jueves, 16 de mayo de 2013

PIEDRA LUNA


La piedra luna (o piedra de luna, piedra lunar o adularia) es una piedra considerada semipreciosa y suele ser de un color blanco plateado y lechoso; pero las más apreciadas tienen tonos azulados. Es un mineral de la familia de los feldespatos, variedad de adularia, compuesta por sodio y calcio. Tiene una estructura interior formada por capas que reflejan la luz mutuamente, produciendo un efecto de color y resplandor característico. La forma mas efectiva de potenciar esta propiedad es cortar y pulir las piedras en forma de cabujones con la superficie bien lisa. Es muy utilizada en joyería, ya que no es costosa, ni difícil de trabajar.
Muy popular entre los romanos, creían que estaba compuesta de rayos de luz de luna. Antiguamente se decía que los amuletos hechos con esta gema, colgados sobre frutales, ayudaba a producir abundantes cosechas. En la India, la piedra de luna se considera sagrada. Se considera que otorga buena suerte; y era muy apreciada por los enamorados, quienes afirmaban que despierta la pasión y la ternura. Por este motivo es muy común que el novio regale a la novia una piedra de estas características el día de la boda.
Se asocia a la energía femenina y al ritmo de sus ciclos naturales. Por ello es recomendable para los desarreglos menstruales y de los problemas endocrinos. Muy apropiada para los cambios en los ciclos de la mujer y vinculada con la glándula pineal, equilibra el sistema hormonal y sintoniza con el biorritmo. Las mujeres deberían evitar llevarla durante la luna llena y también durante la menstruación. Equilibra las energías masculinas-femeninas, ayudando a los hombres que desean ponerse en contacto con su lado femenino. Equilibra la energía del hombre excesivamente rudo y de la mujer que es excesivamente agresiva. Se relaciona con la creatividad.

Útil para combatir el asma, los dolores de cabeza y fiebres, úlceras, el sistema digestivo y para el estrés emocional, la asimilación de nutrientes, elimina toxinas y retención de líquidos. Alivia las impurezas y enfermedades degenerativas de la piel, el pelo y los ojos, favorece al hígado y el páncreas, alivia la inestabilidad emocional y el estrés. Tranquiliza a niños activos y se utiliza para el insomnio y para impedir el sonambulismo. Limpia la mente de fantasmas propios, serena el espíritu y la mente, Apacigua las emociones, evita los estados de ánimo negativos, como la tristeza, la depresión, la ira, etc. Proporciona equilibrio y armonía emocional. Despierta la sensibilidad en personas insensibles. Puede ser una herramienta muy útil si se está bajo alguna terapia psicológica. Piedra reflexiva, activa la intuición y la empatía. Fue usada tradicionalmente para potenciar las capacidades psíquicas y desarrollar la clarividencia; favoreciendo también la meditación. Abre la mente a la sincronicidad y mejora la inteligencia emocional, ayuda a escuchar con mayor profundidad y precisión nuestra voz interior. Activa la energía del segundo, del sexto y del séptimo chakra.

Afinidad con los signos: Acuario, Leo, Piscis, Géminis, Sagitario, Tauro, Cáncer, Virgo, Libra y Capricornio.

Familia: Silicatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario