lunes, 3 de marzo de 2014

Fibra

La fibra de la dieta se define como todas aquellas sustancias alimenticias que nuestro organismo no puede metabolizar y utilizar como energía. Todas las fibras se engloban dentro de dos categorías básicas: las solubles en agua y las insolubles en agua, que posteriormente se dividen en cinco subclases: celulosas, hemicelulosas, ligninas, pectinas y gomas.


En la dieta, la fibra insoluble se encuentra típicamente en el salvado de trigo, los cereales integrales, la piel de las frutas y verduras y en los frutos secos. La fibra soluble, por otra parte, puede encontrarse en la avena, pectina, goma guar, cebada, judías y vegetales marinos.
Estudios sobre alimentación revelan que los occidentales consumen aproximadamente sólo un tercio de la fibra que necesitan. Mientras las autoridades sugieren cinco raciones diarias de frutas y verduras, la media se acerca a dos. La media de una dieta pobre en fibra proporciona sólo 10-20 gramos de fibra al día. Unas simples modificaciones en la dieta personal pueden tener como resultado un aumento de la fibra en la dieta, incluyendo algún cereal rico en fibra para el desayuno, tomando arroz integral más que arroz blanco, incluyendo 2-3 piezas de fruta fresca (con piel y ecológicas) entre las comidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario