martes, 29 de diciembre de 2009

Canción para la autocuración

















Que las fuerzas sanadoras del Sol,
la Luna, las estrellas y los planetas
en su trayectoria fluyan a través de mí,
fluyan a través de mí.

Y como un río
que cargado de lluvias
devuelve las aguas al mar,
pueda yo devolver,
a quienes no lo poseen,
el conocimiento del camino,
para que comprendan
la unidad de la energía
que danza de infinitas formas,
desde el más diminuto átomo
hasta la galaxia más vasta.

Y que en un segundo pueda yo ver
lo infinito desplegarse dentro de mí
y ser libre, y ser libre.

Que el sanador poder del aire,
que todos debemos respirar,
muestre cómo compartimos,
muestre cómo compartimos,
y cómo, con cada respiración,
equilibramos la vida y la muerte,
equilibramos la vida y la muerte.

Que el poder sanador del agua
me haga crecer, me haga crecer,
para que aprenda a vivir cada momento,
mientras fluye.

Que el poder sanador de la tierra
me haga renacer, me haga renacer,
y que al comprobar que
todas las formas de vida,
son igualmente valiosas,
finalicen dentro de mí las contiendas.

Que el poder sanador del fuego
encienda el verdadero anhelo de mi corazón
y me eleve, y me eleve.

Que el poder sanador de la luz
ilumine mi visión para que en mí
se unan todos los opuestos aparentes,
y que, más allá del bien y el mal
deje de ver la vida en blanco y negro.

Que el poder sanador del sonido
fluya a través de mi voz y me circunde,
y afine mi oído a todo lo que oigo
para que mi mente se aclare
y yo pueda librarme de la esperanza y el miedo.

En el silencio sin centro,
que yo pueda ver la gracia sanadora
del brillante y luminoso espacio vacío
como la esencia de mi propia mente,
y así consiga superar las limitadas concepciones del nacimiento y la muerte,
y trascender falsas visiones del tiempo.

Que por el poder sanador invocado en esta canción pueda yo,
y los que sufren, conseguir la fuerza,
y que todos los corazones
conozcan la paz que anhelan.


John Shane, diciembre de 1978

jueves, 24 de diciembre de 2009

Cómo hacer seitán


¿Qué es el seitan?

Seitan es la proteína vegetal o gluten que se encuentra en el germen de trigo. Se le conoce, de forma más común, con el nombre de seitan a la carne vegetal que se elabora con esta proteína. El gluten de trigo se puede obtener de dos formas:

  1. Mediante un lavado de la harina de trigo.
  2. Comprando en herbolarios o similares directamente el gluten de trigo en polvo.

Su textura, la cantidad de proteína que aporta e incluso su aspecto le hacen merecer el nombre de carne vegetal. A simple vista, no siempre es fácil de distinguir de otros tipos de carne.

¿Qué ventajas presenta?

Las ventajas de consumir carne vegetal en lugar de animal son varias y bastante evidentes:

  • Sin restos de hormonas, antibióticos, etc. relacionados con el tratamiento y/o engorde del ganado.
  • Se digiere más rápido y mejor.
  • Contiene casi un 25% de proteína de buena calidad.
  • Contiene lecitina.
  • Es poco calórica.
  • Ayuda a reducir niveles de colesterol en sangre.
  • Tiene más calcio y minerales.
  • No contiene casi grasas.
  • Sin necesidad de sacrificar animales.

Cada 100 gramos de seitan contienen:

  • Aprox 25% proteína
  • Aprox 2% grasas
  • Aprox 2% hidratos de carbono
  • Aprox 125 calorías

Receta del Seitán (por Looanne):

Os pongo la forma de preparar una "bola" de seitán en casa utilizando el mucho más económico gluten de trigo. También se puede emplear harina, lavarla y sacar de ahí el gluten pero os recomiendo que lo compréis en bolsas ya preparado (a mí me gusta la marca El Granero Integral, aunque hay otras casas que lo comercializan) en herbolarios.

Ingredientes:

500 gr. de gluten de trigo

1 litro de agua fría

1/2 vaso (de agua) de tamari

1 cabeza de ajos

1 raíz de jengibre fresco o 2 cucharaditas en polvo

1 trozo de alga kombu

Preparación:

En un recipiente echar el gluten e ir vertiendo poco a poco agua, amasando durante un par de minutos. Cuando la textura sea homogénea y no se quede pegada a las manos, formar una bola y dividirla en tres o cuatro partes.

En una olla exprés poner a fuego fuerte el agua, la cabeza de ajos entera, el jengibre, la salsa tamari y el alga kombu. Cuando rompa a hervir introducir las bolas de gluten y dejar a fuego medio-bajo durante unos 45 minutos.

Retirar del fuego y dejar tapado hasta que enfríe.

Una vez frío sacar los trozos de seitán y guardarlos en frascos cubiertos del agua de cocción o, si se va a consumir, cortarlos a rodajas o trozos según el plato a preparar.

Comentarios:

- En la nevera el seitán se conserva sólo 3-4 días pero congelado aguanta varios meses. Por ello os recomiendo preparar bastante cantidad y dividirla en varias piezas para disponer de ellas cuando queráis.

- Si alguien quiere probar a sacar el gluten de la harina aquí pongo cómo sería el proceso de "lavado":

Amasar la harina con agua fría. Dejar la masa en un recipiente cubierta de agua durante 45 minutos. Pasado este tiempo lavar la masa dentro del agua; irá poniéndose blanca a causa del almidón. Cuando esté muy blanca, tirarla y cambiarla. Repetir el proceso de lavado hasta que el agua quede transparente. Así el trigo pierde todo su almidón y obtenemos el gluten. Después el modo de cocción es igual al anterior.

Espero que os resulte útil.

Observaciones:

A pesar de ser caro (aprox. 6€/paquete) el gluten de trigo en polvo de herbolarios, calculo que de dos paquetes de medio kilo se obtienen unos tres o cuatro kgs. de carne terminada. Si a esto añadimos que la carne convencional merma, el seitan resulta económico.

El seitan no debe conservarse más de tres días en refrigerador y se recomienda que se haga en salsa o en su caldo, quedando bastante mejor. Si se va a conservar más tiempo, debe congelarse y tratarse como cualquier otra carne congelada.

Los deportistas tienen un gran aliado en el seitan. Su fácil digestión y sus cualidades nutricionales son perfectas para ellos, así como para ancianos, niños en edad de crecer, gente con hipercolesterinemia, problemas cardiovasculares, etc.

Toda la información ha sido extraída del “forovegetariano.com”.

Tenéis la receta y todos los comentarios, opiniones y variantes de cómo hacer seitán pinchando aquí.

martes, 22 de diciembre de 2009

Verde que te quiero


La otra noche soñé con una gran nevada verde. Papá Noel se apuntaba a la moda y exhibía sus barbas verdes a las puertas de El Corte Inglés bajo un abeto ecológico con mil bombillas de bajo consumo. La gente llevaba bolsas biodegradables verdes y por todas partes anunciaban ecojuguetes, ecocosméticos, ecopeladillas, ecopolvorones… Al llegar a la avenida, creí ver un cartel luminoso que decía: “Consume y compensa”.

Al día siguiente, con los ojos bien abiertos, vi pasar por la calle un camión con un poderoso reclamo: “Piensa en verde”. Me sonaba de haberlo oído, pero no caí en la cuenta. “Piensa en verde”. El camión se perdía en la distancia y yo no era capaz de descifrar el mensaje. Eché a correr y pude darle alcance en un semáforo: “Piensa en verde”… ¡Cerveza Heineken!

Pido disculpas por la publicidad gratuita, pero es que últimamente no hay reclamo o paquete que no venga envuelto de ese “verde que te quiero” que todo lo invade. En inglés hay una palabra muy elocuente, greenwashing, que explica de una pincelada lo que está pasando. Más que un lavado, estamos expuestos a un centrifugado verde, y la razón es así de simple: lo verde vende (basta con cambiar una letra).

“Salvar el planeta se va a convertir en el negocio del siglo”, me confiaba recientemente una amiga que sabe lo que se cuece en las grandes multinacionales. Pero ¡ojo con el verde que nos venden, que es lo más parecido al césped! En los McDonald´s de Tokio, por ir más lejos, te dan un Big Mac a la mitad de precio si antes demuestras tu “compromiso con el cambio climático” y tu voluntad de compensar las emisiones. Eso sí, nadie cuestiona que el compromiso para el cambio climático es precisamente la hamburguesa, que el consumo de carne contribuye más que el humo de los coches al calentamiento global, que con el agua necesaria para fabricar medio kilo de carne se puede uno duchar durante todo el año (y mejor no hablar de la crueldad con la que crece y muere el animal).

El consumo verde se ha convertido en el último anzuelo del marketing, que usurpa sin escrúpulos nuestras conciencias sin mostrarnos todo lo que hay detrás. Coger el coche y llenar la cesta de productos congelados en el hipermercado es posiblemente lo menos verde que hay. Comprar en el barrio, comprar orgánico, comprar local es la verdadera apuesta verde, pero ésa no se anuncia y lleva todas las de perder.

A este paso el color de la ecología y de la esperanza se va a convertir en el color del engaño y del señuelo. El sistema no perdona y tritura todo lo que despunta como una tendencia social, hasta apropiarse del mensaje, vaciarlo de contenido y convertirlo en una falsa moneda. Usar y tirar.

Lo que está pasando ahora con el verde me recuerda a lo que pasó hace unos años con la palabra simple. El “simplificad, simplificad” de Henry David Thoureau se convirtió en algo así como “¡Simplificad, malditos!”, y no dejaron de salir anuncios y aparecer revistas consagradas al consumo simple. El réquiem lo puso la televisión, con un reality show titulado “La vida simple” y protagonizado por Paris Hilton y su perrita, confinados en una granja y sufriendo las penurias de la austeridad. Pronto acabaremos viendo a Paris Hilton subida a un todoterreno híbrido, midiendo su huella de carbono y consumiendo-compensando a todo gas…

¡Feliz año verde!

Carlos Fresneda

Periodista y colaborador de la revista Integral. Autor de libros como “La vida simple”.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Control

Del francés contrôle. Comprobación, inspección, fiscalización, intervención. Dominio, mando, preponderancia.

El control puede resultar desesperante. Pero la opción contraria no es el descontrol, ya que la ausencia de éste no significa la opción contraria. Por lo tanto el caos no entra dentro de esta ecuación. La acción contraria al control es la libertad. Y mientras el acto de controlar nuestra mente o pensamiento nos aleja del momento presente, la libertad se nos escapa entre los dedos. El control de nuestros pensamientos es atender a nuestro ego, dando un paso atrás en nuestro camino de la libertad. El libre pensador no comprueba sus pensamientos, no realiza inspecciones de sus anhelos, ni fiscaliza sus sueños, no interviene… simplemente deja que fluyan, atiende sus deseos, completa su camino y se realiza como ser. Simplemente porque sabe que el control no es real.

Coger las riendas de tu vida o tener el mando, dominar tu ser o intentar conseguir controlar tu vida, es igual a limitación. Suena a estático, estancado. En la naturaleza, y por supuesto en la de nuestro propio ser, se encuentra fluyendo la vida, en continuo movimiento. Todo evoluciona y crece, avanza sin control posible. Creer que podemos controlar esa energía es una “autofarsa” que retrasa nuestro camino hacia la libertad. La presencia del control es la presencia del ego. Fluir en el día a día de las ideas es alcanzar la libertad de crear, de ser un verdadero artista. Carpe diem.

Nuestra naturaleza es la única que marca los límites. Nacemos y crecemos sin un control consciente de la situación, pero a medida que crecemos, la educación, la cultura y la sociedad nos guían y nos enseñan a creer en el control de la situación. Error. No controlamos cuándo comenzará a latir nuestro corazón, ni controlamos los millones de células que componen nuestro organismo, no somos conscientes de las millones y millones de conexiones que realizan nuestras neuronas. Un cúmulo de acciones y una cantidad de energía que no conocen el significado del control.

¿Qué nos aporta el control? ¿Seguridad? ¿Felicidad? ¿Bienestar? ¿Calidad de vida? ¿Salud? Ninguna de estas cosas nos las facilita el control. El control es el umbral del miedo, la opresión, la desigualdad, la desconfianza, la rabia y la muerte. El control es la antítesis de la libertad. No nos engañemos con ilusiones. Vive el presente en libertad. Eso es lo único que te aportará seguridad, felicidad, bienestar, calidad de vida y salud.


Chico

martes, 15 de diciembre de 2009

La cirugía y la radioterapia, cada vez más voces en contra


Extraído del libro “Cáncer, qué es, qué lo causa y cómo tratarlo”

escrito por Jose Antonio Campoy y Antonio Muro (2.005).



CIRUGÍA: Para los oncólogos el cáncer es una “enfermedad localizada” que debe ser tratada como tal. Por ejemplo, extirpando el tumor, irradiándolo, intentándo acabar con él con “drogas tóxicas” (en eso se basa la quimioterapia) o inhibiendo su crecimiento mediante sustáncias químicas. El médico intentará destruir el tumor con el convencimiento de que así curará al paciente. Sin embargo, la mayoría de las veces el tumor no sólo no desaparece sino que se desarrolla y extiende por otras partes del cuerpo (metástasis). O sí desaparece -o disminuye de tamaño- el tumor, pero aparecen otros al poco tiempo en otras partes del cuerpo.

Y es que los métodos convencionales –de los que forma parte la Radioterapia- se basan en una filosofía médica que tiene su origen en una concepción belicista de la vida: atacar a la enfermedad agresivamente. Con lo que a menudo el cuerpo del enfermo resulta “devastado” durante el proceso aunque puedan producirse períodos de cierta aparente recuperación. Y decimos aparente porque el cáncer y sus causas subyacentes permanecen. Es más, en muchos casos las terapias convencionales lo que hacen es acortar el tiempo de vida, no alargarlo. La literatura médica está llena de ejemplos. No parece que tenga demasiado sentido seguir tratando el cáncer de forma localizada. Y, de hecho, a la vista de los escasos resultados obtenidos parece más lógico buscar tratamientos que refuercen la salud global del paciente y no la de un órgano específico.

Sin embargo, no ha sido esta la línea seguida y actualmente la Oncología afronta el cáncer con cirugía, quimioterapia y radioterapia.

En lo que se refiere a la cirugía es imprescindible para plantearse su uso detectar el tumor en su fase inicial, cuando aún es muy pequeño, está aislado y no afecta a los tejidos adyacentes. Si no es así, operar es terapéuticamente inútil y hasta contraproducente. Pero cuando así ocurre el porcentaje de casos en que el tumor desaparece y no hay recidiva es notable. El conocido Manual Merck de medicina al menos así lo afirma si bien reconoce que la cirugía sola no es suficiente entre un 30 y un 63% de los casos de cáncer de pulmón, entre el 18 y el 35% de los cánceres de boca, testículos, riñón, vejiga, colon, mama, útero, próstata, ovarios y laringe, y en el 6% de los casos de cuello uterino.

