viernes, 20 de abril de 2012

Fructosa


La fructosa es un azúcar frecuente en la naturaleza, lo encontramos en las frutas dulces y en la miel. La industria dietética ha hallado en ella una aliada para la elaboración de muchos productos, ya que una de sus mayores ventajas es que tiene un poder endulzante similar al del azúcar común (sacarosa) pero con la mitad de calorías. Dicho de otro modo, si para endulzar los alimentos utilizamos normalmente 2 cucharaditas de azúcar común (10 gramos), tendremos un aporte energético de 40 calorías; mientras que para lograr el mismo poder edul­corante sólo necesitaremos 1 cucharadita de fructosa (5 gramos), que nos aportará únicamente 20 calorías. Además, es mejor tolerada por los diabéticos que el azúcar común y también aporta una serie de ventajas fisiológicas a los deportistas.

 
¿Cómo se puede incorporar este producto en la cocina?

En realidad, es muy fácil, ya que la fructosa puede sustituir el azúcar blanco en todos sus usos: platos dulces, mermeladas, repostería, bebidas, etc. La única precaución que hay que tener en cuenta es la de usar sólo la mitad de la dosis que utilizaríamos de azúcar común. La fructosa la podemos encontrar comercializada en bolsas en tiendas de dietética. Una vez abierta, debe conservarse en recipientes herméti­cos y en lugares secos, puesto que absorbe y retiene la humedad.

Recetas con fructosa

Mermelada de manzana, limón y jengibre
Aromática y muy estimulante, esta mermelada resulta muy digestiva y especialmente apta para estómagos delicados.

Ingredientes para 4 personas:  
* 2 manzanas ecológicas
* 150 g de fructosa
* 1 cucharada de jengibre rallado bio
* 1 vaso zumo de limón natural y ecológico
* la piel de un limón ecológico

1. Pon la piel de limón cortada en trozos pequeñi­tos y el jengibre rallado en un recipiente con agua fría y déjalos en reposo 24 horas para que pierdan el amargor.
2. Lava, pela y trocea las manzanas a cuartos (conserva la piel de la manzana, ya que es la que contiene la pectina en la fruta). Cuécelas en un cazo con un poco de zumo de limón, retíralas y tritúralas.
3. Mezcla la pulpa de la manzana con la fructosa, la piel de limón y el jengibre escurridos y el zumo de limón y la piel de la manzana, y deja cocer a fuego lento.
Para saber el punto de cocción, pon un poco de mermelada sobre un plato, deja enfriar y compro­barás su consistencia en frío.

Variante: Esta mermelada es ideal para decorar con semillas de amapola y acompañar quesos cremosos como puede ser un Camembert o una Torta del Casar.


Plum Cake de frutas secas
Servido con nata, miel, mermelada o chocolate, pasa de ser un tentempié saludable a un postre espectacular.

Ingredientes para 4 personas:  
*  175 g de margarina vegetal
* 150 g de fructosa
* 1 tacita de zumo de naranja ecológica
* 3 huevos ecológicos
* 1 cucharada de levadura
* 100 g de pasas de Corinto
* 150 g de albaricoques secos ecológica
* 275 g de harina de trigo ecológica

1. Bate la margarina vegetal con la fructosa e incorpora gradual­mente los huevos y el zumo de naranja a intervalos hasta que quede una masa homogénea.
2. Con la ayuda de un colador, añade la harina y la levadura (Royal). Mezcla bien.
3. Incorpora las frutas secas mezcladas con un poco de harina para que queden bien distribuidas y evitar que se hundan en el momento de la cocción.
4. Rellena un molde de plum cake enmantecado y enharinado con la mezcla, y cuece 35 minutos a 180°C.
5. Retira del molde y deja enfriar sobre una rejilla.

Variante: Se pueden sustituir las frutas secas por chocolate sin leche (o de repostería) cortado en trocitos pequeños. También puedes sustituirlas por arándanos rojos desecados (cranberries), cerezas e incluso por frutos secos (avellanas, almendras).


Quinoa con leche y melocotones asados a la vainilla
Energético y lleno de vitaminas antioxidantes, este postre también puede ser un tentempié o una merienda ideal para deportistas y niños activos.

Ingredientes para 4 personas:  
* 50 g de quinua ecológica (también llamada quinoa)
* 500 g de leche entera ecológica
* 25 g de fructosa
* media rama de canela
* 1 cucharada de piel de limón ecológico
* 2 me­locotones ecológicos de viña
* 1 rama de vainilla
* 1 cucharada de margarina vegetal
* 1 cucharada de fructosa

1. Pon la leche en un cazo al fuego con la fructosa, la canela y el limón. Levanta el hervor e incorpora la quinoa. Cuece 20 minutos o hasta que la quinoa esté al dente. Deja enfriar y ponla en la nevera 30 minutos como mínimo.
2. Lava y corta los melocotones con la piel a trozos iguales, des­echando la semilla. Calienta una sartén y pon la cucharada de fructosa con la margarina vegetal. Cuando empiece a fundirse, añade los trozos de melocotones y saltéalos. Cuando estén al dente, incorpora la rama de vainilla rascada y deja en el fuego un minuto más. Retira y reserva.
3. Sirve la quinoa bien fría con los melocotones aún tibios.

Variante: Este plato se inspira en el arroz con leche. En este caso, cambiamos el arroz por la quinoa. También podríamos utilizar otro tipo de cereal: amaranto, maíz blanco, trigo etc.

Cristina Duch
Área de Gastronomía del GAN, Nutrición y Gastronomía

No hay comentarios:

Publicar un comentario