lunes, 31 de marzo de 2014

Magnesio


El magnesio ha demostrado una acción positiva para diversas circunstancias del organismo, como contribuyente al metabolismo energético normal, la reducción del cansancio y de la fatiga, la normalidad de las funciones psicológicas y el equilibrio de electrolitos o la contracción muscular y por tanto en el funcionamiento normal de los músculos. Todas estas funciones han obtenido el dictamen favorable de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).


Acción ósea
El magnesio regula la absorción y asimilación del calcio, ya que suprime la acción de la paratohormona, hormona que aumenta la resorción ósea y estimula los osteoclastos (células de los huesos) para degradar el hueso. La paratohormona libera más calcio al torrente sanguíneo con el fin de regular el equilibrio de calcio y fósforo en el organismo. El magnesio, además de suprimir la acción de la paratohormona, tiene la función de activar una enzima necesaria para formar hueso nuevo. Este mineral también influye en la actividad de la vitamina D, necesaria para que el calcio se fije en el hueso. Ante todos estos hechos demostrados desde la evidencia médica y científica, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado un dictamen favorable sobre el magnesio y el mantenimiento de la salud de los huesos y dientes. Por ello, para hacer recomendaciones sobre la elección de los complementos para la nutrición y la salud ósea, se ha de considerar el papel del magnesio y no solo el del calcio, al que se le ha reconocido siempre, casi de forma exclusiva, tal rol.

Acción contra el cansancio y la fatiga.
Según el Panel de expertos de la EFSA, está establecida una relación causa-efecto entre la ingesta de magnesio con una reducción del cansancio y la fatiga. Una buena disponibilidad, combate los síntomas que la acompañan, como la debilidad muscular. El magnesio interviene en la transmisión muscular, en el buen funcionamiento de los músculos, y desempeña una función primordial en la relajación muscular. Con el fin de asegurarse una óptima nutrición para los músculos, el aporte de magnesio puede resultar un refuerzo interesante para asegurar una óptima nutrición para los músculos.

Acción sobre el funcionamiento normal de las funciones psicológicas.
El rendimiento mental, entendido como los aspectos de las funciones cerebrales y nerviosas que determinan la concentración, el aprendizaje, la memoria y el razonamiento requiere de éste nutriente para su normal funcionamiento. Una disminución está asociada con varios síntomas relacionados con desórdenes psicológicos, como depresión, psicosis, irritabilidad o confusión.

Acción sobre el rendimiento deportivo
Para los deportistas, el magnesio es un mineral clave porque desempeña, como hemos indicado anteriormente en equilibrio con el calcio, un rol importante en la función muscular, en la relajación y la contracción del músculo. Un déficit de magnesio originaría una excitación nerviosa y muscular excesiva (calambre muscular, mialgias...), latidos cardiacos irregulares, reducción de la presión sanguínea, debilidad..., por tanto, hay una relación directa entre la concentración de magnesio y la contracción muscular. Los músculos y en particular el corazón, no funcionan correctamente si no contienen suficiente magnesio. Además, este mineral es necesario para la transferencia y la liberación de energía. El esfuerzo genera una pérdida de magnesio, y la falta del mismo conduce a una reducción de las capacidades de resistencia y de adaptación al esfuerzo. Por todo ello, es fundamental valorar la disponibilidad de magnesio en la dieta del deportista.

Acción metabólica
El magnesio contribuye al metabolismo energético normal, ya que ayuda al cuerpo a metabolizar hidratos de carbono, grasas y proteínas. Del mismo modo, el magnesio también contribuye a la síntesis proteica normal.

Acción sobre el sistema nervioso
Contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y ayuda a la función psicológica normal.
Reduce la hiperexcitabilidad del sistema nervioso central, por lo que se están realizando estudios en los que se ve mejora en distintas patologías asociadas al sistema nervioso, tales como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, autismo, síndrome de Gilíes de la Tourette y otros desórdenes neuroconductuales.

Acción cardiovascular
Muchos estudios epidemiológicos, experimentales y clínicos apoyan el papel del desequilibrio del magnesio en la etiología y desarrollo de la diabetes mellitus, la hipertensión y la hiperlipidemia. Además, se está estudiando el valor terapéutico del magnesio en la prevención de los factores de riesgo coronario y la fase aguda del infarto de miocardio. Asimismo, datos experimentales y clínicos apoyan la importancia de la deficiencia de magnesio en el desarrollo y mantenimiento de la aterosclerosis.

Otras acciones
El magnesio también contribuye en el desarrollo y mantenimiento de los dientes y la formación de tejidos. En varios estudios en los que se ha utilizado magnesio y vitamina B6 independientemente, se ha observado alivio sintomático del síndrome premenstrual, el cual se refiere a la fatiga, irritabilidad, cambios de humor, depresión, retención de líquidos y sensibilidad mamaria que comienzan en algún momento después de la ovulación (mitad del ciclo) y disminuyen con la llegada de la menstruación.


 Plafer 300

Una cucharada sopera aporta 300 mg. de magnesio (100% CDR)

Jarabe indicado para el aparato osteoarticular, tonificante del sistema nervioso, personas en tratamientos con diureticos o estrógenos, deportitas y personas con gran actividad física, buen funcionamiento del corazon y del intestino.

Ingredientes:

Concentrado de naranja a base de zumo de naranja enriquecido con magnesio, agua, azúcar, acidulante (ácido cítrico), estabilizante (goma xantana), conservante (benzoato sódico, sorbato potásico), colorante (tartracina, sunset yellow).

No hay comentarios:

Publicar un comentario