viernes, 16 de junio de 2017

Hogar

"La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos."
- Proverbio indú.

Este es nuestro hogar...
#home #tierra #hogar #ecologismo

miércoles, 14 de junio de 2017

Hidromiel

La hidromiel es una bebida fermentada alcohólica compuesta de miel, agua y levadura. Se considera que es la primera de las bebidas alcohólicas que consumió el ser humano y se cree que es precursora de la cerveza. La bebieron griegos, romanos, celtas normandos, sajones y vikingos. El propio Julio César hizo de la hidromiel su bebida predilecta. En América los Mayas la tomaban con corteza de árbol.



Cuando una pareja se casaba debía consumir hidromiel durante la lunación de su boda. Se creía que así se incrementaba la probabilidad de engendrar hijos varones, con los que engrosar las filas del ejército, responsable de la defensa del territorio. De ahí, la costumbre actual de la "luna de miel".

A partir del siglo XV en Europa, la hidromiel pierde terreno en favor de la cerveza y del vino. Solo en las zonas del norte de Europa donde el clima no permitía el cultivo de la vid y de la cebada o el trigo pervivió.

La hidromiel Blesar es una bebida completamente natural, sin químicos ni aditivos añadidos, no contiene gluten. Es una bebida semiseca, con un toque dulce al paladar al principio que se disipa rápidamente. Al no poseer lípidos no produce resaca ni dolores de cabeza, ya que el organismo procesa el alcohol de manera rápida.

Posee propiedades nutritivas (gracias a la miel natural de abeja) y enzimáticas (propias de la fermentación en sí) que ayudan al metabolismo de los alimentos y a mejorar las digestiones.

viernes, 9 de junio de 2017

El jengibre relacionado con la salud cardíaca

El consumo diario de jengibre puede reducir el riesgo de muchas situaciones crónicas, incluyendo la presión sanguínea elevada y la enfermedad cardíaca coronaria, según indican investigadores en China. Los datos se han publicado en la revista Nutrition e indican que el consumo diario de jengibre se asocia con una disminución de riesgo del 8% en el desarrollo de hipertensión y un 13% en enfermedad coronaria en adultos, según indican estos investigadores.


Este nuevo estudio se suma a un grupo, cada vez más mayoritario, de científicos que apoyan los potenciales beneficios para la salud del jengibre. La raíz del jengibre (Zingiber officinale) es una fuente de antioxidantes, incluyendo gingeroles, shogaoles, zingerones y otras ketonas derivadas. Se le confieren actividades antiinflamatorias, antioxidantes y antiproliferativas.

Los datos de este estudio tratan diferentes dosis de jengibre (0-2 g/día, 2-4 g/día, 4-6 g/día) en 4.628 hombres y mujeres de edades superiores a 18 años para una serie de enfermedades crónicas que incluyen anemia, enfermedad cerebro-vascular, enfermedad coronaria, diabetes, hígado graso, hiperlipidemia e hipertensión.

Los resultados demostraron que hubo solamente una asociación entre jengibre y riesgo de hipertensión y enfermedad coronaria en mayores de 18 años. Sobre los mayores de 40 se observó una reducción similar de riesgo. Sin embargo, esta asociación con hipertensión desapareció en mayores de 60 años.

Los investigadores especifican que el mecanismo preciso por el cual el jengibre reduce el riesgo de estas dos condiciones mencionadas no es totalmente conocido, pero podría estar relacionado con la inhibición de angiotensina 1 y la prevención de peroxidación lipídica en el corazón. Se estima, además que dichos efectos podrían deberse al contenido en polifenoles de la raíz de jengibre.

Extraído de: www.nutraingredients.com

sábado, 3 de junio de 2017

Más grasa visceral aumenta el riesgo de insuficiencia y deficiencia de vitamina D

El área de grasa visceral es un índice nuevo de obesidad que puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de deficiencia de vitamina D. El objetivo de este estudio fue explorar la asociación entre el nivel de grasa visceral de la población y la insuficiencia o deficiencia de vitamina D, entre hombres y mujeres chinos.


Los resultados obtenidos su­gieren que el aumento de gra­sa visceral, aumenta el riesgo de insuficiencia de la vitamina en hombres y mujeres premenopáusicas pero no en mujeres postmenopáusicas. Este índice de grasa visceral es una mejor medida de la adiposidad, que puede ser utilizado para la identi­ficación de riesgo de insuficiencia de vitamina D, en exámenes de salud rutinarios.

La deficiencia de vitamina D es, en la actualidad, reconocida como un gran problema de salud pública global. Aproximadamente un billón de personas en el mun­do tiene una deficiencia de esta vitamina. En China, la deficiencia de vitamina D es común entre población de mediana edad y edad avanzada. El rol tradicional de la vitamina D se sitúa en el sistema musculo, esquelético, manteniendo la homeostasis del calcio y el metabo­lismo del hueso. En los años más recientes, han emergido nuevas funciones de la vitamina D, cuya insuficiencia, la vinculan con di­versas enfermedades.

Las consecuencias de una deficiencia de vitamina D incluyen pobre desarrollo óseo, así como el aumento del riesgo de enfermedades crónicas, como resistencia a la insulina, diabetes y enfermedad cardiovascular, que también se relaciona comúnmente con la obesidad y la grasa visceral.

Fuente: Nutrition and Metabolism 2015. Zhang et al. 25 de noviembre de 2015