lunes, 23 de diciembre de 2013

Las judías azuki


Después de la soja, la judía azuki es la legumbre más importante en la dieta asiática por su delicado sabor y numerosas propiedades. Sus orígenes nos remontan a la antigua China, y más concretamente a las laderas del Himalaya, donde comenzó a cultivarse antes de que su uso se extendiera a otros países como Japón, Tailandia o India.


Es fácil reconocer esta judía entre otros miembros de su familia por su pequeño tamaño, su vivo color granate y su distintiva marca blanca en uno de sus lados, aunque hay que saber que dentro de esta variedad es posible encontrarla en otras gamas de colores como el amarillo, el negro o el gris. Casi desconocidas en Occidente, son muy apreciadas en la dieta macrobiótica, quizá por poseer el título de las judías con más yang.
El mayor promotor del consumo de estas judías en Oriente ha sido la antigua medicina china, que aseguraba su capacidad de fortalecer el corazón, mejorar la circulación sanguínea y combatir la fatiga. Por su riqueza en minerales y oligoelementos, su consumo ha sido muy recomendado en embarazos, y en épocas de lactancia por su poder de estimulación en la producción de leche materna. Destacan sus altos niveles de proteínas, carbohidratos, fibra, vitamina B1, hierro y fósforo, pero si comparamos esta legumbre con otros miembros de la familia, lo más reseñable quizá sea su bajo contenido en grasas y su mayor grado de digestibilidad, lo que las hace perfectas para ser incluidas en la dieta de niños y personas mayores.
Si queremos disfrutar del mejor acompañamiento para cualquier plato de verduras, nada como mezclar a partes iguales arroz integral y judías azuki, que asegurarán todos los nutrientes que necesitamos. Para los que no dispongan de mucho tiempo se puede cocinar una buena cantidad de estos dos ingredientes al principio de la semana y guardarlos ya mezclados en la nevera. Así nos aseguraremos de tener nuestra porción diaria que podremos mezclar con las verduras de temporada. Pero la forma más deliciosa de consumirlas es transformarlas en una suave pasta para untar las tostadas. Para elaborarla debemos cocerlas muy bien en agua con miel y pasarlas por un pasapurés. A esta pasta le añadiremos un poco de aceite de semillas para suavizar la textura y sabor. Su facilidad para ser moldeadas una vez transformadas en pasta las hace perfectas para elaborar postres, especialmente para personas con intolerancia al gluten.
El agitado ritmo de vida que llevamos en el primer mundo ha sido otra de las razones que ha movido a muchos consumidores preocupados por llevar una alimentación sana a elegir estas judías entre otras variedades más económicas o conocidas. La razón es su relativamente bajo tiempo de cocción, que no suele superar la hora si las hemos dejado previamente en remojo. Lo ideal en cualquier caso es dejarlas en agua fría durante la noche y cocerlas en una olla a presión unos 10 minutos en cuatro veces su volumen de agua salada.

Valor nutricional de las judías azuki cocidas:
ELEMENTO
CONTENIDO
% CDR (100 gr)
Calorías
128
-
Proteínas
7,5

Carbohidratos
25
-
Vitamina B1
0,12 mg
11
Vitamina B2
0,06 mg
5,5
Calcio
28 mg
2,8
Hierro
2 mg
20
Fósforo
168 mg
24

LAURA KOHAN

martes, 10 de diciembre de 2013

Plantas medicinales para el invierno


Con la llegada del otoño y, con él, del frío, se hace necesario cuidar nuestro organismo y nuestras defensas mucho más que el resto del año, pudiendo tomar alimentos o suplementos que lo refuercen y que, en definitiva, puedan protegernos cuando nos sintamos débiles. 


Eucalipto

Es un árbol ornamental de gran porte originario de Australia. En medicina sólo se usan las hojas de la especie globulus, especialmente por sus propiedades antisépticas en las vías respiratorias. Sus hojas son ricas en un aceite esencial cuyo componente principal es el eucaliptol, un mucolítico que fluidifa las secreciones pulmonares favoreciendo así su expulsión. Precisamente por todo ello, es además antitusivo e inhibe la irritación bronquial en las bronquitis tanto agudas como crónicas, poseyendo igualmente una buena actividad antibacteriana.

Tomillo

Posee propiedades antisépticas usadas para tratar las infecciones pulmonares. Al ser espasmolítico calma la tos ferina, el efisema y la tos espasmódica, actuando, además, sobre la rinorrea disminuyendo las secreciones nasales.

Llantén mayor

Contiene iridoide, siendo así el más importante el aucubósido de propiedades antitusivas y actibacterianas útiles en el tratamiento de las afecciones broncopulmonares. Además es antialérgico y antitusivo.

Equinácea

La planta equinácea es la más conocida y estudiada de las hierbas medicinales para estimular el sistema inmunológico. A diferencia de una vacuna que se activa sólo contra una enfermedad específica, la equinácea estimula la actividad general de las células responsables de la lucha contra todo tipo de infección. Estudios de laboratorio han demostrado que la equinácea tiene numerosos efectos sobre las células del sistema inmunológico al estimular la producción de células T e interferón (proteína que estimula el sistema inmunológico). También estimula la internalización de los cuerpos extraños por las células inmunes para retirarlos de la circulación y aumenta la capacidad de las células inmunitarias para ir al sitio de la infección.

Menta

La menta es una de las plantas aromáticas más usadas en platos dulces. Es una hierba comestible con múltiples propiedades más allá de aquellas relacionadas con la gastronomía. Facilita la digestión, tiene acción relajante y es analgésica y reduce el dolor por su efecto refrescante y por estimular la circulación sanguínea en el área afectada. Descongestiona las vías respiratorias y ayuda a aliviar resfriados y gripes, tiene efecto refrescante y combate el mal aliento o la halitosis. Es una hierba con gran aroma y con valiosas propiedades nutritivas que junto a otras, contribuyen a beneficiar al organismo en diferentes aspectos.

Propóleo

El propóleo (própolis) es una sustancia que obtienen las abejas de las resinas y secreciones que cubren a los árboles y que posteriormente procesan con la secreción de sus glándulas salivales, convirtiéndola en un potente antibiótico natural. Ayuda a prevenir y tratar enfermedades de las vías respiratorias como: gripe, tos, garganta irritada, pecho congestionado, inflamación causada por fumar, por la contaminación del medio ambiente o por procesos alérgicos, etc. Se puede utilizar como cicatrizante, contiene flavonoides (sustancias antioxidantes) y tiene un efecto bactericida (elimina bacterias). Elimina hongos y puede ser aplicado como antiséptico en pequeñas heridas o raspones. Es efectivo contra algunos casos de parasitosis intestinal.

Una opción interesante es disfrutarlas a partir de la preparación de deliciosas infusiones elaboradas a base de las plantas medicinales secas, al ser una buena forma para asegurarnos el correcto aporte de propiedades sin que éstas pierdan sus más importantes virtudes medicinales.
También puedes encontrarlas en forma de gotas (que pueden ser tomadas en compañía de un gran vaso de agua), o dependiendo de determinadas plantas, tomarlas en forma de cápsulas. También forman parte de preparados líquidos como, sprays, jarabes o ampollas.

martes, 26 de noviembre de 2013

Colesterol, algunas recomendaciones

Algunos aún se preguntan, ¿es importante cuidar la alimentación? Es fundamental. Debemos adaptar nuestra alimentación, principalmente disminuyendo la ingesta de alimentos ricos en grasas y colesterol, y aumentando el consumo de frutas y verduras. No olvides también que es imprescindible mantener una actitud positiva y unos hábitos de vida saludables para disminuir el riesgo cardiovascular: No fumes,  practica ejercicio regularmente, disminuye la ingesta de sal, reduce tu nivel de estrés y controla tu peso. 


ALGUNOS CONSEJOS A LA HORA DE COCINAR
  • Cuando prepare caldo de pollo o carne, déjelo enfriar y retire la capa de grasa que se forma en la superficie.
  • Para elaborar salsas, utilice caldos vegetales, leche desnatada y aceite de oliva. Y utilice vegetales para aderezar las salsas: tomate, cebolla, ajo, puerro… Evite la mantequilla, leche entera y grasas animales en general.
  • Condimente sus platos con hierbas aromáticas y especias.
  • Las técnicas culinarias de elección son: la cocción al horno, al vapor, hervidos, “en papillote”, a la plancha, a la parrilla o en microondas.
  • No abuse de los guisados ni de los fritos.
 ¿POR QUÉ DEBEMOS CONTROLAR NUESTRO COLESTEROL?
El colesterol desempeña funciones vitales en nuestro organismo. Sin embargo, cuando los niveles de colesterol en sangre son elevados, corremos el riesgo de que se acumule formando placas de ateroma en las arterias que pueden dar lugar a graves consecuencias para nuestra salud.

¿DE DÓNDE VIENE EL COLESTEROL?
El aporte de colesterol al organismo proviene de dos fuentes:
  • de nuestra alimentación
  • de la síntesis de colesterol en nuestro hígado.
La mayor cantidad proviene del hígado, pero es en el aporte de nuestra alimentación donde más fácilmente podemos actuar cambiando nuestros hábitos alimenticios.

¿HAY UN COLESTEROL “MALO” Y OTRO “BUENO”?
De manera coloquial hablamos de colesterol “bueno” y colesterol “malo”. Valores altos de HDL-colesterol (colesterol bueno) reducen el riesgo de formación de placas de ateroma, mientras que altos niveles de LDL-colesterol (colesterol malo) aumentan ese riesgo.
Por lo tanto, el objetivo es disminuir el LDL-colesterol y aumentar las cifras de HDL-colesterol.

¿CUÁLES SON ESOS NIVELES NORMALES DE COLESTEROL?
Estas son las cifras recomendadas actualmente:
  • Colesterol total < 200 mg/dl
  • LDL-colesterol < 160 mg/dl
  • HDL-colesterol > 40 mg/dl

arroz_rojo 
¿POR QUÉ ES INTERESANTE LA LEVADURA ROJA DE ARROZ?
En 1979, en Japón, se aisló un componente elaborado por la levadura roja de arroz que se denominó monacolina K y que era capaz de reducir la síntesis de colesterol a nivel del hígado. Posteriormente, en el año 2011 la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) emitió una opinión científica favorable al consumo de monacolina K proveniente de esta levadura (Monascus purpureus), donde se demuestra una relación causa-efecto entre el consumo de 10 mg al día de monacolina K y el mantenimiento de concentraciones normales de colesterol en sangre.

COLESTIA contiene Levadura roja de arroz sin citrinina.
COLESTIA es un complemento alimenticio a base de Levadura roja de arroz, Alcachofa, Coenzima Q10 y Policosanol de caña de azúcar. El aporte de colesterol al organismo proviene de dos fuentes:
  • La alimentación (aprox. 30%). Debemos tomar alimentos con reducido contenido en colesterol y grasas.
  • Sintetizado por el hígado (aprox. 70%): COLESTIA actúa a este nivel reduciendo la producción de colesterol mediante la inhibición de la enzima 3-hidroxi-3-metilglutaril-coenzima A (HMG-CoA).

¿CÓMO ACTÚA COLESTIA?
comoactua


¿POR QUÉ CON COLESTIA TODO SON VENTAJAS?
ventajas

¿POR QUÉ COLESTIA CONTIENE OTROS INGREDIENTES ADEMÁS DE LA LEVADURA ROJA?
Porque todos los ingredientes de Colestia actúan de forma sinérgica.
  • El policosanol es una mezcla de sustancias donde predomina el octacosanol (60 %) que se obtienen de la caña de azúcar y que segúnvarios estudios publicados, ayuda también a controlar los niveles de colesterol en el plasma sanguíneo.
  • El coenzima Q10, también denominado Ubiquinona, es un compuesto que actúa a semejanza de las vitaminas y presenta propiedades antioxidantes.
  • Las hojas de alcachofa se han utilizado tradicionalmente como protector de las células hepáticas, y para disminuir el colesterol y triglicéridos. Estas propiedades han sido descritas ampliamente en la literatura científica. científica.

INDICACIONES:
  1. Hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol en sangre).
  2. Hiperlipemia mixta (niveles altos de colesterol y triglicéridos en sangre).

DEBES SABER QUE
*La monacolina K del arroz de levadura roja contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo. El efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 10 mg de monacolina k procedente de preparados fermentados de arroz de levadura roja.
*Reglamento Nº 432/2012 por el que se establece una lista de declaraciones autorizadas de propiedades saludables.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Alga Chlorella, un excelente alimento


La chlorella es un alga verde unicelular de forma esférica y alrededor de 2 a 10 micras de diámetro, que tiene el honor de ser el alimento con mayor porcentaje de clorofila del planeta y uno de los alimentos más completos. El alga chlorella es conocida sobre todo por su capacidad para eliminar las toxinas del cuerpo. Entre las increíbles propiedades del alga chlorella están su capacidad de desintoxicación del hígado, los intestinos y la sangre.Desde la década de 1970 en adelante, los científicos japoneses han utilizado esta alga para acelerar la evacuación de metales pesados de los cuerpos de los pacientes. Chlorella es alta en proteínas y otros nutrientes esenciales. Desecadas son aproximadamente 45% de proteína, 20% de grasa, 20% de carbohidratos, 5% fibra, y un 10% de minerales y vitaminas.

Regenerador celular 


Desde hace más de 30 años los fabricantes de cosméticos de lujo han incluido extracto de chlorella en sus cremas pues saben del poder de reparación más rápido de la piel dañada. El alga chlorella contiene una hormona que estimula el crecimiento natural y la regeneración celular. Los estudios de investigación han demostrado que los niños y los animales jóvenes alimentados con Chlorella crecen más rápido. No sería mala idea darle una oportunidad a esta algita tan simpática y competente ¿no crees?

Chlorella propiedades

Chlorella es alta en proteínas y otros nutrientes esenciales. Desecadas son aproximadamente 45% de proteína, 20% de grasa, 20% de carbohidratos, 5% fibra, y un 10% de minerales y vitaminas. El alga chlorella contiene 19 aminoácidos incluidos los más esenciales para la vida humana, todas las principales vitaminas, excepto la vitamina D, y todos los principales minerales, y suficiente beta caroteno y xantófilas para que sea un poderoso antioxidante.
Es  rica en hierro de fácil asimilación, gracias a la presencia natural de vitamina C y clorofila, que ayudan al cuerpo a absorber el hierro; así como en fósforo, un mineral que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, también presente en el alga. La chlorella es rica en luteína, un pigmento natural que protege los ojos de la formación de cataratas.
Su contenido en clorofila es espectacular, hasta cuatro veces más que la espirulina, las espinacas y las ortigas. La clorofila es una de las mejores sustancias para la limpieza del intestino y sistema linfático, el hígado y la sangre. Las algas verdes son las más altas fuentes de la clorofila en el mundo vegetal y de todas las algas estudiadas hasta ahora, la chlorella es la que tiene el porcentaje más alto, a menudo desde 3 hasta el 5% de clorofila.
Es una fuente de vitamina B12 para los vegetarianos y contiene una buena dosis de ácido alfa linoleico, que es un ácido omega-3. Chlorella es naturalmente rica en fibra y se sabe que aumenta la acción peristáltica de los intestinos.
El alga chlorella también ayuda a nuestro sistema de defensa natural reforzando nuestro sistema inmunológico. En 1966, en un experimento con 1000 marineros japoneses, un suplemento de 2 gramos de Chlorella al día bastó para reducir la incidencia de los resfriados y la gripe en un 37%.

Chlorella en la alimentación humana

En la actualidad se estima que aproximadamente 14 millones de personas consumen chlorella todos los días. El alga chlorella que ha estado presente en nuestro planeta durante más de dos millones y medio de años, ha sido redescubierta a principios del siglo XX, siendo utilizada por millones de personas durante más de 40 años. Los escolares japoneses por ejemplo y todas las tropas recibieron la leche en polvo enriquecida con Chlorella para mejorar el sabor y el contenido vitamínico. Los japoneses lo han añadido a bebidas gaseosas, productos de soja, pan y fideos. La chlorella se utiliza como refuerzo de energía para los atletas, ya que estimula el crecimiento de células rojas en la sangre.

Chlorella efectos secundarios

No existen contraindicaciones graves ni ningún tipo de toxicidad conocido en relación al consumo de chlorella en las dosis recomendadas. Puede existir fotosensibilidad en personas que tomen elevadas dosis de Chlorella. En algunas personas puede producir un aumento del ácido úrico, náuseas y malestar estomacal, también puede provocar la formación de gases y flatulencias, debido al aumento del peristaltismo intestinal.Los efectos secundarios más comunes sobre todo en la primera semana de uso incluyen diarrea, náuseas, gases (flatulencia), cambio de color verde de las heces, y calambres en el estómago. En caso de tener estos síntomas interrumpir inmediatamente el consumo.
Es recomendable ir añadiéndola a la dieta progresivamente, e ir viendo cómo nos sienta. El alga chlorella puede contener yodo, por lo que podría causar una reacción alérgica en personas sensibles al yodo. Podría provocar asma y otros problemas respiratorios. Debido a que no se sabe lo suficiente sobre el uso de chlorella durante el embarazo y la lactancia es conveniente evitar su uso.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Consomé con albóndigas de tofu




INGREDIENTES PARA 3 Ó 4 PERSONAS

- 1 bloque de tofu bio.
- 2 tiras de alga kombu.
- 1 zanahoria.
- 1 chirivía.
- 2 tiras de apio.
- 1 cebolla.
- Laurel.
- 4 tazas de agua.
- 3 cucharadas de salsa de soja.
- 2 cucharadas de jugo de jengibre fresco.
- Sal marina.

PREPARACIÓN

Hervir el agua, añadir todas las verduras, el alga y las hierbas aromáticas. Tapar y hervir a fuego lento durante 30 minutos. Retirar las verduras y el alga. Sazonar con aliños. En boles individuales, servir varias albóndigas por persona, verter encima el consomé caliente y decorar con perejil. Servir caliente.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Remedios naturales para el invierno

Charla: "Remedios naturales para el invierno."
12 de noviembre a las 18:00 h.
 en la Herboristería Avet 
(C/Valencia, 11 bajo. Sedaví.)


Plantas medicinales y remedios tradicionales para sobrellevar mejor el frío invierno. Con degustación y otras sorpresas. Abierto para todo el público.

MUY IMPORTANTE: Aforo limitado. Confirmar asistencia al teléfono de Avet: 963 75 51 56.
ORGANIZA: Asociación Ámbar.

jueves, 31 de octubre de 2013

Micronutrientes: vitaminas, minerales y oligoelementos

Las células de nuestro organismo necesitan energía para realizar correctamente sus funciones y para ello, necesitamos alimentarnos correctamente para ofrecerle a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios que aportarán esta energía. Existen dos clases: los macronutrientes y los micronutrientes. Éstos últimos son nutrientes esenciales, que aunque no aportan energía, son imprescindibles para el organismo, y debemos obtenerlos a través de la alimentación. Nuestro cuerpo necesita pequeñas cantidades de micronutrientes. Sin ellos la química del cuerpo no funcionaría. Hablamos de vitaminas, minerales y oligoelementos. Un pequeño resumen de qué son y cuáles son sus beneficios.


Vitaminas
Las vitaminas son sustancias químicas necesarias para el crecimiento, la vitalidad y el bienestar general de nuestro cuerpo. Estos nutrientes son clave para el funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo normal de nuestro organismo. Y aunque se necesitan en cantidades muy pequeñas, las vitaminas solamente se pueden obtener de los alimentos, ya que el cuerpo no las fabrica. Las hay hidrosolubles (solubles en agua, como las del grupo B y la C) y las hay liposolubles (solubles en grasa, como las vitaminas A, D, E y K). Éstas últimas pueden presentar toxicidad en el cuerpo si se ingieren grandes cantidades a través de suplementos.

-         Ácido fólico: necesario para la formación de glóbulos rojos y tiene un papel en el metabolismo de las grasas, aminoácidos, ADN y ARN.
-         Colina: nutriente lipotrópico, previene la acumulación de grasas en el hígado, precursor de la acetilcolina, un neurotransmisor importante en el cerebro.
-         Inositol: implicado en la movilización del colesterol.
-         Vitamina A y betacarotenos: mantenimiento de la piel, ojos, huesos, pelo y dientes. El betacaroteno es un antioxidante.
-         Vitamina D: ayuda a la absorción y el metabolismo del calcio y el fósforo.
-         Vitamina E: ayuda a la formación de glóbulos rojos, protege frente a la rotura anormal de las grasas y la vitamina A. Es un antioxidante importante para la salud del sistema cardiovascular.
-         Vitamina K: coagulación adecuada de la sangre.
-         Vitamina C: importante para el mantenimiento de los huesos, dientes, vasos sanguíneos y el colágeno, mejora la absorción del hierro y la formación de glóbulos rojos. Como antioxidante, inhibe la formación de nitrosamina (inductor de tumores cancerígenos).
-         Vitamina B-1 (Tiamina): libera la energía de los hidratos de carbono y necesario para el apetito normal y el funcionamiento del sistema nervioso.
-         Vitamina B-2 (Riboflavina): libera la energía de los alimentos y es necesaria para la salud de piel y ojos.
-         Vitamina B-3 (Niacina): libera la energía de los alimentos y ayuda al mantenimiento de piel, sistema nervioso y funcionamiento mental normal.
-         Vitamina B-5 (Ácido pantoténico): libera la energía de los alimentos, está implicado en la síntesis de la acetilcolina y es necesaria para el funcionamiento normal de las glándulas suprarrenales.
-         Vitamina B-6: libera la energía de los alimentos (importante para el metabolismo de proteínas y grasas) y esencial para la función de glóbulos rojos y la síntesis de la hemoglobina.
-         Vitamina B-7 (Biotina o vitamina H): libera la energía de los alimentos, importante para el metabolismo de los aminoácidos y necesaria para la producción y el crecimiento del cabello.
-         Vitamina B-12: previene la anemia perniciosa, necesaria para el sistema nervioso y en la correcta síntesis del material genético (ADN).

Minerales y oligoelementos
Para nuestro organismo son imprescindibles los minerales para realizar funciones como el mantenimiento de tejidos, reacciones enzimáticas, contracción muscular, reacciones nerviosas y coagulación de la sangre. Los minerales (calcio, magnesio, fósforo, azufre, cloro, sodio, potasio) son nutrientes esenciales, deben ser aportados por la dieta y ser consumidos en cantidades determinadas para un buen mantenimiento de la salud. La absorción de los minerales depende de la presencia o no de otros nutrientes y la situación fisiológica del individuo. Un exceso o defecto de aporte de minerales puede afectar a la salud. Los oligoelementos también son elementos químicos que el organismo necesita pero sólo en cantidades muy pequeñas (cromo, cobre, flúor, yodo, hierro, manganeso, selenio, cinc, molibdeno).

-         Boro: implicado en el metabolismo del calcio y el magnesio, y posiblemente muy importante para los huesos fuertes.
-         Calcio: implicado en la transmisión nerviosa y la contracción muscular y para huesos y dientes fuertes.
-         Cobre: esencial para la formación de glóbulos rojos y la síntesis de la hemoglobina e implicado en numerosos sistemas enzimáticos incluido el de la superóxido dismutasa.
-         Cromo: componente clave del factor de tolerancia a la glucosa (GTF), que actúa con la insulina para regular los niveles de azúcar en sangre y el metabolismo adecuado de los hidratos de carbono.
-         Fósforo: para unos huesos y dientes fuertes. Necesario para el funcionamiento de músculos y nervios.
-         Hierro: previene la anemia y como reconstituyente de la hemoglobina, transporta el oxígeno a través del cuerpo.
-         Magnesio: necesario en muchos sistemas enzimáticos, especialmente en la producción de energía. Esencial para un latido y transmisión nerviosa adecuados. Constituyentes de huesos y dientes.
-         Manganeso: cofactor en numerosos sistemas enzimáticos incluidos los que participan en la formación del hueso, la producción de energía y el metabolismo de proteínas.
-         Molibdeno: requerido para un crecimiento y desarrollo adecuados. Juega un papel en el metabolismo de las grasas y el ácido nucleico.
-         Potasio: electrolito necesario para mantener el balance hídrico y un latido y transmisión nerviosa adecuados.
-         Selenio: antioxidante y componente del glutatión peroxidasa. Protege la vitamina E.
-         Silicio: necesario para una estructura ósea y crecimiento de los huesos adecuados.
-         Yodo: necesario para el funcionamiento adecuado de la glándula tiroides y la producción de las hormonas tiroideas.
-         Zinc: componente de la insulina, es necesario para controlar el azúcar en la sangre. Funcionamiento adecuado de los sentidos del gusto y el oído. Importante en la curación de heridas y la activación de enzimas.

Circunstancias especiales que pueden aumentar las necesidades de nutrientes
El embarazo y la lactancia aumentan la necesidad de numerosas vitaminas y minerales para nutrir al bebé. Los fumadores necesitan cantidades mayores de vitamina C y pueden beneficiarse de una ingesta adecuada de vitamina E. El alcohol agota las reservas del cuerpo de vitaminas del grupo B y consume más zinc cuando se metaboliza. El uso de medicamentos de prescripción, como algunos diuréticos o medicamentos para la tensión arterial, consumen el potasio y el ácido fólico. Las usuarias de anticonceptivos tienen niveles sanguíneos reducidos de vitaminas A, D y K, y la aspirina puede aumentar la necesidad de hierro. La absorción de las vitaminas del complejo B, la vitamina C, la vitamina D y el calcio puede disminuir con la edad. Los trastornos digestivos interfieren con la absorción adecuada de los nutrientes.

miércoles, 23 de octubre de 2013

¿Conoces las variedades de semillas?


Las semillas están envueltas en una cáscara dura que es el origen de la fibra que contienen. Sin embargo, nuestro aparato digestivo no siempre es capaz de descomponer esa cáscara para que podamos aprovechar todas las propiedades del interior de la semilla por lo que, en algunos casos, debemos prepararlas antes. Comercializamos las semillas de girasol, sésamo y calabaza ya peladas, por lo que se pueden consumir directamente o triturarlas y añadirlas a distintas recetas. Sin embargo, en el caso de las semillas de chía y lino, será necesario prepararlas.


Tenemos dos maneras:
-                          Remojarlas previamente: En el caso de las semillas de Chía basta dejarlas en remojo durante 15-30 minutos, con un poco de agua. Pasado ese tiempo, se habrá formado un "gel", que no es otra cosa que la fibra soluble que contiene esta semilla. Ahora ya solo hay que beberse ese gel junto con las pequeñas semillas que hay en él. El lino se prepara de igual forma, pero será necesario más tiempo de remojo: un mínimo de 2 horas, aunque se puede dejar toda la noche.
-                          Molerlas: para ello usa un mortero o un molinillo y muele la cantidad de semillas que vayas a consumir hasta que estén completamente rotas en fragmentos pequeños. Ahora ya puedes comerlas directamente o añadirlas a otros alimentos. Si quieres preparar una cantidad mayor de semillas, no olvides guardarlas en un recipiente opaco, cerradas herméticamente en el frigorífico, ya que en contacto con el aire, los aceites que contienen se oxidarían, perdiendo sus propiedades.

¿Cómo incorporar las semillas a tu alimentación diaria?

Estamos acostumbrados a ver las semillas como ingredientes de panes y bollería, pero te aseguramos que hay muchas más formas de incorporarlas a la alimentación de todos los días. Te proponemos algunos ejemplos:
-                          Como parte del rebozado: Seguro que alguna vez preparas platos empanados. Prueba a sustituir el pan rallado por una mezcla de semillas molidas o, directamente por sésamo. Tu plato no sólo quedará crujiente, sino que además tendrá un toque nuevo de sabor.
-                          En ensaladas: Puedes añadir una o varias semillas molidas o machacadas a un recipiente con aceite de oliva virgen extra, un poco de sal y vinagre o limón. Mézclalo todo bien hasta que el aceite emulsione y úsalo como aliño para cualquier ensalada. También puedes espolvorear las semillas enteras de calabaza, girasol y sésamo sobre cualquier ensalada: le dará un toque crujiente que gustará a todo el mundo.
-                          En yogures, batidos y bebidas vegetales: Nada más sencillo que enriquecer las meriendas y los desayunos con los nutrientes que nos aportan las semillas. Prueba a espolvorear sobre yogures o leches vegetales tu mezcla de semillas favorita para comenzar el día con un aporte extra de nutrientes energéticos.
-                          En bizcochos y panes caseros: Prueba a añadirlas a tus panes y bizcochos caseros. Obtendrás un pan muy personal y ofrecerás a tu familia todas las propiedades nutricionales de estos maravillosos alimentos. También puedes elaborar magdalenas o bizcochos salados.



Semillas de Amapola

Las semillas de amapola (Papaver rhoeas), son muy apreciadas tanto por su sabor, muy suave y que recuerda ligeramente a las nueces, como por sus múltiples beneficios. Existen múltiples formas de incorporar estas semillas a nuestra alimentación, siendo la más común incorporarla a la masa de panes y pasteles. También pueden emplearse como espesante en salsas. Es recomendable tostarlas antes de comerlas ya que así desprenderán todo su aroma. Entre sus cualidades destacan:
-                          Son especialmente ricas en ácidos grasos Omega-3 y 6, que son ácidos grasos insaturados interesantes para quienes quieren cuidar su colesterol.
-                          Debido a su contenido en vitaminas del grupo B y en Fósforo, es un alimento a tener en cuenta por los estudiantes.
-                          Son ricas en Calcio y Magnesio, por lo que quienes quieran cuidar el estado de sus huesos y dientes, encontrarán en ellas una fuente de estos valiosos minerales.
-                          Contienen vitamina A, que tiene un efecto antioxidante y protector de la piel y el cabello.
-                          Su contenido en fibra las convierte en un alimento a tener en cuenta para aquellas personas que quieran regular su tránsito intestinal o controlar su apetito, debido al efecto saciante de la fibra.



Semillas de Calabaza

Las semillas de calabaza son un alimento utilizado desde la antigüedad. De hecho, se cree que las primeras calabazas fueron cultivadas por sus pepitas y no por su carne, ya que tenían un sabor más áspero que las variedades actuales. Entre sus propiedades destacan:
-                          Son muy ricas en ácidos grasos Omega-3 y 6, responsables de la formación de las membranas celulares y del correcto funcionamiento del sistema inmunológico y neuronal.
-                          Por su contenido en Omega-3 y Omega-6, las personas que quieran controlar sus niveles de colesterol lo encontrarán un alimento interesante.
-                          Contienen una sustancia llamada cucurbitina, que ejerce una acción antiinflamatoria sobre el sistema urinario, por lo que las personas que quieran cuidar el estado de su próstata o su vejiga, pueden consumir este tipo de semillas.
-                          Contienen vitamina A, responsable de la regulación y protección de la piel. Además, genera los pigmentos necesarios para el funcionamiento de la retina.
-                          Por su alto contenido en vitamina E, son un alimento con propiedades antioxidantes.
-                          Aportan minerales, especialmente Zinc, que juega un papel importante en el metabolismo de los carbohidratos y la cicatrización de heridas.
-                          Consumidas con mesura pueden saciar el apetito.



Semillas de Chía

La chía es un cultivo anual originario de América central, pero su cultivo no fue introducido en Europa, quizá por la incapacidad de esta planta de adaptarse a climas europeos. La chía ha sobrevivido durante años en pequeños cultivos en áreas montañosas de Centroamérica y hoy, quinientos años más tarde, vuelve a recobrar su papel protagonista en la nutrición humana debido a sus grandes beneficios:
-                          Contiene el mayor porcentaje conocido de ácido graso alfa linolénico, de la familia de los Omega-3, que juega un papel importante en la prevención de los problemas cardiovasculares.
-                          Aporta gran cantidad de fibra, por lo que las personas que quieran regular su tránsito intestinal, encontrarán en la chía una gran aliada.
-                          Es rica en proteínas.
-                          Es una buena fuente de vitaminas del grupo B, que son importantes en el proceso de transformación de azúcares y el mantenimiento del sistema nervioso.
-                          Es muy rica en minerales, especialmente Calcio, Fósforo y Magnesio.
-                          Contiene muchos antioxidantes, como el Selenio, cuya función es proteger a las células de los radicales libres y mantener la elasticidad y buen estado de la piel.
-                          Es muy baja en sodio, lo que puede beneficiar a las personas que tengan limitado el consumo de este mineral.



Semillas de Girasol

Las semillas de girasol proceden de América, donde los nativos las empleaban para hacer unas tortas en forma de pan. Entre sus características están:
-                          Son ricas en ácidos grasos, sustancias que son importantes en la prevención de los problemas cardiovasculares.
-                          Por su alto contenido en Potasio, es un alimento que no suele faltar en las dietas de los deportistas. El Potasio está involucrado en el mantenimiento del equilibrio normal de agua en el cuerpo y el equilibrio ácido-base, determinado por el pH del organismo.
-                          Dado su aporte de Calcio y Magnesio (mineral que ayuda al Calcio a fijarse a los huesos), tampoco suelen faltar en las comidas de las personas con problemas óseos o que por problemas de alergias o intolerancias, no puedan conseguir su aporte de Calcio a través de los lácteos. Por esa razón, no suelen faltar tampoco en las despensas de las personas veganas.
-                          Son ricas en vitamina E, por lo que ayudan a nutrir la piel a la vez que tienen propiedades antioxidantes. Además, la vitamina E interviene en los procesos de fertilidad.
-                          Aportan Fósforo, que juega un papel importante para el buen funcionamiento cerebral y que además, interviene en el mantenimiento de los huesos y los dientes.



Semillas de Lino Dorado

El lino o linaza es una planta herbácea de origen asiático se cultiva en los países mediterráneos desde hace más de 5.000 años. Las semillas de lino destacan por que:
-                          Tienen un alto contenido en fibra tanto soluble como insoluble, elemento que puede ayudar a regular el tránsito intestinal.
-                          Son ricas en ácidos grasos esenciales Omega-3 y 6, muy importantes para el correcto funcionamiento del organismo.
-                          Son fuente de Hierro, que es una parte esencial de la hemoglobina, el agente colorante rojo de la sangre que transporta el oxígeno a través del cuerpo.
-                          Contienen unos fitoestrógenos llamados lignanos, con propiedades antioxidantes.
-                          Contienen mucílagos y pectinas, sustancias con propiedades suavizantes para la piel.
-                          Aportan todos los aminoácidos esenciales en una proporción muy similar a la soja.
-                          No sólo aportan Calcio y Fósforo, sino también Magnesio, que contribuye a la asimilación de estos dos minerales.
-                          Son ricas en Biotina que contribuye al mantenimiento de la piel y el cabello.



Semillas de Sésamo

Estas semillas oleaginosas tienen su origen en Asia y han sido utilizadas en la cocina y en la medicina tradicional por sus muchas propiedades:
-                          Aportan gran cantidad de Calcio y de Magnesio, importante para su asimilación. Las semillas de sésamo contienen 5 veces más calcio que la leche (25 g de semillas aportan el 30% de la CDR de Calcio). Por esta razón, quienes quieran cuidar el estado de sus huesos y las personas con intolerancia a los lácteos encontrarán interesantes estas semillas.
-                          Contienen casi tanta lecitina como la soja y Omega 3 y 6. La lecitina es un lípido que ayuda a diluir y digerir las otras grasas, entre ellas el LDL (colesterol malo).
-                          Contiene el aminoácido Metionina, cuya carencia se relaciona con astenias y estados de debilidad.
-                          Aportan una cantidad de vitamina E, que tiene propiedades antioxidantes y para la protección contra los radicales libres.
-                          Contienen vitaminas del grupo B, que son las responsables del buen funcionamiento del sistema nervioso y del mantenimiento del buen estado de las uñas y el cabello.
-                          Las semillas de sésamo están muy equilibradas a nivel de Sodio y Potasio, por lo que pueden contribuir a mantener el equilibrio hídrico del cuerpo.

Información ofrecida por: El Granero Integral