martes, 25 de octubre de 2011

Velas de colores. Cualidades sanadoras de las velas


PlateadaLimpieza mental, equilibrio y armonía.

Blanca(Cáncer) . Lunes. Pureza, protección, paz, equilibrio, armonía emocional y espiritual, salud y reflexión con claridad. Puede sustituir a cualquier otro color.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de lilas o violetas. Séptimo chakra o coronilla.

Roja(Aries, Escorpión) . Martes. Estimula, tonifica, energía física, pasión, fuerza, viveza, decisión,  valentía, vitalidad y firmeza.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de clavel o fresas. Primer chakra o base.

Amarilla(Géminis, Leo, Virgo) . Miercoles. Estimulante cerebral y nervioso, clarifica la mente, expresión, decisión, determinación, inteligencia, alegría, confianza, optimismo. Nuevos puntos de vista.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de sándalo. Tercer chakra o plexo solar.

Violeta(Acuario, Piscis) . Jueves. Purificante, antiséptica, refrescante, calmante, sedante, valor, depurativa, transformación, inspiración artística y protector síquico.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de jazmín o azahar. Sexto chakra o tercer ojo.

Rosa(Piscis) . Viernes. Relajante muscular, calmante emocional, tranquilizadora, amor. Combate la soledad y el desaliento. Autoestima.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de lilas.

Azul(Sagitario) . Viernes. Ayuda al metabolismo. Expresión, cicatrizante, ayuda a conciliar el sueño. Calmante y refrescante.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de lilas o lavanda. Quinto chakra o garganta.

Verde(Tauro, Cáncer, Virgo, Libra) . Sábado. Equilibrio, relajación, respiración, digestiva, calma y despreocupación, alivio y antiestrés.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de opium. Cuarto chakra o corazón.

Naranja(Géminis). Domingo.Equilibra y armoniza fisicamente, estimulante sexual y mental, digestiva, inmunológica. Alegría y ánimo, creatividad, sentido constructivo, autoestima, antidepresiva.
Notas: Se puede quemar junto con incienso de rosas o naranjas. Segundo chakra o sacro.

Marrón(Capricornio) Estabilidad y seguridad.

Dorada(Leo) Alta vibración, ideales elevados, sabiduría, entendimiento, energía mental, valor, certeza, ascenso y superación.

Negra… (Escorpión, Capricornio) Introversión, transición, abandono y ganancia. Nuevas vivencias. Final, muerte y renacimiento interno.

Texto extraído del libro “Rituales con velas”

miércoles, 19 de octubre de 2011

Estevia, edulcorante natural con cero calorías


Es un arbusto dioico, es decir hay plantas macho y hembra, que pueden alcanzar hasta 90 cm de altura, que crece en las regiones semiáridas de Paraguay y Brasil. Sus brillantes hojas verdes de 3 a 5 cm de largo saben dulces y por eso se usan para endulzar todo tipo de infusiones y platos. Pero además, posee propiedades medicinales demostradas: facilita la absorción de las grasas y regula la presión arterial y el nivel de azúcar en la sangre (ideal para diabéticos). La stevia crece sobre terrenos muy soleados, arenosos y poco fértiles pero con buen drenaje.

El dulzor de la stevia ha sido usado durante milenios por los nativos de Paraguay como digestivo, cardiotónico, antiácido, diurético, hipoglucemiante, etc. La stevia sabe dulce, facilita la absorción de grasa pero no engorda. También ayuda a reducir el cansancio y la ansiedad, y mejora las enfermedades del hígado, el páncreas y el bazo. Mascar hojas de stevia después de comer, o enjuagarse la boca con su infusión previene la caries y es un buen desinfectante bucal y anti-inflamatorio. La stevia baja un poco la tensión arterial y es diurética, alivia problemas de estómago e intestino. Potencia la depuración de toxinas acumuladas por mala digestión, estimula el sistema inmunitario inhibiendo la replicación de virus y ayuda a fortalecer el sistema vascular y el corazón. La stevia es un buen desinfectante para quemaduras, erupciones cutáneas, dermatitis, heridas o exceso de sebo en la cara y el pelo. Además la stevia alimenta, contiene proteínas, fibra, hierro, fósforo, calcio, potasio, zinc, rutina y vitaminas A y C.

La planta también posee otros usos. En agricultura se usa porque es un activador de cultivos y mejora la calidad del césped en jardinería. Los restos de stevia fermentada se emplean para recuperar tierras contaminadas por químicos como la dioxina, o estériles y se consigue una buena recuperación en pocos años. Regar con stevia mejora el enraizamiento, la stevia estimula el crecimiento de las raíces. También retrasa el envejecimiento de la planta al aumentar su contenido en vitaminas y minerales; así las frutas no pierden su color original porque los steviósidos frenan la oxidación. Echar stevia en la tierra ayuda a hacerla más fuerte contra los microorganismos patógenos, estimulando las bacterias beneficiosas, y produciendo un suelo más fértil y productivo. La cosmética emplea la stevia en la fabricación de cremas, lociones y jabones que retrasan el envejecimiento, eliminando bacterias y hongos. La stevia abre el apetito de los animales y les proporciona aminoácidos. Se ha comprobado que la producción de huevos aumenta incluso en épocas de mucho calor y humedad, además la stevia contiene mucho calcio que produce huevos mas resistentes, con cáscara mas dura, que reduce el número de roturas de huevos durante su manipulación y transporte. Añadir stevia evitaría el perjudicial uso de hormonas de engorde en la actual ganadería. Dicen que mezclar stevia con alimento para el ganado mejora su metabolismo acelerando el crecimiento animal, y previene enfermedades gastrointestinales, neumonía o hepatitis.

Las hojas de stevia contienen una sustancia dulce formada por 8 glucósidos diterpénicos (sobre todo el esteviósido y el rebaudiósido). En 1931 dos investigadores franceses cristalizaron esta sustancia dulce, el esteviósido, que en su estado puro es 300 veces mas dulce que el azúcar y sin efectos tóxicos. En la década de 1970 investigadores japoneses avalaron y ampliaron los descubrimientos franceses, demostrando que la stevia es buena para la salud y nutrición humanas.

Se puede desayunar cuatro hojas frescas de stevia o consumirlas en infusión apagando el fuego al comenzar a hervir, después se tapa y deja reposar 5 minutos. Lo ideal es tomar dos infusiones al día, una por la mañana y otra por la tarde-noche. Si quieres hacer stevia para varios días puedes hacer hervir un litro de agua, apagas el fuego y añades 4 cucharaditas de hojas de stevia trituradas o pulverizadas. Deja reposar la infusión de 5 a 30 minutos y fíltrala. Ya puede beberse o reconcentrarse. Si se calienta, sin que hierva, este líquido filtrado se transformará en un caldo gordo y oscuro muy dulce, que puede emplearse como sirope en tartas, postres y demás repostería.

Si en tu casa o jardín da mucho el sol, puedes cultivar tu propia stevia. Es una planta tropical que necesita mucha agua, sol y buena tierra. Se cultiva por esquejes en primavera y verano, cuidando que sean esquejes sin flor (florecida no enraíza). En otoño-invierno es cuando la stevia saca su flor y detiene su crecimiento. Los esquejes deben ser los últimos diez centímetros de un tallo de stevia de unos veinte. Se cortan un par de hojas de la parte inferior del esqueje para plantarlo mejor en la tierra. Al principio se pone a la sombra, para que el sol directo no impida el enraizamiento, y protegido del viento. Riega 3 veces al día: mañana, tarde y noche. Cuando observes que de tu esqueje brota alguna hoja nueva, un mes después de ser plantado, puedes ya poner el tiesto en un lugar mas soleado. Ahora riega sólo una vez al día, cada mañana. En verano todos los días, en otoño y primavera evita la humedad en la tierra y riega sólo cuando se seque. En invierno casi no necesita agua, su exceso pudriría las raíces. A los dos meses de plantado el esqueje es conveniente trasplantar a un tiesto mayor, o a un jardín.
Cuando la planta florece deja de crecer y hay que podarla a finales de otoño recortándola hasta dejarla en una altura de unos diez centímetros. La stevia es fuerte y resiste hongos e insectos, aun así NO abuses del riego y abonos nitrogenados. Usa insecticidas naturales hechos a base de plantas: ajo, neem, propóleo, tabaco... Para infusión es mejor la hoja seca de stevia, puedes secarlas en una habitación a 20-25 grados poniéndolas sobre papel de cocina y cubriéndolas con otro papel, sin que les de el sol.

STEVIA Y DIABETES

La stevia regula el nivel de azúcar en la sangre, y endulza sin engordar ni aumentar el nivel de azúcar, mejorando la calidad de vida de los diabéticos. El consumo excesivo de azúcar, unido a veces a factores genéticos, produce diabetes, enfermedad muy beneficiosa para las farmacéuticas que venden insulina para toda la vida del diabético. Pero la diabetes puede mejorar masticando cuatro hojas tiernas de stevia dos veces al día: antes de desayunar y antes de cenar. O una infusión con una cucharadita de hojas secas por taza de agua, también dos veces al día. Su consumo diario puede mejorar tanto la enfermedad, que el médico se vea obligado a reducir las dosis de medicamentos que receta al diabético. Científicos de la universidad de Aarhus, Dinamarca, han descubierto interesantes propiedades de la stevia para la diabetes tipo 2. La planta induce a las células beta del páncreas a producir insulina, con lo que el diabético insulinodependiente dejaría de necesitar su "chute" diario de ésta sustancia. Las farmacéuticas NO quieren que se estudie una planta como la stevia que es impatentable y fácil de cultivar en casa. Han conseguido prohibir la stevia en Europa como planta medicinal, sólo puede venderse como alimento y sin etiquetar sus evidentes beneficios para la salud.

¿AZÚCAR, MIEL, STEVIA, REGALIZ?

El azúcar, a diario y en exceso, es sospechoso de producir graves enfermedades que, por supuesto, los científicos pagados por la industria azucarera niegan. Pero todo el mundo sabe que el azúcar, como mínimo, destroza la dentadura alimeritando a la caries. Durante mi primer viaje a Cuba observé que mucha gente tenía buena dentadura, a pesar de que todos chupaban caña de azúcar; por el contrario el azúcar blanquillo (refinado) era muy escaso debido al bloqueo comercial mundial que los USA han decretado contra la isla caribeña. De regreso a casa leí que el azúcar integral de caña contiene quercetina, una sustancia que protege el esmalte dental. Además contiene también vitaminas y minerales, como también la miel. El azúcar refinado se queda blanco y desprovisto de sustancias nutritivas, por lo que recibe el nombre de calorías vacías. Así pues, cualquier endulzante es mejor que el azúcar blanco y los cancerígenos edulcorantes químicos. En el mundo vegetal, además de la stevia está la regaliz (raíz de Glycyrrhiza glabra), unas 50 veces más dulce que el azúcar, potente tónico del sistema endocrino, alivia dolores de garganta, tos y otros problemas respiratorios. La glycyrrhicina tiene potentes efectos anti-inflamatorios y anti-artríticos, comparables a la hidrocortisana; también ha sido usada para tratar la hepatitis crónica y la cirrosis hepática.

JAPÓN SI QUE SABE

En Asia: Japón, Corea, China o Taiwan, la stevia se consume a diario como sustituto del azúcar, y hay pastillitas y polvos de extracto de stevia. En Japón se consumen unas 4.000 toneladas al año desde 1960. El Ministerio de Sanidad japonés demostró mediante estudios científicos y ensayos clínicos, que la stevia es buena para la salud, deshaciendo rumores falsos pagados por la industria azucarera (supuesta infertilidad y malformaciones congénitas nunca demostradas). En 1984 acaban los estudios hechos por la Sociedad Japonesa de la Stevia, que aseguran que esta dulce planta es apta para el consumo humano sin ningún efecto negativo para la salud. El Ministerio de Sanidad de Brasil autorizó el uso de esteviósidos como edulcorantes en alimentación y bebidas dietéticas en 1986. La ciencia, su alto consumo en Asia, y el milenario y sano consumo de los nativos de Paraguay, han demostrado sin lugar a dudas que la stevia es una planta alimenticia y medicinal beneficiosa y carente de efectos secundarios. Ande yo con steviósidos y ríase la gente azucarada desdentada.

STEVIA PROHIBIDA EN EUROPA

En la mayor parte de Europa la presión de la industria farmacéutica y azucarera consiguió que la stevia estuviera prohibida como alimento y planta medicinal, aunque hoy día se permite su venta en herboristerías como "suplemento dietético". Mejor un polvo verde que un polvo blanco. Francia es otro país que ha permitido el uso de stevia, al menos como aditivo alimentario. En España hay grupos que luchan por la legalización total de la stevia en Europa, de forma libre y tanto como alimento o como planta medicinal, por ejemplo la Asociación Europea de la Stevia (calle Maladeta, 20 Barbastro- 22300, Huesca. www.eustas.org). En USA la poderosa industria azucarera presionó hasta conseguir la prohibición de la stevia en 1991 por supuesta "inseguridad alimentaría". Pero en 1995 se vieron obligados a levantar la prohibición y autorizar la stevia como "suplemento dietético". En 2005 la Organización Mundial de la Salud (OMS), la autorizó como endulzante natural demostrando que la stevia es segura, sana y natural. Personalmente prefiero hoja seca en polvo antes que pastillas y extractos de stevia de dudoso tratamiento industrial, aunque por supuesto un extracto natural de stevia purificada puede ser útil en viajes o para endulzar infusiones en un bar echando una pastillita de extracto.

REFERENCIAS.
www.pamieshorticoles.com Manual de cultivo de la stevia, a la derecha de la página. Y su blog personal en http://joseppamies.wordpress.com
www.dulcerevolucion.com Difunde el uso de la stevia y otras plantas saludables. Como conseguir tu planta de stevia barata y en diferentes puntos de España.

Para más información leed el libro:
Stevia. Historia, virtudes y aplicaciones de la planta dulce que lo cura todo. Ediciones Obelisco. Barcelona 2010.

Artículo extraído de la revista “CanabisMagazine”

jueves, 13 de octubre de 2011

La vida (canción del grupo "Ea!")



La vida. La vida me siembra, me llueve, me grana, me siega en gavilla.
Y luego me trilla, me avienta y ensaca, me muele, me amasa,
me cuece la vida.

Busco noches cada día y cada de madrugada.
Como pan fresco que cruje, desayunando mañanas.

La vida. La vida me sueña, me alumbra, me pace y luego me esquila.
La rueca me hila me teje, me corta, me cose, me plancha,
me viste la vida.

Y cuando me sé el camino, llega el destino y lo cambia,
como si fuera domingo, arrugándome la espalda.

La vida. La vida me juega, me adulta, me enciende, me apaga, me afila.
Y entonces me aniña, me embruja, me mata, me vive y revive,
Que vivan mis vidas.

sábado, 8 de octubre de 2011

Recetas



Sopa de miso

Siempre que sea posible, utilizar pasta de miso de buena calidad y refrigerada, para que conserve mejor sus efectos beneficiosos.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

*    2 cucharadas de algas wakame secas, previamente puestas a remojar cinco minutos en agua fría.
*    1 litro de caldo de verduras o concentrado de caldo.
*    1 diente de ajo picado.
*    1 pedazo de raíz de jengibre pelada y picada (1 cm aproximadamente).
*    6 cucharadas de pasta de miso.
*    4 cebolletas.

ELABORACIÓN

Escurrir las algas wakame puestas a remojar y trocearlas. Llevar a ebullición el caldo con el ajo y
el jengibre. El siguiente paso es disolver la pasta de miso, utilizando para ello un cucharón de caldo. A continuación, se añade la pasta de miso al resto del caldo, removiendo suavemente. Para terminar, se reparten las algas y las cebolletas cortadas a rodajas en cuatro cuencos pequeños y se reparte en éstos la sopa de miso.


Sopa de avena y quinoa al pesto.

Una sopa tradicional de cereales, acompañados de vegetales verdes y el valioso aceite de lino.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

*    1 cebollas y 5 dientes de ajo.
*    10 g de rábano japonés, o nabos.
*    1 zanahoria y 100 g de repollo.
*    2 cucharadas de aceite de oliva.
*    50 g de copos de avena.
*    50 g de quinoa.
*    3 cucharadas de salsa de soja.
*    2 cm de jengibre fresco.
*    20 g de berros.
*    media cucharadita de mostaza.
*    4 cucharadas de aceite de lino.
*    1 cucharadita de germen de trigo.

PREPARACIÓN

Picamos la cebolla, el ajo, el rábano, la zanahoria y el repollo, y lo sofreímos. Agregamos seis tazas de agua, la salsa de soja, la avena y la quinoa. Lo lIevarmos a ebullición y lo cocemos durante veinticinco minutos. Para hacer el pesto: majamos un tercio de diente de ajo con un poco de sal y los berros picados. Formamos una pasta con la salsa de mostaza y el germen de trigo y vamos añadiendo el aceite de lino. Rallamos el jengibre y lo exprimimos para extraer el zumo. Lo añadimos a la sopa, junto con el pesto.


Fideos con algas

Una forma deliciosa de incorporar a nuestra dieta un buen surtido de algas, fuente abundante de ácidos grasos de tipo omega-3.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

*    175 g de fideos gruesos.
*    2 cucharadas de alga hizíkí.
*    2 cucharadas de alga wakame.
*    2 hojas de alga nori.
*    2 tomates maduros.
*    1 pimiento rojo.
*    100 g de habas tiernas.
*    100 g de champiñones.
*    1 zanahorta y 1 cebolla.
*    6 alcachofas.
*    cuatro tazas de caldo vegetal.
*    aceite, perejil, sal y azafrán.

PREPARACIÓN

Tostamos la nori y la desmenuzamos fina. Dejamos en remojo durante quince minutos las otras algas. Picamos el pimiento rojo, la cebolla y los tomates. Troceamos las zanahorias y los champiñones, y cortamos las alcachofas, dejándolas en agua con limón. Sofreímos el pimiento, la cebolla y los tomates durante cinco minutos. Añadimos las algas y freimos otros cinco minutos. Luego agregamos e1 resto de verduras con el azafrán. A los cinco minutos, sumamos el caldo vegetal y la sal. Dejamos cocer otros diez más y agregamos los fideos. A los ocho minutos tirar el perejil fresco picado.

martes, 4 de octubre de 2011

Del campo a tu casa

Ecológico, fresco, local y de temporada
Caja grande de verdura y fruta: 15,00 €

Caja de fruta: 12,00 €

Caja pequeña de verdura y fruta: 10,00 €

Caja de verdura macrobiótica: 10,00 €

Encargos: pedidos@avetnatural / 96 375 51 56 / 645 793 262
Recogida: Martes por la tarde. Proveedor: Hort de Carme
__________________________________________________________________

Lo ecológico: la forma en que nuestros bisabuelos lo hacían. Hace 50 años no habríamos acuñado la palabra "ecológico". No habría hecho falta: todo se producía o cultivaba de esa forma. El progreso y la productividad nos han llevado a tener que desarrollar dos conceptos: lo ecológico y lo no-ecológico. No ecológico es lo que comen la mayor parte de las personas en el mundo occidental y proceden de métodos agrícolo-ganaderos e industriales "convencionales". Es el resultado de una producción intensiva que como tal, necesita echar mano de cualquier recurso para asegurar el resultado esperado. Sustancias como antibióticos, hormonas, transgénicos, herbicidas, plaguicidas, fertilizantes químicos son de uso habitual en los métodos convencionales. Muchos ven en el uso de estas sustancias, una de las causas de que los occidentales enfermemos cada vez más y cada vez más jóvenes.

Por esas paradojas de la historia humana, el método "convencional" se ha vuelto tan habitual que hace falta que existan artículos como éste que expliquen como si se tratara de una nueva moda, el método ecológico, que ha sido durante siglos la forma natural de hacer las cosas... Más paradójico aún resulta que cada día mas personas empiezan a optar por lo ecológico, simplemente porque de ese modo tienen una garantía de saber lo que comen -o lo que NO comen: hormonas, antibióticos, transgénicos, vacas locas, fiebres porcinas... y un largo etcétera-.


Usar productos ecológicos en tu alimentación es el primer paso hacia una mayor salud. Por la forma en que son obtenidos, te garantizan una mayor cantidad de nutrientes de calidad y una ausencia de sustancias nocivas para tu salud. Así que el primer factor de la fórmula básica de salud es:


Procura que tus alimentos sean ecológicos.


"Fresco". O sea, no procesado, no manipulado, no conservado.


Comer un producto fuera de su época normal de producción natural, implica utilizar métodos (y sustancias) para conservarlo, o bien métodos para producirlo fuera de época. O bien, y aún peor, traerlo de otro sitio donde sí sea época de producción natural, en cuyo caso, habrá que añadir a la lista de "no deseados" las sustancias y métodos que se utilicen para transportarlos y conservarlos sin que se echen a perder hasta que lo compres. Veámoslo más detenidamente.


  • Métodos y sustancias para conservar un producto: lee la etiqueta de cualquier envase de conserva. Lo razonable sería que además del producto básico hubiera agua, sal (o azúcar), o aceite en determinados casos (ej. Atún). Lo habitual es que la lista sea bastante más extensa y contenga sustancias distintas (o además) de las mencionadas, varias de las cuales son motivo de controversia respecto de su naturaleza tóxica. En última instancia se persigue una mayor conservación, pero la regla en alimentación sana es simple: cuanto más fresco es un producto, más nutritivo y apto para el consumo es. Por el contrario, cuanto más tiempo transcurre desde su producción, menos nutrientes tiene.
  • Métodos y sustancias para producirlo fuera de época: hablamos de invernaderos. Por lo tanto hablamos de montones de fertilizantes, funguicidas y plaguicidas, típicos del cultivo en invernadero. Puedes verificarlo tú misma: intenta cultivar tomates en invierno y verás todo lo que necesitas "recrear artificialmente" para poder obtenerlos. Los cultivos de invernadero utilizan más fitoquímicos que los alimentos no ecológicos producidos al aire libre. Y éstas sustancias pasan a tu organismo junto con el producto que comes.
  • Productos traídos de otras regiones: ¿qué añadir? ¿cómo se te ocurre que se puede conservar una fruta que se cosechó hace meses? Para empezar, deben cosecharse antes de su maduración o no llegarían a su destino comercial. Te puedo asegurar que una manzana cultivada en una huerta y conservada de forma natural, al cabo de cuatro o cinco meses no tiene el aspecto de las manzanas brillantes y lustrosas que encuentras en las tiendas. Así que... saca tus propias conclusiones.
Así que el segundo factor de tu fórmula básica de salud será...
Procura que tus alimentos sean frescos y si utilizas una conserva, procura que sea natural.



Local, de temporada y sin cámara 
  
Tener acceso a una gama inmensa de productos durante la mayor parte del año ha modificado seriamente los hábitos alimenticios de la mayoría de los urbanitas. Basta mirar la carta de ensaladas de cualquier restaurante para darse cuenta de que las estaciones no parecen tener mayor influencia en los platos disponibles.
Sin embargo desde un punto de vista alimenticio, se trata de una cuestión muy importante. Los alimentos son nuestra forma de obtener materia prima para fabricar las sustancias que nuestro organismo necesita para mantenernos "en funcionamiento". Y nuestras necesidades no son iguales en invierno que en verano.
Hay cosas que nos parecen más obvias como que un plato de judías pintas es muy "pesado" para un día caluroso. Así que lo normal es que no las tomemos en verano. Pero con otros alimentos no nos resulta tan obvio. En Occidente pensamos más en términos de lo que los alimentos "contienen" (vitaminas, minerales, etc.) o de sus calorías, que en la forma en que actúan en nuestro organismo.
Los chinos, además tienen en cuenta la naturaleza de un alimento. La naturaleza hace referencia a su cualidad de enfriar o calentar nuestro organismo, o tener una acción neutra sobre él (ni calentar ni enfriar). Volviendo al ejemplo anterior, las judías tienen naturaleza caliente (calientan nuestro organismo) y no las tomamos en verano. Es correcto. Sin embargo, sí tomamos tomates o sandías en invierno, y ambos alimentos tienen una naturaleza fría (enfrían nuestro organismo).
Esto no significa que sea adecuado comer sólo alimentos fríos en verano y calientes en invierno. Pero sí significa que debemos procurar que nuestra dieta en su conjunto aporte calor cuando hace frío y frescor cuando hace calor. Conocer lo que la naturaleza te brinda en cada estación en tu región puede serte de gran ayuda y muy revelador. Fíjate.
La mayoría de las frutas tienen naturaleza fresca, fría y muy fría y se forman con temperaturas altas. ¿Cuántas frutas conoces que se cosechen en invierno?
Las hortalizas que pueden cultivarse en invierno al aire libre son muy pocas y en su mayoría tienen naturaleza caliente: ajo, cebolla, repollo. Protegiendo los cultivos con un plástico o vidrio, se cultivan algunas (muy) pocas más: alguna variedad de lechuga, espinaca y zanahorias...
Así que si compras productos de temporada de tu región, estarás aplicando el criterio más natural sin esfuerzo. Al ser de tu región no será necesario someter a los productos a procesos que permitan su transporte y su almacenamiento.
Si esto no es posible, procura abastecerte de productos de temporada de una región lo más cercana a ti posible.
Así que el tercer factor de tu fórmula básica de salud es...
Procura que los alimentos frescos de tu dieta sean locales y de temporada. 
 
El orden de los factores...
 
En este caso, sí que altera el producto. Lo ideal es que tus alimentos cumplan las tres condiciones: ser ecológicos, ser frescos y ser locales. El orden es importante porque:
  • Si es ecológico, eliminará el riesgo de tener sustancias nocivas en tu dieta. Así que lo primero será asegurar esta condición.
  • Si además es fresco, te aseguras nutrientes de calidad y en cantidad. Si se trata de una conserva biológica habrás eliminado el riesgo de conservantes, (anti) aglutinantes y aditivos químicos.
  • Si además de ecológico y fresco, es local conseguirás que tu alimentación se ajuste a lo que naturalmente se come en tu región cada temporada y ésto te aportará en condiciones normales lo que tu organismo necesita.
Es una regla sencilla y cuando la apliques verás ir desapareciendo como por arte de magia muchos trastornos físicos -kilos de más, incluidos- y te sentirás más vital y más saludable. (¡porque lo estarás!).
Así que si no quieres perderte en el bosque de la salud natural, lo mejor es empezar por el principio. Recuerda la fórmula.

