jueves, 29 de septiembre de 2011

Formación de profesores de Tai-Chi y Chi-Kung


Formación de profesores/as de Tai-Chi y Chi-Kunk.
Sedaví (Valencia).
 
Aprende esta beneficiosa profesión para trabajar como profesor de este maravilloso arte terapéutico que es el Tai Chi y el Chi Kung, teniendo la posibilidad de trabajar en escuelas de adultos, asociaciones, entidades educativas, etc... o como autónomo.

Duración: 2 años
PARA TODAS LAS EDADES.

Información y reservas:
TELEFONO: 96 143 01 19 / 669 930 616

jueves, 22 de septiembre de 2011

Volver a ser la de antes


La maternidad es una experiencia llena de cambios, no sólo en los hábitos de la vida o la pareja, sino también cambios físicos y psicológicos que afectan especialmente a la mujer. Desde el embarazo, pasando por el parto, hasta la lactancia, el cuerpo va adaptándose a lo largo de todo el proceso. Una buena alimentación y una dieta equilibrada, junto a una actividad física adaptada a cada momento, son las claves para volver a ser la de antes.

Y es que uno de los mayores temores de esas mujeres que piensan en ser madres o acaban de serlo, es el miedo a engordar o a perder la figura. De hecho, durante el embarazo se forman gran cantidad de nuevos tejidos, lo que implica un aumento progresivo de peso, que varía de 9,5 a 12,5 kg, siendo mayor el aumento de peso a partir de la semana 20. Es obvio que han de producirse ciertos cambios a nivel físico, pero ser madre no ha de ser sinónimo de "echarse a perder". En este artículo te damos algunas ideas para que no tengas que preocuparte por tu físico y vivas al máximo la experiencia de crear y criar una nueva vida.

Buena alimentación durante el embarazo

Una alimentación equilibrada tiene una influencia positiva en el trascurso de todo el embarazo. Ten en cuenta los siguientes consejos:
  • Sigue una dieta rica en frutas y verduras. Las necesidades de estos alimentos aumentan entre un 20 y un 50%.
  • Intenta evitar carne y huevos para prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades.
  • Los ácidos grasos Omega 3 de determinados pescados son imprescindibles para el desarrollo del sistema nervioso y de la retina del feto.
  • Un aporte de fibra adecuado te ayudará a prevenir el estreñimiento.
  • Evita el alcohol y el tabaco y disminuye el consumo de café, té y otras bebidas excitantes.
El mito de los antojos

Los antojos son deseos alimentarios que no formaban parte de las preferencias de la mujer antes de quedarse embarazada. Se deben a los cambios hormonales que se producen durante la gestación y no queda marca en la piel del futuro hijo, si el antojo no es satisfecho. Esto es un falso mito.

Consejos durante la lactancia

La lactancia materna es beneficiosa por todo lo que aporta tanto al bebé como a la madre. La Asociación Española de Pediatría destaca que las mujeres que amamantan, pierden el peso ganado durante el embarazo más rápidamente y es más difícil que padezcan anemia tras el parto. Además, tienen un riesgo menor de hipertensión y depresión postparto. Asimismo, son menos frecuentes la osteoporosis y otras enfermedades como el cáncer de mama y de ovario. Para el recién nacido, por su parte, la leche materna es el alimento más completo. En este periodo, una mujer debe:
  • Llevar una dieta equilibrada, variada y rica en vegetales de diferentes colores.
  • Tener en cuenta que algunos alimentos pueden variar el sabor de la leche o incluso producir gases en el bebé: alcachofas, coles, rábanos, ajos, cebollas y especias picantes o irritantes. Evítalos en la medida de lo posible.
  • Saber que aumentan los requerimientos energéticos para la producción de leche. Se recomienda ingerir unas 650 kcal. más al día, a fín de cubrir esas necesidades aumentadas. Por tanto, la madre lactante no debe hacer dietas de adelgazamiento. Esto alteraría de forma negativa a la cantidad y calidad de la leche.
  • Evitar el alcohol y el tabaco, así como disminuir el consumo de bebidas excitantes (con cafeína o teína).
  • Realizar ejercicio físico para tonificar la musculatura.
 Tras el embarazo y la lactancia

Ahora estás lista para recuperar tu forma física. Una vez finalizados los periodos de embarazo y lactancia ya ha llegado la hora de recuperar tu figura y volver a ser la de antes. Te ayudará una dieta equilibrada y personalizada. Por supuesto, acompañada de ejercicio físico adaptado a cada situación y persona. Algunos complementos alimenticios pueden ayudar a depurar y activar el metabolismo.