Es más, a la hora de afrontar la solucion quirúrgica se siguen ignorando a menudo los riesgos –denunciados por numerosos investigadores- de contribuir a la extensión del cáncer y formación de nuevas metástasis ante la imposibilidad manifiesta de terminar con la totalidad de las células malignas por el método quirúrgico. Por eso precisamente se opta cada vez más por aplicar quimioterapia después de la cirugía. Como medida preventiva a fin de acabar con las células cancerosas que hayan podido quedar en el organismo del enfermo.


RADIOTERAPIA: Para poder entender la realidad de la radioterapia como tratamiento hay que partir de una verdad irrefutable a la luz de los acontecimientos actuales: la radiación produce SIEMPRE efectos negativos secundarios indeseables. Porque además de destruir las células y tejidos cancerosos puede cancerizar las células y los tejidos sanos adyacentes. Con su aplicación no se obtienen además efectos curativos evidentes. Lo que se logra a veces es destruir el tumor, pero, ¿a costa de qué? ¿De provocar su expansión por el cuerpo generando una rápida metástasis?

La terapia con radiación –o radioterapia- consiste en aplicar rayos X de alta intensidad para debilitar la capacidad reproductiva de las células del cáncer. También se utiliza radioactividad emanada de implantes artificiales como las “semillas” de cobalto-60 o radio que se insertan directamente en el tumor. El problema es que –como en el caso de la quimioterapia- esa radiación daña las células sanas al tiempo que destruye las cancerígenas. Y deprime severamente el sistema inmune y puede causar daños graves en los cromosomas. Eso puede ocurrir hasta cuando nos hacemos una simple radiografía así que imagine el posible daño a “dosis terapéuticas”. Especialmente ahora que se conoce que no existe “umbral” para los efectos genéticos de la radiación. Es decir, que cualquier dosis de radiación provoca mutaciones y que la cantidad de las mismas suele ser proporcional a la dosis. NO HAY NINGÚNA DOSIS SEGURA DE RADIACIÓN. La radioterapia es pues, ante todo, un demostrado método cancerígeno. Por eso, los últimos “avances” radioterápicos consisten en minimizar el área que se irradia y el tiempo.

Una vez aplicada la radiación, los efectos aparecen tras un “tiempo de incubación”. Pueden aparecer después de muchos años. Hay que agregar que no todas las células y tejidos son igualmente sensibles o vulnerables a las radiaciones. Además, en términos generales, cuanto mayor es la dosis más rápida es la aparición de efectos indeseables; por eso en la práctica se aplican hoy dosis muy pequeñas a fin de que el “tiempo de incubación” sea largo (hasta más de 25 años). Pero lo cierto es que ni siquiera esa prudencia impide que aparezcan muchas veces metástasis, se reproduzca el cáncer o se generen nuevas enfermedades como consecuencia del daño causado al organismo.

Los defensores del tratamiento con radiación intentan minimizar los efectos secundarios potenciando los “beneficios” que a corto plazo se obtienen. Por ejemplo, la remisión durante 5 años (no hablan de que el paciente se cure) en el 80% de los casos con enfermedad de Hodgkin… siempre que se detecte precozmente. Y aseguran que resulta “efectivo” en el tratamiento de otros tipos de cáncer.

Eso sí, en ningún momento aseguran los oncólogos la curación… por lo que a nadie engañan ni mienten. Su única meta es lograr que los pacientes irradiados sobrevivan cinco años para poder engordar las estadísticas de “curaciones clínicas” (supervivencia de 5 años). Sin tener además en cuenta si con el tratamiento han provocado otras enfermedades ya que, en el marco organicista de la medicina alopática, esas no cuentan como parte del cáncer tratado.

Más información en la web: http://www.dsalud.com/cancer.htm

Datos de interés:

Médicos españoles que afrontan el cáncer con métodos alternativos:

- Dr. Fermín Moriano y Dr. Enrique de Juan. Telf: 91 548 77 13

- Dr. Jose Luis Castillo Recarte. Telf: 91 532 89 32

- Dr. Alberto Martí Bosch. Telf: 948 23 24 88

- Dr. Luis García Cremades. Telf: 91 344 01 80

- Dr. Domingo Pérez de León. Telf: 91 597 40 30.


Web: www.institutobiologico.com

jueves, 10 de diciembre de 2009

Gingko biloba, un árbol milenario que protege a las células de la radioterapia


Extractos antioxidantes de Gingko Biloba, un árbol milenario, un verdadero fósil viviente, pueden proteger las células del daño causado por la radiación. El descubrimiento podría algún día ser usado para ayudar a reducir los efectos secundarios en los pacientes con cáncer sometidos a radioterapia.

El protagonista de este estudio es sin dudas un árbol único en el mundo. El ginkgo (Ginkgo biloba) también conocido como el árbol de los cuarenta escudos, no tiene parientes vivos y constituye uno de los mejores ejemplos de relicto o fósil viviente conocido. No es de extrañar con estos antecedentes y siendo oriundo de China se le hayan encontrado numerosas propiedades medicinales y curativas. Los investigadores del Instituto Coreano de Radiología y Ciencias Médicas se interesaron en los efectos protectores de los extractos de sus hojas que contienen compuestos antioxidantes, como los glucósidos y terpenoides comúnmente conocidos como ginkgolides y bilobalides. Estos compuestos se piensan que protegen a las células del daño de los radicales libres y de otras especies reactivas oxidantes encontrados en el cuerpo. Estas especies son generados continuamente por el metabolismo normal del cuerpo, y su exceso se aprecia en algunas enfermedades o después de la exposición a la contaminación o la radiación. Los daños en las proteínas, ADN y otras biomoléculas, si no se controla, pueden matar a las células.

Como tal, los extractos de ciertas plantas que contienen antioxidantes, incluyendo Ginkgo, han atraído el interés por su actividad farmacológica. G. biloba es actualmente vendida como un suplemento a base de plantas y hay numerosas doumentaciones de sus beneficios para la salud, incluida la posibilidad de prevenir la aparición de la demencia o la enfermedad de Alzheimer.



Kang y sus colegas utilizaron de los glóbulos blancos de la sangre los linfocitos de donantes sanos de 18 a 50 años. La mitad de estas células se trataron con el extracto de G. biloba comercialmente disponible en el laboratorio y le rociaron la otra mitad con una solución salina como control experimental. A continuación, se compararon los efectos de la radiación gamma del Cesio radiactivo en los glóbulos blancos en comparación con las muestras del control sin tratar.

El equipo utilizó un microscopio de luz en busca de los linfocitos sometidos a la muerte celular programada o apoptosis, como resultado de la exposición a la radiación. Ellos encontraron que había un aumento significativo de la apoptosis en las células no tratadas en comparación con aquellos tratados con el extracto de Ginkgo. Casi un tercio de las células tratadas se sometieron a apoptosis en comparación con aproximadamente uno de cada veinte de las células tratadas. En estudios paralelos con los ratones de laboratorio también demostraron un efecto protector similar contra el envenenamiento por radiación.

Los resultados sugieren que los extractos pueden neutralizar los radicales libres y agentes oxidantes producidos en las células por la radiación y así evitar que sufran apoptosis.


Referencia: Shin et al. Protective effect of Gingko biloba against radiation-induced cellular damage in human peripheral lymphocytes and murine spleen cells. International Journal of Low Radiation, 2009; 6 (3): 209 DOI: 10.1504/IJLR.2009.028889

Publicado el 27 de Octubre de 2009. Francisco P. Chávez Profesor Asistente, Laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Departamento de Biología Facultad de Ciencias Universidad de Chile.




Ginkgo biloba. Extracto 50 ml. (Novadiet)

Efectos secundarios del Ginkgo biloba:
Existe la posibilidad de que el Ginkgo biloba interactúe con algunos medicamentos antidiabéticos causando reacciones adversas. Si toma alguno de estos medicamentos y su nivel de glucosa aumenta descontinúe el Ginkgo. En las personas que no ingieren medicamentos y cuya diabetes está controlada con dieta y/o ejercicio no se han reportado efectos adversos. Personas que padezcan deficiencias de coagulación o que están ingiriendo sustancias que inhiben la coagulación sanguínea deben consultar a un profesional de la salud cualificado antes de ingerir Ginkgo.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Las 7 leyes espirituales del éxito

Nosotros, contrarios al espíritu navideño del consumo y el capitalismo, nos centramos en la superación personal y espiritual. Aquí os dejamos un regalo que no es para nada material.

"Las siete leyes espirituales del éxito" está basada en el libro del mismo título. En sus páginas está el secreto para convertir los sueños en realidad. Ahora en vídeo, Deepak Chopra destila la esencia de sus enseñanzas en siete simples aunque poderosos principios que pueden ser fácilmente puestos en práctica para alcanzar el éxito en todas las áreas de tu vida, tanto material como espiritual. Si prestas atención a estas leyes y las pones en práctica podrás hacer realidad cualquier cosa que quieras, incluida la abundancia y el éxito que deseas.También verás que tu vida se volverá mas alegre y próspera porque estas leyes también son las leyes espirituales de la vida, aquellas que hacen que vivir valga la pena.

Deepak Chopra es escritor hindú y autor prolífico. Se graduó en Medicina en 1968, en la especialidad de cardiología. Emigró a Estados Unidos, donde llegó a alcanzar un puesto directivo en el New England Memorial Hospital, en La Jolla, en la baja California. Es calificado en algunos medios informativos como “el poeta-profeta de la medicina tradicional”.

martes, 8 de diciembre de 2009

Unos videos...

...los secretos del agua...


...la película completa de "El secreto"...



...y nuestra tienda en la televisión.



jueves, 3 de diciembre de 2009

Reducir el impacto del consumo



Segunda mano y trueque
Antes de comprar algo nuevo conviene asegurarse de que no se puede conseguir de segunda mano o a través de los grupos de trueque. Adquirir sólo lo necesario, eligiendo productos duraderos, lo más naturales posible y de origen local. Si se estropean, hay que intentar arreglarlos antes que tirarlos. Tras su vida útil, conviene cambiarlos por otros bienes o regalarlos.
Productos eficientes
Cuando sea posible, elegir el producto que ofrezca una información más favorable desde el punto de vista ambiental y energético (alimentos bio o electrodomésticos con calificación A, por ejemplo).
Embalajes y envases
Hay que rechazar las bolsas de plástico que ofrecemos en las tiendas y acostumbrarnos a ir de compras con nuestras bolsas recicladas. Son preferibles los productos que vienen con embalajes simples o en grandes cantidades.
Tras la vida útil
¿Estamos seguros que no se puede dar otro uso a ese objeto que de pronto nos parece inútil? En caso que el producto no tenga otro fin posible que la basura, hay que preocuparse por su tratamiento adecuado en un punto de recogida selectiva, ecoparque, etc…




La utopía real:

Web que busca luchar contra el consumismo y fomentar lo gratuito frente a lo monetario. Reúne una abundante base de datos sobre recursos en la calle de algunas principales ciudades y en la red para reducir el nivel de consumo.

Más de tres millones de personas intercambian libremente todo tipo de cosas a través de sus páginas. Abre la posibilidad de formar un grupo de intercambio en cualquier localidad en sólo unos segundos. Para compartir con gente de Valencia, pinchad en éste link: http://groups.freecycle.org/ValenciaSpainFreecycle/description

Ecologistas en Acción ofrece información crítica sobre el consumo y una exposición de creaciones antipublicitarias.

Viajar es una aventura vital que a menudo resulta cara si se cae en la trampa de las agencias y los hoteles. La solidaridad entre viajeros reduce gastos y enriquece la experiencia.



Algunos productos en Avet para reducir el consumo y favorecer el ahorro.