgano.
-       La cola de caballo y el espárrago tienen efecto diurético y ayudan al riñón en su función fisiológica de eliminación de líquido y toxinas. Disminuyen la retención de líquido.
-       La alcachofera y el diente de león tienen ambos efectos, depurativo y diurético, por lo que ayudan tanto al hígado como al riñón.

Un cuerpo limpio por dentro y libre de toxinas es un “cuerpo en equilibrio” que funciona mejor y que tiene un aspecto más atractivo. Es un cuerpo preparado para ser más receptivo a un plan nutricional bajo en calorías. Y así se gana en salud y en belleza y buen aspecto.

3. CONTRARRESTAR EL EXCESO DE RADICALES LIBRES
ChicaEl exceso de radicales libres se asocia a situaciones de enfermedad o lesión y también de envejecimiento, deterioro o degeneración, ya que en estas situaciones, fisiológicas y patológicas, aumentan las reacciones celulares de oxidación.
Los antioxidantes son muy importantes para neutralizar este exceso de radicales libres y, por tanto, son importantes para prevenir el prematuro envejecimiento celular. El resultado será la protección de los órganos y sistemas y un aspecto rejuvenecido de la piel; más salud y mejor aspecto físico.
Las frutas y verduras son, principalmente, los alimentos que nos ofrecen la mayor cantidad de antioxidantes de forma natural. Tanto por su contenido en vitaminas y minerales con este efecto antioxidante (vitamina C, zinc…), como por su contenido en sustancias fitoquímicas antioxidantes como son la luteína, el licopeno, los fitosteroles, los flavonoides, las saponinas…. Otro grupo de alimentos que son también fuente importante de minerales, son el grupo de las algas, como por ejemplo el alga chlorella, lo que hace muy interesante su consumo.


Extraído de: blog.novadiet.es

sábado, 20 de junio de 2015

Alga Hijiki

Las algas Hijiki (Hiziki) son finas y de un color verde oscuro, crecen en las rocas y una vez cocidas están deliciosas en ensaladas o platos de verduras crudas o cocidas. Se recomienda ponerlas a remojo 15 minutos, desechar el agua y cocinarlas con agua fresca durante 15 minutos más. Entre dos y cuatro gramos de alga cocida por persona a la semana.
Nutricionalmente es un alga es sumamente rica en nutrientes esenciales para nuestro organismo, e indispensables dentro de una dieta sana y equilibrada: Proteínas, minerales (hierro, fósforo, yodo y potasio), vitaminas del grupo B), oligoelementos y antioxidantes (betacaroteno).
Es un alimento con un gran poder remineralizante, de ahí que su consumo esté aconsejado en la dieta infantil y juvenil (especialmente en época de crecimiento), y también en otros momentos, como por ejemplo en caso de embarazo, osteoporosis o periodos de convalecencia.

RECETA:
Paté vegetal de tofu con algas hijiki, de Patricia Restrepo.
Ingredientes: (4 personas)
- 30 gr de algas hijiki
- 30 gr de gomasio
- 250 gr de tofu ahumado
- 1 cucharada de aceite de sésamo
- 2 cucharadas de vinagre de arroz
- 1 cucharada de concentrado de manzana
- 1 cucharada de salsa de soja
- Crackers para acompañar
- Bolitas de pimienta (opcional)
Preparación:
Dejar a remojo las hijiki hasta que estén blandas. Desechar el agua del remojo y hervir durante 5 minutos. Saltear las algas con aceite de sésamo, añadir el vinagre de arroz, la salsa de soja y el concentrado de manzana. Calentar el tofu al vapor y deshacerlo con las manos. Mezclarlo con gomasio, añadiendo un poco de salsa de soja, concentrado de manzana y, por último, las algas hijiki que se habrán cortado previamente muy pequeñitas. Aderezar con un poco de vinagre de arroz y servir con aceite de sésamo tostado por arriba. También se le pueden añadir unas bolitas de pimienta roja o negra.