miércoles, 31 de julio de 2013

Ácidos grasos


Los ácidos grasos son las unidades estructurales básicas de los lípidos. Lípido es el término general que se refiere a la grasa de la dieta. El organismo puede sintetizar muchos ácidos grasos. Sin embargo, aquellos que no pueden ser sintetizados en cantidades adecuadas deben ser obtenidos de la dieta, y se denominan ácidos grasos esenciales (A.G.E.).



Los ácidos grasos pueden ser saturados, monosaturados o poliinsaturados dependiendo del modo en que la cadena básica de moléculas de carbono está combinada con hidrógeno. Los dos ácidos grasos esenciales se denominan ácido linolénico (ácido graso Omega-3) y ácido linoleico (ácido graso Omega-6). Los términos Omega-3 y Omega-6, se refieren a cuál es el átomo de carbono de la molécula de ácido graso en el que se localiza el primer doble enlace. Muchos científicos y especialistas en nutrición recalcan que la dieta occidental es rica en el ácido graso Omega-6, mientras que el consumo es bajo en ácido graso Omega-3. Incluyendo en la dieta más alimentos ricos en Omega-3 y reduciendo el consumo de carnes rojas, aceites hidrogenados y otras grasas saturadas podemos equilibrar la proporción.
Los ácidos grasos esenciales se encuentran en abundancia en aceites de pescado y aceites de semillas no adulteradas como la colza, el girasol y el aceite de cártamo. El aceite de lino (también llamado linaza) es un aceite excepcional que contiene ambos tipos de grasas esenciales en cantidades apreciables. El lino, es también la fuente más rica en ácido graso Omega-3. El pescado graso de aguas saladas frías como el arenque, el merlango, el bacalao, la caballa, las sardinas y las anchoas son también ricos en Omega-3 poliinsaturados. Entre los ácidos grasos más importantes se incluirían los siguientes: ácido linoleico, ácido alfa linolénico, ácido gamma linolénico (GLA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).


Productos con Omegas de Novadiet




lunes, 29 de julio de 2013

Paté de tofu y nueces



INGREDIENTES PARA 3 Ó 4 PERSONAS

*                200 ó 250 gr de tofu bio.
*                4 cucharadas de nueces tostadas y troceadas.
*                1 cucharada de miso blanco.
*                1 cucharada de cebollino.
*                1 apio.
*                1 zanahoria.

PREPARACIÓN

Hervir el tofu con un poco de agua durante unos 4 minutos. Sacarlo y hacerlo puré inmediatamente, junto con las nueces y el miso, hasta conseguir una consistencia cremosa. Añadir el cebollino cortado muy fino y las nueces troceadas. Servir con el apio y la zanahoria cortados a tiras.

lunes, 22 de julio de 2013

Elaborar productos de higiene en casa

Cuando nosotros mismos elaboramos los productos para nuestra higiene personal, no sólo nos evitamos el contacto con las sustancias artificiales y contaminantes que utiliza la industria, sino que, además, ahorramos dinero. Nos hemos acostumbrado a comprar estos productos, pero lo cierto es que las alternativas naturales y caseras son igualmente eficaces. Entre los productos de higiene comerciales y caseros existen las mismas diferencias que entre los platos preparados y las recetas hogareñas. Implican invertir tiempo, pero producen mayores satisfacciones.


Gel de ducha

Ingredientes: 1 litro de agua destilada o de lluvia, 25 g de sosa cáustica, 125 ml de aceite de girasol o aceite reciclado de la cocina.

Depositamos en una botella de litro y medio reciclada de plástico (el cristal es peligroso en el baño), la sosa cáustica y la manejamos al aire libre con guantes y mucho cuidado, ya que su contacto produce quemaduras. A continuación, añadimos el aceite y el agua. Ésta puede ser una infusión de nuestra hierba aromática preferida (por ejemplo, manzanilla) o se le pueden añadir unas gotas de aceites esenciales al gusto (naranja, espliego, lavanda…) La segunda vez que preparemos el gel, podemos añadir 50 ml del gel elaborado con anterioridad. Cerramos herméticamente la botella y la agitamos con fuerza durante 15 segundos aproximadamente. Luego, destapamos la botella y la dejamos en un lugar con temperatura estable durante diez días, agitándola diariamente con el tapón puesto por la mañana y por la noche.

Pasta de dientes

Ingredientes: 100 ml de arcilla blanca, 100 ml de glicerina vegetal, 15 gotas de tintura de mirra, 4 gotas de aceite esencial de menta.
La arcilla blanca limpia y blanquea los dientes, la glicerina aporta agua y sirve para que la pasta tenga una textura agradable, la mirra protege la salud de las encías y la menta refresca y desinfecta. Sólo hay que mezclar todos los ingredientes y remover hasta que adquiera la textura correcta. Si queremos reforzar su poder limpiador, podemos añadir una cucharadita de sal marina. Finalmente, guardamos la solución en un tarro de cristal con cierre hermético para que se conserve durante seis meses.

Champú

Ingredientes: 500 ml de agua, la piel de un limón ecológico, una ramita de romero, 25 g de jabón casero rallado, una cucharada de glicerina, 15 gotas de aceite esencial de lavanda.

Ponemos la piel del limón, el romero y el agua en una olla grande, tapamos y calentamos hasta que rompa a hervir. Mantenemos la ebullición durante cinco minutos y, sin apagar el fuego, quitamos el limón y el romero y añadimos el jabón, removiendo hasta que se disuelva completamente. A continuación, agregamos la glicerina, removemos de nuevo, apagamos el fuego y añadimos el aceite de lavanda. Dejamos que la mezcla se enfríe durante cinco minutos y la vertemos en una botella de plástico con ayuda de un embudo. Una vez la preparación se haya enfriado y espesado, agitamos de vez en cuando para que los ingredientes no se separen. Al cabo de tres o cuatro horas, el resultado debe ser un líquido espeso, de color amarillo pálido.

Acondicionador

Ingredientes: una cucharadita de hojas de tomillo secas, una cucharadita de hojas de manzanilla secas, una cucharadita de hojas de caléndula secas, una yema de huevo, 500 ml de agua.

Aplicarse acondicionador es muy apropiado después de una enfermedad o en los meses más calurosos, cuando el sol, el aire, el cloro y la sal tienden a resecar el cabello. Si lo queremos elaborar nosotros mismos en casa, lo primero que tenemos que hacer es prepara una infusión con las hierbas en agua. La dejamos enfriar un poco y, seguidamente, añadimos la yema de huevo removiendo muy bien. Cuando lo apliquemos, debemos dejarlo actuar durante diez minutos y enjuagar después con abundante agua tibia.

Desodorante (pulverizador)

Ingredientes: 100 ml de vinagre de manzana, 100 ml de agua destilada, 100 ml de agua de rosas, 3 cucharadas de plantas aromáticas desecadas (elegir entre romero, salvia, lavanda, menta, milenrama o tomillo).

En una olla de cerámica, calentamos el vinagre y el agua destilada justo hasta el punto de ebullición y echamos la mezcla en un cuenco donde previamente habremos puesto las hierbas. Tapamos y dejamos reposar durante 20 minutos. Luego, colamos el líquido en un frasco dotado de pulverizador, añadimos el agua de rosas y agitamos bien.

Desodorante (barra)

Ingredientes: una cucharada y media de cera de abeja, una cucharada de aceite de coco, media cucharada de manteca de karité, una cucharadita de tomillo, 15 gotas de aceite esencial de romero, 15 gotas de aceite esencial de lavanda, 3 gotas de aceite de ricino.

Fundimos la cera de abeja en un frasco de cristal al baño maría. Añadimos la manteca de cacao y cuando se haya derretido, agregamos el resto de aceites, removiendo bien. La mezcla se vierte en un recipiente reciclado de desodorante en barra y se deja enfriar.

Adaptación de un artículo aparecido en la Revista Integral, nº 338. Febrero 2008.

martes, 16 de julio de 2013

Tempeh con salsa de cebolla y almendras




Ingredientes (3 ó 4 personas):

*                250 gr de tempeh bio.
*                2 cebollas cortadas muy finas.
*                1 taza de champiñones.
*                1 tira de alga kombu.
*                ½ taza de guisantes verdes.
*                Polvo de almendras.
*                Ralladura de limón ecológico.
*                Salsa de soja bio.
*                Laurel.
*                Aceite de oliva virgen extra.

Preparación:

Cortamos el bloque de tempeh en 4 trozos y cada uno en diagonal, obteniendo 8 piezas de forma triangular. Dorarlos en una sartén y secarlos con papel absorbente. Dorar la cebolla cortada muy fina sobre un fondo de aceite de oliva y unas gotas de salsa de soja durante 10 minutos. Añadir el laurel, el tempeh frito, alga kombu, los champiñones cortados muy finos y cubrir de agua hasta la mitad del volumen de los ingredientes. Tapar y cocer a fuego medio durante 20 minutos. Colocar las piezas de tempeh en una fuente para servir. Quitar el laurel y la kombu. Hacer puré el líquido con las verduras salteadas. Ajustar el punto salado con más salsa de soja y si es necesario, añadir ralladura de limón al gusto. Ajustar la consistencia con polvo de almendra. Añadir la salsa bien caliente sobre el tempeh y acompañarlo con los guisantes verdes cocidos. Servir bien caliente.

jueves, 11 de julio de 2013

Cuidados de la piel para el verano


El Observatorio de Hidratación y Salud (OHS) publicó un decálogo para lucir una piel bonita y sana durante el verano. Los especialistas alertan que de cara a la primavera y el verano hay que extremar el cuidado de la dermis, ya que en estas estaciones se ve sometida a condiciones más extremas como son las altas temperaturas la exposición al sol y la sudoración excesiva.

  1. Toma de 2 a 2,5 litros de líquidos diarios. Cuando aumente el calor, la humedad o tu nivel de actividad física puedes necesitar beber más porque se incrementan las pérdidas hídricas.
  2. Bebe de forma continuada a lo largo de todo el día, incluso aunque no tengas sed, ya que esta sensación aparece cuando existe ya cierto grado de deshidratación.
  3. Lleva a mano una botella de tu bebida favorita que te recuerde la necesidad de beber.
  4. Elige entre la gran variedad de bebidas que tienes a tu disposición. Además de agua, las infusiones, refrescos, zumos, caldos… ayudan a beber lo suficiente e hidratan el organismo.
  5. Las frutas, verduras y hortalizas también contribuyen a la hidratación, ya que tienen un alto contenido en agua.
  6. Evita el alcohol porque tiene un gran poder diurético y deshidrata.
  7. Si haces deporte, debes beber antes, durante y después de practicarlo, ya que se pierde mucho líquido a través del sudor. En estas situaciones recuerda que existen bebidas isotónicas y energéticas que te ayudarán a reponer minerales y glucosa además de hidratarte.
  8. Hidrata tu piel también desde fuera utilizando productos especializados de uso tópico.
  9. En verano evita tomar el sol entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde, ya que son las horas de mayor intensidad y puede tener efectos nocivos sobre la piel.
  10. Usa siempre protección solar con filtro UVA y UVB para evitar los daños de la radiación solar y el envejecimiento prematuro de la piel.

lunes, 8 de julio de 2013

Pequeña guía de aceites esenciales naturales

Nuestro sentido del olfato es diez mil veces más sensible que los demás sentidos. El invisible mundo de los aromas nos rodea con influencias muy poderosas. Piense en olores familiares como menta, pino, limón, romero y como cada uno de ellos te inspira un sentimiento diferente. En contraposición con las fragancias sintéticas, los aceites esenciales puros se obtienen de componentes naturales. La composición bioquímica de los aceites estimula mente y cuerpo consiguiendo un efecto placentero. Los aceites esenciales puros son obtenidos usando lo mejor de cada planta y los mejores métodos de extracción existente en el mundo: el de destilación al vapor de hierbas, flores, frutos, maderas o cortezas de frutos. Estas esencias naturales y orgánicas tienen, cada una, sus características esenciales y un único aroma.

¿CÓMO SE UTILIZAN?

Los aceites esenciales pueden ser usados individualmente o mezclados entre sí para crear tu propia combinación. Hay muchas formas de disfrutar de sus beneficios; con masajes, en el baño, en un vaporizador, inhalación, perfume, compresas…

PRECAUCIONES: Los aceites esenciales son sustancias naturales muy concentradas y por tanto deben observarse ciertas precauciones. Evitar el contacto con ojos y mucosas. Mantener alejado del fuego (los aceites esenciales pueden ser inflamables) y fuera del alcance de los niños. Consultar con un especialista en caso de: menstruación, embarazo, lactancia, en caso de asma, epilepsia, enfermedad grave o niños menores de seis años. Algunos aceites esenciales son fotosensibilizantes; no exponerse al sol después de su utilización (se especifica en cada uno de los aceites esenciales). En caso de hipersensibilidad o irritación, dejar de utilizar inmediatamente. Conservar en lugar fresco y seco.

Aquí abajo tienes los enlaces a los aceites esenciales ordenados por orden alfabético:

Pequeña guía de aceites esenciales naturales (A-B)


Abeto
(Abies balsamea)

El abeto balsámico es un aceite de conífera destilado, de fragancia refrescante y tonificante. Utilizado para masajear el cuerpo, tiene un efecto balsámico sobre las molestias musculares y corporales después de realizar ejercicio. Se usa en difusor, inhalación y masaje.

Albahaca
(Ocinum basilicum)

Se obtiene por destilación al vapor de la planta en flor. Tiene un aroma fuerte, fresco, dulce, especiado y una nota baja balsámica. Combina bien con los aceites esenciales de alcanfor, bergamota, salvia y geranio. Es de utilidad en diversos trastornos digestivos, náuseas, vómitos, indigestión, dolor abdominal o hinchazón. Beneficioso como tónico nervioso, alivia la fatiga mental y confiere a la mente fuerza y claridad. Alivia el dolor de cabeza y los dolores musculares. Excelente para artrosis, artritis y gota. Para el sistema respiratorio nos ayuda durante resfriados, gripes y catarros, tos, sinusitis e infecciones de pecho. Se usa en baño, difusor, inhalación y masaje.

Alcanfor
(Cinnamomun camphora)

Se obtiene por la destilación al vapor de la madera, raíces y ramas. Contiene un aroma acre y alcanforado. Combina bien con los aceites esenciales de albahaca, cajeput y lavanda. Tónico y estimulante general, posee acción analgésica, antirreumática, antiinflamatoria y calmante. También es utilizado tradicionalmente para aliviar enfermedades nerviosas y respiratorias. Se usa en difusores y masajes.

Anís verde
(Pimpinella anisum)

Se obtiene por destilación al vapor de sus frutos, frescos o algo desecados. Tiene un aroma cálido, especiado y muy dulce, como de regaliz. Aceite antiséptico, muy útil como tónico digestivo y como tónico respiratorio. Se usa en difusión e inhalación, y puede irritar las pieles sensibles.

Árbol de Té
(Melaleuca alternifolia)

Destilado al vapor de las hojas de los árboles de té australianos. Aceite antiséptico con un fuerte aroma fresco. Combina bien con aceites esenciales como lavanda, salvia, romero, pino, geranio y mejorana. Es un valioso recurso de la naturaleza ya que actúa como antimicrobiano, antiséptico y estimulante del sistema inmunitario. Desinfectante de heridas, muy usado en afecciones de la piel (acné, caspa, hongos, eczemas, irritaciones, picaduras, piojos, etc.) Utilizado, también, para despejar y clarificar la mente, para ahuyentar los insectos y parásitos (incluso en animales domésticos). Se usa en masaje, baño, difusor e inhalación. Puede irritar las pieles sensibles.

Bergamota
(Citrus aurantium bergamia)

Se obtiene mediante la presión de la piel del fruto casi maduro. Presenta un aroma fresco, dulce, afrutado a cítrico y ligeramente especiado. Combina bien con los aceites esenciales de ciprés, geranio, lavanda y limón. Contribuye al bienestar de las personas gracias a su acción estimulante, reequilibra emocionalmente y alivia la depresión, la apatía y la debilidad, ayudando a elevar la confianza y el estado de ánimo. Utilizado para eliminar líquidos, cistitis, candidiasis vaginal y también para la falta de apetito y la fiebre. Excelente para el cuidado de la piel: cortes y heridas, picaduras, picores, eczema, abscesos, furúnculos, acné y piel grasa. Se usa en baño, inhalación y masaje. No usar antes de tomar el sol. Puede irritar las pieles sensibles.

(Volver al índice)

Pequeña guía de aceites esenciales naturales (C-J)


Cajeput
(Malaleuca cajeputi)

Se obtiene mediante destilación al vapor de las hojas y ramitas frescas. Aceite antimicrobiano, expectorante, insecticida y tónico. Tiene un aroma penetrante y alcanforado medicinal (comparado con el de eucalipto). Combina bien con los aceites esenciales de árbol de té, eucalipto y cítricos. Es tenido en alta estima en Oriente como planta medicinal. También es empleado en el alivio de las infecciones catarrales. Se usa en inhalación y en difusores.

Cedro de Virginia
(Juniperus virginiana L.)

Se obtiene por destilación al vapor de la madera. Es un aceite con una nota alta alcanforada y dulcemente tenaz y nota baja balsámica a madera. Combina bien con los aceites esenciales de bergamota, ciprés y patchouli. Utilizado para la hipotensión, la mala circulación, resfriados, gripe, catarros, bronquitis y para tratar el acné y la caspa. Posee propiedades drenantes y lipolíticas. Calma la ansiedad, el estrés y la depresión. Repele los insectos y tiene efecto relajante. Se usa en masaje y difusor.

Ciprés
(Cupressus sempervivens)

Se obtiene por destilación al vapor. Combina bien con los aceites esenciales de bergamota, cedro, lavanda, limón, mandarina, pino, salvia y mejorana. Posee un aroma refrescante, purificante, herbáceo y desodorante. Óptimo para las personas con sudoración excesiva y para los baños de pies “olorosos”. Reequilibra emocionalmente a la persona que lo usa, a la vez que alivia el estrés y reduce la fatiga psíquica y nerviosa. Calma los dolores musculares, ayuda a despejar las vías respiratorias (tos, bronquitis, asma…), mejora la circulación de las piernas y tradicionalmente se ha usado para tratar hemorroides mediante baños en el bidé y para el síntoma premenstrual y menopáusico. Se usa en compresas e inhalación. Puede irritar las pieles sensibles.

Citronela
(Cymbopogon winterianus)

Se obtiene por la destilación al vapor de la planta fresca, semiseca o seca. Posee un aroma fresco, a madera y a la vez, dulce, que ayuda a combatir la fatiga, la debilidad, la apatía y el dolor de cabeza. En la medicina tradicional china se emplea contra los dolores reumáticos, los parásitos intestinales, como estimulante y repelente de insectos. También usado para calmar menstruaciones dolorosas y para afecciones de la piel como el pie de atleta, hongos, bacterias o sudor excesivo. Se usa mediante masaje, inhalación, difusión o baño.

Clavo
(Eugenia caryophyllus)

Se obtiene mediante destilación acuosa de los botones y las hojas, y por destilación acuosa de los botones y las hojas, y por destilación al vapor de los tallos o cañas. Tiene un olor dulce y picante especiado. Combina bien con los aceites esenciales de bergamota, lavanda, salvia e ylang ylang. Utilizado por sus efectos antibacteriano y antiséptico. Ayuda a calmar el dolor de muelas. Empleado también por sus efectos estimulantes. Se utiliza en difusión, inhalación y masaje.

Enebro
(Juniperus communis)

El aceite esencial de enebro se destila por corriente de vapor a partir de la bayas secas y las agujas. Tiene un perfume a madera, picante y alcanforado, limpio y levemente penetrante. Combina con otros aceites esenciales como la bergamota, ciprés, geranio, incienso, lavanda, limón, melisa, pomelo, romero, sándalo y salvia. Posee un efecto calmante y purificador para la mente, el alma y el cuerpo, y a la vez desodorante y repelente de insectos. Es beneficioso para la piel (eccemas, heridas, acné) y para el sistema urinario, se utiliza en menstruaciones escasas y dolorosas y para el reuma, ciática, artritis, gota y hemorroides. Antiséptico, diurético y depurativo. Se usa en baños, compresas, masajes y por difusión.

Eucalipto
(Eucalyptus globulus)

Obtenido por destilación al vapor de las hojas. Tiene un aroma fresco y medicinal que purifica y refresca el ambiente. Combina con cedro, lavanda, limón, mejorana y pino. Es un antiséptico de ambientes con gérmenes y bacterias, y muy útil en las infecciones de tipo respiratorio (resfriados, gripe, catarros), así como en cortes, heridas y quemaduras de la piel. Despeja y clarifica la mente. Se usa en baños, difusores, compresas, masajes y por inhalación

Eucalipto azul
(Eucalyptus citriodora)

Obtenido por destilación de la hoja. Tiene un aroma fresco y revitalizante. Ayuda a la función respiratoria y tiene un efecto expansivo que puede ser tanto calmante como revitalizante. Antiespasmódico eficaz, antiinflamatorio, antiálgico, relajante cutáneo, fungicida, hipotensor y repelente de mosquitos. Ayuda a aliviar la tensión muscular, además de relajar el cuerpo después de hacer ejercicio. Se usa en masaje, compresas, baños y por difusión en el aire.

Eucalipto radiata
(Eucalyptus radiata)

Obtenido por destilación de la hoja. Tiene un aroma de menta a la pimienta que resulta particularmente agradable para refrescar el ambiente y disfrutar de su agradable olor y sus propiedades calmantes y antiestrés. Combina con cedro, lavanda, limón, mejorana y pino. Muy bueno para las vías respiratorias, antiinfeccioso, antiséptico, refrescante, repelente de insectos, analgésico, antiinflamatorio muscular y articular, una de las variedades de eucalipto preferidas en aromaterapia por su seguridad en el uso para niños. Se usa en masaje, compresas, baños, difusión e inhalación.

Geranio
(Pelargonium graveolens)

Se obtiene por la destilación al vapor de las hojas y tallos. Posee un poderoso aroma a flores, lo cual le hace muy valioso en la confección de perfumes. Combina bien con bergamota, lavanda, limón, naranja y patchouli. Se usa para regenerar las células de la piel favoreciendo el mantenimiento de una piel sana y para eccemas, acné, hongos… También para reducir el dolor y la inflamación de la artritis y artrosis. Utilizado cuando hay retención de líquidos y para la menopausia y el síndrome premenstrual. En aromaterapia se usa para rebajar el estrés, ansiedad, depresión y elevar el estado de ánimo. Se usa en masaje, baño, inhalación, difusión y en compresas.

Hinojo
(Foeniculum vulgare)

Se obtiene por destilación de vapor. Tiene un aroma dulce y picante, terroso y similar al anís. Combina bien con los aceites esenciales de canela, rosa, sándalo, geranio y lavanda. Ayuda a equilibrar las emociones y en las convalecencias. Muy utilizado como tónico digestivo y respiratorio. Energiza, revitaliza y equilibra. Se usa en masaje y difusores. Puede irritar las pieles sensibles.

Incienso
(Boswellia carteri)

Se obtiene por destilación de la resina. Tiene un aroma dulce, cálido y balsámico que estimula y eleva la mente. Combina bien con otros aceites esenciales, como alcanfor, geranio, lavanda, nerolí, naranja, cedro, sándalo, pino y canela. El incienso es también un ingrediente importante en productos para el cuidado de la piel contra el envejecimiento y la sequedad, como antiinflamatorio y reafirmante, y para problemas como el acné. Usado también para el cuidado de las uñas y el cabello. Calmante y relajante. Se usa en inhalación, difusión, masaje y baños. Puede irritar las pieles sensibles.

Jazmín
(Jasminum officinale)

Se obtiene por destilación al vapor de la flor. El jazmín tiene una fragancia floral, cálida y exótica. Antidepresivo que relaja y tonifica, ayudando a potenciar la confianza en uno mismo. Muy beneficioso para la piel, como hidratante, regenerador y antiinflamatorio, para recuperar cicatrices y aliviar el eccema. Usado para aliviar los dolores menstruales y como afrodisíaco. Se usa en cataplasmas, masajes, difusores, baños y por inhalación.

Jengibre
(Zingiber officinale)

Se obtiene por destilación al vapor de la raíz seca, molida y sin pelar. Posee un aroma a madera, fresco pero cálido, especiado y picante. Combina bien con los aceites esenciales de cedro, naranja y patchouli. Excelente estimulante del sistema digestivo, expectorante y afrodisíaco, ayudando en los casos de impotencia. Es un aceite carminativo, analgésico, estimulante, antiséptico, aperitivo, digestivo y febrífugo. Se usa por difusión, en baños, compresas y masajes. No usar antes de tomar el sol.

(Volver al índice) 

Pequeña guía de aceites esenciales naturales (L-O)


Lavanda
(Lavandula officinalis)

Se obtiene por destilación al vapor de los brotes florales frescos. Es un aceite muy versátil. Tiene un aroma dulce y floral herbáceo con una nota baja balsámica a madera. Combina bien con los aceites cítricos y florales, así como con el cedro, clavo, geranio, pino, salvia, rosa, mejorana y patchouli. Tiene efecto calmante, cuando hay estrés, nervios, depresión, insomnio o dolores de cabeza. Hipotensor, anticonvulsivo y tónico. Destaca por sus beneficios relajantes, desodorantes y curativos sobre la piel en casos de magulladuras, golpes, cortes, picaduras, acné, quemaduras, rosácea y alergias. Se usa en baños, compresas, masajes y difusores.

Lavandín
(Lavandula hybrida)

Se obtiene por destilación al vapor de las flores. Tiene un aroma suave y refrescante. Combina bien con los aceites cítricos y florales así como con el cedro, clavo, geranio, pino, salvia, mejorana y patchouli. Propiedades similares a la lavanda. Poderoso regenerador celular. Asimismo, es relajante y reconfortante en momentos de soledad. Se usa en baños, compresas, masajes y difusores.

Limón
(Citrus medica limonum)

Obtenido por extrusión de la corteza. Es reconocido por su refrescante aroma cítrico, fuerte, limpio y purificador. Combina bien con los aceites esenciales de eucalipto, geranio, hinojo, lavanda, ylang ylang y nerolí. Fuerte poder antiséptico (útil en infecciones respiratorias y fiebre) y diurético. Desintoxicante para tratamientos de artritis, artrosis, y reuma. Trata la indigestión, la hipertensión y es un magnífico refrescante, revitalizante y tonificante, óptimo para tener una piel tersa y suave y en el tratamiento del acné, hongos, piel grasa, cortes y heridas. Tranquilizante, idóneo para tratar el estrés y estimulante del sistema inmunológico. Se usa en masaje. No usar antes de tomar el sol.

Mandarina roja
(Citrus reticulata blanco)

La esencia se obtiene por extrusión de la corteza. Combina bien con los aceites cítricos y de esencias, y con el nerolí. Destaca por su acción como relajante nervioso, sedante y por favorecer el sueño. Ayuda a regenerar las células. Posee propiedades drenantes y lipolíticas, y tonifica la piel. Usado a nivel digestivo para tratar la indigestión, el estreñimiento, espasmos y problemas hepáticos. Se usa en baños, difusores y masajes. No usar antes de tomar el sol.

Manzanilla romana
(Chamaemelum nobile)

La esencia se obtiene por destilación al vapor de las flores. Combina bien con los aceites esenciales de jazmín, lavanda, limón, nerolí y rosa. La manzanilla romana tiene un perfume tibio, dulce y herbáceo que relaja y calma tanto el cuerpo como el alma, teniendo así efectos beneficiosos para combatir estrés, nerviosismo, depresión, apatía, debilidad, insomnio y dolores de cabeza. Alivia las molestias musculares después de realizar ejercicio y calma los dolores en artrosis, artritis y reuma. Alivia los dolores de la menstruación, así como ayuda a regular el ciclo. Excelente calmante digestivo, para náuseas, vómitos y flatulencias. En forma de compresas se aplica en cortes, heridas, picaduras, abscesos, furúnculos, alergia y dermatitis. Se usa en baños, compresas, difusores y masajes.

Mejorana
(Origanum majorana)

Se obtiene por destilación al vapor de las hojas y tallos. Combina bien con los aceites esenciales de árbol de té, cedro, ciprés, eucalipto, lavanda y romero. Tiene un cálido olor a madera, levemente picante y especialmente alcanforado. Es un aceite calmante del sistema nervioso y puede ayudar a relajar los músculos tensos. Además, es antioxidante, diurético, vasodilatador y vulnerario. Se usa en baño, masaje, difusión e inhalación.

Menta arvensis
(Mentha arvensis)

Obtenido por destilación al vapor de las hojas. Combina bien con el eucalipto, geranio, hinojo, lavanda, menta piperita e ylang ylang. Tradicionalmente se ha venido usando para dolores musculares, como descongestionante nasal, migrañas, cefaleas y neuralgias. Usada en forma de compresas, difusores, baños y masajes. Puede irritar las pieles sensibles.

Menta piperita
(Mentha piperita)

Obtenido de la flor por destilación al vapor. Combina bien con los aceites esenciales de eucalipto, lavanda, limón, mejorana, menta arvensis y romero. Tiene un aroma mentolado conquistador, fuerte, limpio y fresco. Es un aceite esencial muy empleado debido a que es un poderoso revitalizante de cuerpo y mente, cuando existe fatiga muscular o crónica, nervios y en estados de shock o desvanecimiento. Ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo (náuseas, espasmos, flatulencias…) y es muy útil en infecciones respiratorias (resfriados, bronquitis, fiebre…). También para las varices. Se usa en forma de compresas, difusores, baños y masajes.

Mirra
(Commiphora myrrha)

El aceite esencial de mirra se extrae por destilación al vapor de la goma de resina de la corteza del árbol. Tiene un aroma balsámico rico y ahumado que es purificante, restaurador, revitalizador y tonificante. Para la piel es usado en casos de pie de atleta, estrías, grietas, arrugas y eczemas. Su efecto en el sistema respiratorio destaca a nivel pulmonar como expectorante y antiinflamatorio. Beneficioso para el aparato digestivo en casos de flatulencias, diarrea, pérdida de apetito, hemorroides y dispepsia. También usado en afecciones bucales. Se usa en el baño, en masajes y difusores.

Naranja
(Citrus aurantium dulcis)

Obtenido por extrusión de la corteza. Es reconocido por su refrescante y agradable aroma, una fragancia cítrica muy rica. Combina bien con los aceites esenciales de canela, clavo, lavanda, limón y salvia. Alivia el estrés gracias a su poder sedante contribuyendo a su bienestar, aportando paz y felicidad a la mente y muy utilizado en casos de depresión, debilidad, insomnio, hipertensión, etc. Usado también cuando hay retención de líquidos, estreñimiento, diarrea y espasmos digestivos, resfriados, catarros y bronquitis. Es un estupendo regenerador e hidratante de la piel, así como un excelente fungicida, bactericida y antigrasa. Se utiliza en baños, masajes, difusores e inhalaciones. No usar antes de tomar el sol.

Orégano
(Origanum vulgare)

Se obtiene mediante destilación al vapor de la planta en flor una vez seca. Tiene un aroma cálido, especiado y herbáceo, a la vez que alcanforado, fuerte y picante. Por su fuerte poder antiséptico, antibiótico y fungicida, es empleado para infecciones respiratorias, digestivas y urinarias. Muy bueno como tónico general y para calmar el dolor. Se utiliza por difusión y en baños.

(Volver al índice) 

Pequeña guía de aceites esenciales naturales (P-Z)


Palo de Ho
(Cinnamomum camphora QT linalol)

Este aceite puede sustituir perfectamente al aceite esencial de palo de rosa. Combina muy bien con aceites esenciales de lavanda, naranja, limón, mandarina, sándalo, cedro y geranio. Está indicado para infecciones ginecológicas, urinarias y pediátricas, depresión, estrés, cansancio, acné, arrugas y estreñimiento. Se usa en masaje, difusión, baño y compresas.

Patchuli
(Pogostemon cablin)

Se obtiene por destilación al vapor de las hojas secas. Posee un aroma dulce y herbáceo terroso. Combina bien con los aceites esenciales de clavo, geranio, lavanda y salvia. Es un valioso aceite contra el acné y la dermatitis. Actúa como regenerador celular por lo que ayuda a tener un aspecto sano de la piel, siendo beneficioso para arrugas, marcas, manchas o grietas, heridas, eczemas, acné, hongos, dermatitis y caspa. Hidratante de piles secas y bueno para el cuidado de manos y uñas. Es empleado también como tónico general estimulante para levantar el ánimo (incluso el apetito sexual) y muy utilizado para reducir la celulitis. Ayuda al sistema digestivo y calma la sensación ocasional de mareo. Se usa en baño, masaje, inhalación y difusión.

Pimienta negra
(Piper nigrum)

Se obtiene por destilación al vapor de las semillas negras de la pimienta, secas y machacadas. Tiene un fresco olor seco a madera, cálido y especiado. Combina bien con los aceites esenciales de lavanda, mejorana y romero. Muy valioso para enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio como anticatarral y expectorante. Usado tradicionalmente como calmante para diversos dolores y como estimulante digestivo. Se usa en un difusor y en masaje.

Pino
(Pinus sylvestris)

Obtenido por destilación al vapor de las agujas. Es el aroma refrescante y vigorizante del bosque. Combina bien con los aceites esenciales de árbol de té, cedro, eucalipto, lavanda, limón, romero y salvia. Purificante y desodorante del ambiente y usado para tratar los piojos, la sarna o la transpiración excesiva. Tónico general para la fatiga, el estrés o la depresión. Muy útil en todo tipo de procesos inflamatorios, alérgicos y problemas de hipotensión o mala circulación. Gran poder antiséptico, refrescante y suavizante del pecho y las vías respiratorias (sinusitis, infecciones de pecho o fiebre). Se usa en baño, difusor, inhalación y masaje.

Pomelo
(Citrus grandis)

El aceite esencial se obtiene por extrusión de la piel fresca. Tiene aroma fresco y dulcemente cítrico. Combina bien con los aceites esenciales de bergamota, ciprés, geranio, lavanda, limón y romero. Alivia problemas de la piel grasa como el acné, estimula las defensas del organismo, mejora dificultades respiratorias y, además, presenta propiedades drenantes, lipolíticas (anticelulítico), antiinflamatorias y digestivas (indigestión). Es un tónico estimulante utilizado en casos de cansancio, ansiedad o nervios. Se usa en baños, difusores, masajes y compresas. No usar antes de tomar el sol.

Romero
(Rosmarinus officinalis)

La esencia se obtiene por destilación al vapor de las flores. El romero tiene un aroma fresco, herbáceo, dulce y ligeramente medicinal. Combina bien con los aceites esenciales de albahaca, cedro, clavo, citroneta, lavanda, menta piperita y tomillo. Destaca por su poder antibacteriano y drenante. Empleado cuando existen problemas digestivos (indigestión, estreñimiento, espasmos y flatulencias), usado como antiinflamatorio (dolores musculares, artritis, artrosis, reuma, etc.) y para el sistema respiratorio (resfriados, gripes, catarros y tos). Aceite energizante que ayuda a mantenerse despejado en épocas de exámenes, restaurando la agilidad mental y estimulando la memoria. Usado también en casos de depresión, apatía, dolor de cabeza, mala circulación, dolores menstruales, eczema, acné, piojos y caspa. Se usa en baño, difusor, inhalación y masaje.

Salvia
(Salvia lavandulifolia)

El aceite se obtiene por destilación al vapor de las hojas. Con un aroma fresco herbáceo, alcanforado, parecido al pino, combina bien con los aceites esenciales de bergamota, cedro, geranio, lavanda, limón y mandarina. Tónico general de gran eficacia en casos de fatiga mental o desesperación, ayuda a mitigar las enfermedades respiratorias y las infecciones e inflamaciones bucales. Se usa en difusores y masajes.

Sándalo
(Santalum album)

Se obtiene por destilación al vapor del tronco y la raíz. El sándalo tiene un aroma intenso, dulce y sensual. Combina muy bien con otros aceites, como los de azahar, bergamota, enebro, incienso, jazmín, lavanda, limón, manzanilla, mirra, nerolí, palo de ho y patchouli. Sus propiedades son tonificantes y relajantes (para la depresión o la ansiedad). Muy hidratante y beneficioso para las pieles secas, irritadas o infectadas. Funciona como antiséptico y es muy eficaz en afecciones respiratorias (tos, bronquitis, catarros, laringitis), digestivas (cólico, gastritis) y urinarias (cistitis). Es venotónico y diurético. Se usa en compresas, difusores, masajes y baño.

Tomillo
(Thymus vulgaris)

Se extrae por destilación al vapor de las flores. El tomillo tiene un aroma tibio, picante y herbáceo, penetrante y fuerte. Combina bien con los aceites esenciales de bergamota, lavanda, limón, mejorana y pino. Buen expectorante, de gran utilidad contra cualquier problema respiratorio, además de ser un excelente antioxidante, desintoxicante, energético y revitalizante del organismo, combatiendo la depresión y el desánimo, y estimulando nuestro sistema inmunológico. Bueno para combatir celulitis, hipotensión, cistitis, gota, quemaduras y piojos. Ayuda a calmar la ansiedad. Se usa en baño, difusores y masaje. Puede irritar las pieles sensibles.

Trementina
(Pinus pinaster)

Se obtiene mediante destilación al vapor de la oleorresina cruda que luego se rectifica. Tiene un aroma fresco y balsámico. Muy efectivo en las infecciones respiratorias. Su poder estimulante lo hace muy efectivo para la astenia. Se utiliza en difusor y masaje.

Verbena exótica
(Litsea citrata)

Originario de regiones tropicales de Asia, este árbol siempreverde presenta hojas simples, enteras y alternas. Las inflorescencias proporcionan frutos, del cual se extrae el aceite esencial de aroma alimonado, agradable, cálido y exótico. Combina muy bien con aceites esenciales de mandarina y lavandín para crear una atmósfera sociable y relajante. Posee propiedades antiinflamatorias y calmantes (tendinitis, artritis, reumatismos), sedantes y antidepresivas. Es un excelente fungicida para tratar problemas de micosis candidósica, acné o pieles muy grasas.
Uso recomendado: Por vía interna, 2 gotas 2 veces al día, mezcladas con miel, aceite de oliva o azúcar de caña, debajo de la lengua para afecciones nerviosas y/o inflamatorias. Por vía externa, 2 gotas más 5 gotas de aceite vegetal (recomendamos de sésamo o avellana) mediante masaje en el plexo solar o en la parte interior de las muñecas, 2 veces al día para problemas nerviosos. Para dolores inflamatorios aplicar localmente.
No recomendado durante los 3 primeros meses de embarazo ni en niños menores de 6 años. Puede irritar pieles sensibles, ya que su uso en estado puro puede causar irritación cutánea (dermocáustico).

Ylang ylang
(Cananga odorata)

Este aceite se obtiene por destilación al vapor de las flores frescas. Tiene un aroma muy dulce, suave, floral balsámico y algo especiado, con notas cálidas, florales, exóticas y femeninas. Combina bien con los aceites esenciales de bergamota, geranio y salvia. Es un aceite de grandes virtudes relajantes, sobre todo en casos de insomnio y estrés, y puede ayudar a eliminar sentimientos de ira, tensión e irritabilidad nerviosa. Antidepresivo, sedante, antiespasmódico e hipotensor. Muy valorado afrodisíaco. Se usa en baño, difusor y masajes.
Uso recomendado: 3 gotas de este aceite esencial y 3 gotas de aceite vegetal (recomendamos usar el de avellana) en masajes sobre el plexo solar o la superficie interior de las muñecas (en caso de problema nervioso) o sobre la zona dolorida.
No recomendado durante el embarazo. Puede irritar pieles sensibles, ya que su uso en estado puro puede causar irritación cutánea (dermocáustico).