Es fácil:Ecológico, fresco y local, en este orden.
Mónica P. Vázquez

lunes, 3 de octubre de 2011

Los ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6


Los ácidos grasos son los elementos que forman la estructura básica de las grasas, mantienen la composición de las membranas celulares y regulan, entre otros, el procesos de absorción y transporte de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K). Se clasifican en saturados e insaturados, que a su vez se dividen en monoinsaturados y poliinsaturados. Los saturados proceden de los productos de origen animal y hay que moderar su consumo puesto que elevan el colesterol y los triglicéridos. Por el contrario, los insaturados son muy beneficiosos para la salud.

El organismo sintetiza muchos ácidos grasos pero existen dos que no es capaz de fabricar, por lo que deben ser obtenidos de la dieta. Se denominan ácidos grasos esenciales (AGE) y son el ácido linoleico, precursor de los ácidos de la serie omega-6, y el ácido linolénico, precursor de los omega- 3. Imprescindibles para la salud, los ácidos grasos esenciales provienen de los aceites vegetales y del pescado azul (salmón, anchoas, atún) o de los aceites de pescado, que sólo se obtienen consumiendo este alimento o bien en forma de complemento dietético. Los aceites vegetales (ver tabla abajo) se obtienen del extracto de las semillas o frutos de ciertas plantas y son ricos en ácidos grasos esenciales

Sin embargo, el refinado de los aceites, la hidrogenación parcial para prolongar su conservación (origen de las polémicas grasas «trans», como las margarinas), la luz solar y las altas temperaturas alteran su configuración interna y su actividad biológica. Esto conlleva una lamentable pérdida del valor terapéutico de los ácidos grasos esenciales, nutrientes muy útiles frente a múltiples trastornos orgánicos:

-         Síndrome premenstrual: tomar 3 g/día de ácido gammalinoleico (GLA) durante la semana anterior a la menstruación alivia esta sintomatología. De 2 a 6 perlas diarias de aceite de onagra (mezcla de GLAy áci­do linoleico) ayudan a regular el sistema hormonal femenino en general.
-         Trastornos cardiovasculares: la hipertensión y la hipercolesterolemia se pueden controlar con la ayuda de ácidos omega-3, que reducen el nivel de triglicéridos y colesterol «malo». Dosis preventiva: 1 g/día. Si se sufre alguna dolencia coronaría, mejor aumentar la dosis a 2 g/día.
-         Diabetes: los omega-3 (EPAy DHA) tienen efectos positivos sobre el mecanismo de la glucosa. Dosis: 3 g/día .
-         Artritis.reumatoide: la combinación de 2 g/día de aceite de onagra y 5 g/día de aceite de pescado durante 6 meses reduce la hinchazón y rigidez articular.
-         Esclerosis múltiple: el tratamiento con ácido linoleico y linolénico reduce los brotes de esta enfermedad degenerativa.
-         Trastornos depresivos: tasas altas de omega-3 en sangre favorecen la síntesis de serotonina y actúan como un antidepresivo natural. En personas propensas a sufrir trastornos nerviosos, la dosis recomendada se sitúa entre 3 y 4 g/día.
-         Prevención del cáncer: los AGE frenan el crecimiento de las células tumorales, especialmente si el cáncer es de próstata, mama o colon. La dosis: 2 g/día. Si ya se padece la enfermedad, aumentar a 4 g/ día. 


Dieta equilibrada con aceites vegetales

ACEITES
SATURADOS
MONOINS.
POLIINS.





Omega-6
Omega-3
Cáñamo
8%
12%
20%
60%
Lino
9%
16%
18%
57%
Onagra
5%
10%
75%
10%
Nuez
16%
28%
51%
5%
Girasol
12%
19%
69%
-
Oliva
10%
82%
8%
-

Rosa Guerrero