domingo, 21 de noviembre de 2010

Avet con las bolsas biodegradables y compostables

En nuestra tienda ya no damos bolsas de plástico. Pensamos que es necesario contribuir con el medio ambiente, por poco que sea. Intentamos concienciar a nuestros clientes de que reutilicen y reciclen las bolsas, pero es necesario que desde los comercios no contribuyamos a que se sigan generando éste tipo de contaminantes. Así, hemos decidido tener bolsas biodegradables y compostables en nuestra tienda, a un bajo coste, para los clientes que no las traigan de casa. Este tipo de bolsas se degradan rápidamente en el medio, sin contaminarlo. Todos tenemos que comprometernos para que podamos cambiar nuestras costumbres "poco ecológicas".


Nosotros partimos de la patata.

Los bioplásticos son plásticos fabricados a partir de recursos vegetales y renovables. Entre los vegetales, la fécula de patata ofrece numerosas ventajas para la fabricación de bioplásticos:
- Su rendimiento por hectárea en fécula.
- Sus propiedades olfativas neutras.
- Una nueva generación de bioplásticos sin plastificante.
Más de 20 variedades destinadas a la industria de la fécula:
- Cultivada en el norte y este de Francia.
- Rica en fécula (entre un 17 y un 21%).
- Irrigación natural.
Los bioplásticos son una oportunidad prometedora para una agricultura sostenible. Actualmente las principales salidas de las 1,25 toneladas de patatas que se producen en Francia son la industria papelera y la agroalimentaria. Otras salidas que están experimentando un fuerte crecimiento son las bolsas de basura, los films agrícolas o el Gel Feu. Y en fase de estudio se encuentran otras aplicaciones para la industria plástica, textil y de adhesivos.

Extraemos la fécula de la patata

La fécula contiene la amilasa, azúcar de base del mundo vegetal. La amilasa está presente en más de 50 plantas, como la patata, el maíz, el trigo, el arroz, la mandioca, etc...
Se utiliza en numerosas industrias:
- En la industria alimentaria; el azúcar o los pasteles, salsas, sopas, entremeses, postres...
- En la papelería para mejorar las calidades del papel o del cartón.
- En la farmacia para unir los componentes de los comprimidos.
- En la industria química, remplazando al petróleo, especialmente en los plásticos.
Los recursos vegetales y renovables permiten fabricar prácticamente todos los productos procedentes del petróleo. Tienen el mismo origen: el carbono. Pero el vegetal tiene una vida mejor: es renovable y neutro frente al efecto invernadero. Además, los productos provenientes de recursos vegetales y renovables no son tóxicos, no contaminan.


Bioplásticos a base de fécula.

Los bioplásticos están fabricados a base de fécula de patata, de azúcar y/o de copoliester. Se presentan bajo la fórmula de gránulos.
- La fécula, el azúcar y/o el copoliester son mezclados y calentados con el fin de formar una pasta homogénea. Se colocan en un tornillo sin fin hacia un tamiz que forma unos hilos parecidos a "spaguettis".
- Los "spaguettis" de bioplásticos pasan por un baño de agua que los enfría.
- Seguidamente son cortados para formar los gránulos.
Los gránulos de bioplásticos son la materia prima que luego será transformada por la industria del plástico para fabricar una larga variedad de productos de uso cotidiano.

Fabricar productos cotidianos.

100% biodegradables, recursos renovables, los bioplásticos forman parte de nuestra vida cotidiana.
1 patata = 10 bolsas de bioplástico.
Sólidas y de altas calidades técnicas, hay un gran número de aplicaciones para los bioplásticos.
Embalajes:
- Bolsas de as lazo, bolsas de basura, bolsas de camiseta, bolsas self-service.
-Embalajes alimentarios: botellas, barquetas, barquetas de pastel...
Restauración rápida:
- Vajilla y cubiertos, platos, cajas...
Farmacia y cosmética:
- Cápsulas, tarros, cajas...

100% biodegradables, reutilizables, reciclables y compostables.

Después del uso, los bioplásticos se descomponen bajo el efecto de los microorganismos del suelo y se eliminan naturalmente sin intervención humana.
Ejemplo: una bolsa  de bioplástico desaparece en menos de 180 días. En función de su espesor, se degrada totalmente para generar, pasados 180 días, agua, gas carbónico y la biomasa según la norma NF EN13432.
Los bioplásticos son fácilmente compostables. Recogidos junto con los desechos verdes, los productos en bioplásticos se convierten en compost que servirá de abono, principalmente para la agricultura biológica. Este compost puede ser producido bien por particulares bien por una empresa de compostaje.
Reducción de las emisiones de gas con efecto invernadero. La utilización de la biomasa renovable permite la reducción de las emisiones de gas con efecto invernadero. En el caso de los bioplásticos, esta reducción alcanza un 50%.

Más información:
www.sphere-spain.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario