lunes, 23 de diciembre de 2013

Las judías azuki


Después de la soja, la judía azuki es la legumbre más importante en la dieta asiática por su delicado sabor y numerosas propiedades. Sus orígenes nos remontan a la antigua China, y más concretamente a las laderas del Himalaya, donde comenzó a cultivarse antes de que su uso se extendiera a otros países como Japón, Tailandia o India.


Es fácil reconocer esta judía entre otros miembros de su familia por su pequeño tamaño, su vivo color granate y su distintiva marca blanca en uno de sus lados, aunque hay que saber que dentro de esta variedad es posible encontrarla en otras gamas de colores como el amarillo, el negro o el gris. Casi desconocidas en Occidente, son muy apreciadas en la dieta macrobiótica, quizá por poseer el título de las judías con más yang.
El mayor promotor del consumo de estas judías en Oriente ha sido la antigua medicina china, que aseguraba su capacidad de fortalecer el corazón, mejorar la circulación sanguínea y combatir la fatiga. Por su riqueza en minerales y oligoelementos, su consumo ha sido muy recomendado en embarazos, y en épocas de lactancia por su poder de estimulación en la producción de leche materna. Destacan sus altos niveles de proteínas, carbohidratos, fibra, vitamina B1, hierro y fósforo, pero si comparamos esta legumbre con otros miembros de la familia, lo más reseñable quizá sea su bajo contenido en grasas y su mayor grado de digestibilidad, lo que las hace perfectas para ser incluidas en la dieta de niños y personas mayores.
Si queremos disfrutar del mejor acompañamiento para cualquier plato de verduras, nada como mezclar a partes iguales arroz integral y judías azuki, que asegurarán todos los nutrientes que necesitamos. Para los que no dispongan de mucho tiempo se puede cocinar una buena cantidad de estos dos ingredientes al principio de la semana y guardarlos ya mezclados en la nevera. Así nos aseguraremos de tener nuestra porción diaria que podremos mezclar con las verduras de temporada. Pero la forma más deliciosa de consumirlas es transformarlas en una suave pasta para untar las tostadas. Para elaborarla debemos cocerlas muy bien en agua con miel y pasarlas por un pasapurés. A esta pasta le añadiremos un poco de aceite de semillas para suavizar la textura y sabor. Su facilidad para ser moldeadas una vez transformadas en pasta las hace perfectas para elaborar postres, especialmente para personas con intolerancia al gluten.
El agitado ritmo de vida que llevamos en el primer mundo ha sido otra de las razones que ha movido a muchos consumidores preocupados por llevar una alimentación sana a elegir estas judías entre otras variedades más económicas o conocidas. La razón es su relativamente bajo tiempo de cocción, que no suele superar la hora si las hemos dejado previamente en remojo. Lo ideal en cualquier caso es dejarlas en agua fría durante la noche y cocerlas en una olla a presión unos 10 minutos en cuatro veces su volumen de agua salada.

Valor nutricional de las judías azuki cocidas:
ELEMENTO
CONTENIDO
% CDR (100 gr)
Calorías
128
-
Proteínas
7,5

Carbohidratos
25
-
Vitamina B1
0,12 mg
11
Vitamina B2
0,06 mg
5,5
Calcio
28 mg
2,8
Hierro
2 mg
20
Fósforo
168 mg
24

LAURA KOHAN

No hay comentarios:

Publicar un comentario