Te recomendamos que sigas los consejos de un profesional de la dietética y nutrición, que te orientará paso a paso, motivándote y guiándote a lo largo de todo el plan.

Algunos productos que pueden ayudar
tras el embarazo y la lactancia
AlgaSlin, ampollas. Destilado de algas Laminárias y Fucus vesiculosus.


 Drenadiet, elixir, cápsulas y sobre. Drenajes depurativos.

Ansidel, cápsulas.
Controla el apetito con Slendesta® (Proteína de patata) y Azafrán Saffr´Activ®

Artículo publicado en la revista "Tribuna de la Salud", nº 26. www.novadiet.es.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Entrevista a Bruce Lipton

Bruce H. Lipton es un biólogo celular estadounidense, considerado una de las principales y más controvertidas voces en la nueva biología, contraria al paradigma darwinista y partidaria de que el entorno y la cooperación (tesis de Lamarck) y no los genes son el auténtico motor de la vida. Es autor del best seller La biología de la creencia. (Wikipedia)


Entrevista a Bruce Lipton, realizada en junio de 2011 en una de sus visitas a Barcelona, por la directora de la revista Integral y publicada al mes siguiente.

Ha conseguido aunar ciencia y espíritu. No es poco mérito, sobre todo si tenemos en cuenta lo alérgicos que son los científicos a los temas trascendentales. Pero Bruce H. Lipton es un investigador valiente y también un gran comunicador. Recorre medio mundo de conferencia en conferencia haciendo accesible a todos la llamada “nueva biología” y lo hace con increíble pasión. Para explicar cómo funciona la membrana celular –un tema complejo con términos como moléculas de fosfolípidos, proteínas integrales, etc–, recurre a ejemplos como un sándwich de mantequilla con aceitunas. Además de científico, es un divulgador nato y una persona encantadora.


Como biólogo, lleva décadas estudiando las células y ha llegado a la conclusión de que los genes no son la clave de la vida, como asegura la élite científica. ¿En qué no está de acuerdo?
Empecé mi carrera dando clases en la Universidad. Estaba enseñando que los genes controlan la vida, pero tenía un problema con este tipo de enseñanza. Según las teorías genéticas que conocemos, nosotros no elegimos nuestros genes. Si no nos gustan nuestras características, no podemos cambiar nuestros genes. Por tanto, si los genes controlan la vida, nosotros carecemos de ese control y entonces somos unas víctimas. Eso significa que, si hay casos de cáncer o de diabetes en nuestra familia, nosotros no podemos hacer nada: soy una víctima y no puedo cuidar de mí mismo, necesito que otros me cuiden. Son las empresas farmacéuticas las que dicen que van a curarme y pagamos mucho dinero para ello. Y es verdad que la medicina hace milagros, pero solo en traumatología, porque si tengo un accidente, me hace falta otro corazón, me he roto una pierna, es ahí donde es efectiva la medicina. Si preguntas a un médico cómo funciona el cáncer, la diabetes, la artritis… cómo funciona la enfermedad, no lo sabe. Conoce la práctica, pero no tiene respuestas.

¿Los medicamentos pueden ser más peligrosos de lo que creemos?
Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en el cuerpo. Porque esta medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Simplemente, meten la sustancia química en el cuerpo, pero las relaciones dentro del organismo humano son muy complejas. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”. Pero, en realidad, no son secundarios sino directos. No entienden que el efecto de las drogas no solo crea un efecto sino múltiples. Según las estadísticas en EEUU, ¡los fármacos matan allí a más de 300.000 personas cada año! Y esas personas son muchas más que las que mueren por tomar drogas ilegales. Hay algo que no funciona en la ciencia médica, porque están matando mucha más gente de la que están ayudando. No saben cómo funciona el cuerpo ni las células. No quiero ser muy duro con la medicina, porque hace cosas muy buenas, pero solo en traumatología.

¿Por dónde debería ir la investigación medica si quiere ayudar realmente en la enfermedad?
Tiene que aprender cómo funcionan las células. Hay dos grandes errores en la medicina. El primero es que creen que los genes controlan la vida. Dicen que se encienden y apagan. Pero los genes son como el plano de un arquitecto, un plano para crear las proteínas del cuerpo. Las proteínas nos dan nuestra estructura y nuestro comportamiento. Los genes no controlan la vida, son como un dibujo. Si estamos ante un arquitecto y le preguntamos si su dibujo está encendido o apagado, nos dirá que estamos locos. Y eso ocurre con los genes. Una vez que tienes los planos, necesitas un contratista para hacer la casa. Ahora sabemos que el sistema nervioso y la mente son ese contratista.

¿Cuál es, entonces, la clave para comprender la naturaleza de la vida?
En 1967, hace 44 años, estaba trabajando con células madre. Algunos piensan que la investigación con células madre es reciente, pero yo ya trabajaba con ellas en los años 60. Fui un pionero porque en esa época había muy poca gente trabajando en ello. Y un experimento que hice en esa época cambió la idea que tenía del mundo. Puse una célula madre en un plato petri y, como cada diez horas se divide en dos, al cabo de dos semanas, tenía miles de células, todas idénticas. Luego cogí algunas de ellas, las coloqué en otro plato y cambié el entorno celular (son más como peces porque viven en un entorno fluido). Cambié la química en ese plato y ahí formaron músculo. Después, cogí otras del primer plato y las puse en un entorno diferente, y se formó hueso, y otras se convirtieron en grasa al volver a cambiar el entorno. Entonces, la pregunta es muy sencilla, ¿qué controla el destino de las células? Todas eran idénticas, lo único que era diferente era el entorno. Cuando cojo células sanas y las coloco en un entorno nocivo, la células enferman y mueren. Si un médico las mirara, diría: “¿Qué medicina hay que darles?” ¡Pero no hace falta ninguna medicina! Les cambias el entorno nocivo, las colocas en uno sano y saludable y las células sanan. Esto demuestra una cosa muy sencilla: el destino de la célula refleja lo que está ocurriendo en el entorno. Cambia el entorno y entonces cambiarás el destino. Eso de que los genes son los que controlan la vida es un cuento. Es el entorno el que la controla. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad. El humano es un plato petri cubierto de piel. ¡Es  verdad! Dentro de mí hay 50 trillones de células y el entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula.

¿Y qué controla la química de la sangre dentro del cuerpo?
El sistema nervioso. ¿Y qué química crea el sistema nervioso en la sangre? Pues depende del sistema exterior. La célula y el ser humano son la misma cosa. Por ello, si pongo al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, también enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana. Por tanto, la medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero  ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno. Pero hay una diferencia: la mente interpreta. Y así puede suceder que estemos en un entorno muy sano, pero si la mente lo lee como un entorno negativo o malo, crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente. Si metes un programa con errores en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.

Pero los científicos desprecian el efecto placebo y el poder de la mente 
para sanar.
Sí, tienes razón. ¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener que depender del petróleo? Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía.  Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y ¿poder sanar sin fármacos es bueno o malo para la industria farmacéutica? No quieren que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una capsula? Si fuera así, las farmacéuticas intentarían vendértela. Si puedo sanar sin usar medicamentos, la industria que los produce no gana dinero. Deberíamos poder decir que la ciencia está separada de la industria farmacéutica, pero no es así, porque con el dinero de esta se está pagando el desarrollo de la ciencia, y ese dinero solo va esos estudios que dicen que las drogas funcionan. El dinero controla la ciencia.

Explíquenos cómo funciona ese poder que dice que tiene la mente para la autocuración.
He hablado de que la mente controla: si piensa de una manera, se va en una dirección y, si piensa de otra, se va en otra. Por ejemplo, cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo. Entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Y estas hacen dos cosas. La primera es que frenan el crecimiento del cuerpo. Porque si me está persiguiendo un león, necesito toda la energía para poder escaparme, y mi organismo apaga todo lo que no sea imprescindible para correr más rápido, así que se paraliza todo lo que tiene que ver con el crecimiento. La gente no lo sabe, pero tienes que crecer todos los días, porque, si no, te mueres. Cada día cientos de billones de células mueren y tienes que ir produciendo nuevas. Cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se intefiere con ese crecimiento, entonces no puedo estar sano porque estoy perdiendo demasiadas células al día, por eso la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer. La segunda consecuencia de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que usa energía, y el sistema inmunitario usa muchísima energía: cuando estás enfermo te sientes muy cansado porque tu energía la está usando el sistema inmunitario. Si estoy huyendo de un león, deja de funcionar. Simple. Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones. Por ejemplo, si me trasplantaran un corazón, mi sistema inmunitario lo rechazaría. En esos casos, los médicos dan hormonas del estrés y eso impide que funcione el sistema inmunitario. Es tan claro que suprime el sistema inmunitario que lo usamos como un medicamento. Cuando la persona está bajo estrés, afecta de dos maneras: la primera es que deja de haber crecimiento y la segunda es que se apaga el sistema inmunitario. De esta forma, virus nocivos pueden atacarme fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema  inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas. El 90 por ciento de la gente que va al médico es debido al estrés, y también el cáncer funciona igual.

Usted insiste en sus libros en que la medicina convencional tampoco tiene en cuenta los campos energéticos.
Como decía, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque los médicos no saben cómo funcionan las células. La segunda es que la medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. Si miras dentro del átomo, hay electrones, protones, neutrones. ¿Y qué hay dentro? Energía. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no la newtoniania. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía.Y esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero el campo energético que el físico.

Si todo es energía, ¿los pensamientos también?
La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Pero es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos… pero eso no puede vender y por eso la medicina no quiere ir por ese camino. Y es la razón por la que yo cambié mi carrera. Estaba enseñando en la universidad que hay que seguir con drogas y sabía que eso no era verdad. La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. Uno se llama placebo y el otro nocevo. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.

Y eso enlaza con la física cuántica.
Totalmente. Por eso no funciona la medicina, porque no reconoce la ciencia cuántica. No mira hacia ahí  porque el dinero está en otro lado.

Usted ha explicado que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente.
Es millones de veces más poderoso y más importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo.

Pero no lo podemos controlar.
Lo puedes reprogramar. La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran  que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación  y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida.

¿Eso significa que, a pesar de la educación voluntariosa de los padres, los niños absorben también sus enfermedades, o sus actitudes negativas, y así se ‘programa’ su subconsciente?
La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable. Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Sería algo así como conducir un coche: si te enseñaron a conducir mal y has automatizado esa forma de conducir, pues lo más probable es que tengas accidentes. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal.

¿Cómo podemos reprogramar el subconsciente?
Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Es tu propio comportamiento el que te lleva ahí, pero no te das cuenta. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa informacion, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?” Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Ayudan, pero no ves muchos resultados. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente. Técnicas de psicología basadas en la energía como la hipnosis o el Psych-K son una manera de cambiar el subconsciente, es como un aprendizaje rápido.

Con su investigación, ha enlazado ciencia y creencia, un binomio que evita la mayoría de los científicos. ¿Cree en la eternidad?
Absolutamente, sí. No hay dos personas iguales, y lo digo desde el punto vista biológico. Si cojo mis celulas y las tralado a tu cuerpo, no soy yo, el sistema inmunitario las rechaza. En las células hay como una especie de antenas en miniatura. Son receptores y algunos son autorreceptores. Tú tienes diferentes autorreceptores a los míos. Pero los receptores reciben las señales del entorno. Si corto esos receptores, la célula no tiene ninguna identidad, porque no le viene de dentro sino de fuera. Para explicarlo de forma gráfica, diría que el cuerpo es como un televisor: mis antenas captan y reproducen el programa televisivo de Bruce. Esos receptores recogen esa transmisión. Si estoy viendo la tele y se estropea el tubo de la imagen, ha muerto el televisor, pero sigue la transmisión. Así que cojo otra, la enciendo, conecto el canal y vuelvo a ver el programa de Bruce, pero en otra tele, o lo que es lo mismo, en otro ser. Si ese ser tiene los mismos receptores que tienes tú, volverás a estar trasmitiendo lo mismo, pero en otro cuerpo. Esto explica la reencarnación y quiere decir que el cuerpo puede ir y venir, pero la transmisión siempre está ahí. Nunca había creído en el espíritu, pero cuando comprobé esto en la célula, me cambió la vida entera. La pregunta que me planteé es: ¿por qué esa duplicidad?, ¿por qué tener un espíritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis células: si solo existiera el espíritu, ¿a qué sabe el chocolate?  Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado? Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo eso, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser. Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.

Montse Cano, directora de Integral

martes, 20 de septiembre de 2011

AZABACHE

El azabache es una variedad de lignito. De color negro brillante, procede de una familia de árboles jurásicos que se extinguieron hace unos 60 millones de años, al mismo tiempo que los dinosaurios. Es un material muy frágil, por lo que su extracción siempre ha sido artesanal, siendo de talla difícil cuando se intenta esculpir figuras con abundantes detalles y calados. El mejor azabache del mundo, junto con el de Whitby, es el de Asturias, España. Con un color negro intenso, textura y dureza incomparable, es extraído en la zona denominada la Marina, en la Costa Jurásica Asturiana, entre Gijón y Ribadesella.

Los amuletos en forma de mano ("figa" o "higa") tienen una antigua tradición entre las gentes del Mediterráneo; en Italia se conoce desde la Edad de Hierro, la denominada "mano cornuta". Esta piedra está considerada un potente talismán y es una pieza clave por su alto poder energético y vibratorio. Es utilizada en magias y hechizos desde la antigüedad. Es un excelente protector contra el mal de ojo, hechizos, etc... y se recomienda llevarlo junto a una piedra de cuarzo en una bolsita de cuero, de esta manera atrae todo tipo de aventuras. Indicado en el tratamiento de la gota y también para los que sufren insomnio. Abre el chackra del corazón. Tiene afinidad con los signos de Aries, Sagitario, Capricornio y Piscis.

Familia: Variedad de lignito (carbón mineral que se forma por compresión de la turba).

martes, 6 de septiembre de 2011

Taller de Radiestesia.


 Taller de Radiestesia: 24 de septiembre
___________________________________________________________________________

Próximos talleres en Avet:
  • Runas, 1 de octubre.
  • Reiki, 8 y 9 de octubre.
  • Reflexología podal, 28 de octubre.
  • Meditación, 2 de noviembre.

Nuestra tienda



Avet, la solución natural, es un blog dedicado al mundo de la salud y el bienestar. En un ambiente agradable y en armonía, la información va dedicada a hacernos razonar, a pensar en las verdaderas causas de los problemas y la enfermedad. A volver a asumir la salud como responsabilidad, única y exclusivamente, nuestra y de nadie más. A ver otros puntos de vista, obligándonos a buscar otras opiniones, a indagar en la verdad, experimentando y probando las alternativas.


Con más de 20 años de servicio, Avet es un punto de encuentro de información sobre salud, nutrición, ecología y bienestar. Aquí se unifican los remedios más tradicionales con los avances más actuales de la medicina natural holística. Cuerpo, mente y espíritu. En éste blog encontraréis un sinfín de soluciones naturales a vuestros problemas. Información rigurosa y contrastada con profesionales de la salud natural en los campos de la dietética, las plantas medicinales y diversas terapias naturales.
En nuestra tienda de Sedaví (Valencia – España) te ofrecemos terapias naturales holísticas para mejorar la salud, tanto física, como emocional, así como talleres relacionados con las mismas:


Aquí puedes encontrar plantas medicinales, extractos, infusiones, comprimidos, complementos dietéticos, productos para el control de peso, nutrición, alimentación para deportistas. Agricultura ecológica, biológica y natural, frescos, conservados y zumos, alimentación sin gluten o sin lactosa, sin azúcar, macrobiótica, cereales integrales. Cosmética natural, aceites esenciales, aromaterapia, jabones y champús. Libros, videos en dvd, música y, también, minerales en plata, artículos de regalo, velas naturales y trabajos artesanales. Artículos de arte, como cuadros o esculturas en madera. Productos del hogar para una limpieza ecológica (biodegradables) y artículos para una ecología revolucionaria (mooncup, ökoball, orgonitas).


Contacta con nosotros

Telf: 96 375 51 56

C/ Valencia, 11, bajo.
CP: 46910. Sedaví.
Valencia - España

¿Cómo llegar? Ver mapa

 

sábado, 3 de septiembre de 2011