jueves, 25 de febrero de 2016

Propiedades de las semillas de amapola

Las semillas de amapola son sumamente ricas en nutrientes esenciales, indispensables dentro de una alimentación variada y equilibrada. De hecho, aportan interesantes cantidades de:

  • Ácidos grasos saludables: destaca sobre todo la presencia de ácidos grasos omega-3 y omega-6.
  • Fibra: tres cucharadas soperas de semillas de amapola aportan un 12% del valor diario de fibra dietética recomendado.
  • Vitaminas: destaca la presencia de vitaminas del grupo B (en especial B1, B2, B3, B5, B6 y ácido fólico o B9), así como vitamina E y C.
  • Minerales: podemos mencionar el contenido en magnesio, calcio, manganeso, potasio, fósforo, hierro, zinc y cobre.

Buenas para tu sistema cardiovascular
Por su contenido en ácidos grasos esenciales, sobre todo omega-3 y omega-6es un alimento indispensable para cuidar nuestro sistema cardiovascular, y para mantener en definitiva una buena salud cardiovascular.
Gracias a su contenido en grasas saludables son una opción natural excelente a la hora de bajar los niveles altos de colesterol y de triglicéridos.
Ayudan a reforzar las defensas
Por la presencia destacable de vitamina C y vitamina E las semillas de amapola ayudan a la hora de reforzar nuestro sistema inmunológico y aumentar las defensas de forma totalmente natural.
Beneficiosas para el sistema nervioso
Las semillas de amapola aportan interesantes beneficios para disfrutar de un sistema nervioso sano y saludable, gracias a su contenido en determinados alcaloides que ayudan a la hora de calmar los nervios, y ayudar positivamente a la hora de relajar nuestro sistema nervioso.
Por ello un consumo regular y diario de semillas de amapola son especialmente aconsejadas ante situaciones de estrés y problemas de sueño, al actuar como unsedante natural.

¿Cómo comerlas para disfrutar de los beneficios de las semillas de amapola?

En realidad son varias las opciones útiles para poder comer las semillas de amapola y disfrutar así de sus diferentes beneficios y propiedades. Destacamos las más útiles:
  • En ensaladas: puedes, por ejemplo, añadirlas a tus ensaladas. Para ello basta con añadir un puñado de semillas de amapola por encima después de haberla aderezado.
  • En sopas y caldos: es otra opción sencilla. Solo tienes que añadir un puñadito de estas semillas por encima de tu sopa o caldo, lo que les aportará un sabor parecido a las nueces.
  • En galletas y pasteles: aunque es evidente que no es la opción más saludable, si optas por elaborar galletas o pasteles en casa (que sí son más sanos) puedes añadir un aporte extra de sabor con estas semillas.
  • En yogur: puedes optar por un yogur y un puñadito de semillas de amapola en el desayuno o la merienda, o simplemente como tentempié.
  • Solas: es la opción más sencilla. Si no quieres añadirla a ningún plato, puedes tomar 2 cucharadas soperas de semillas de amapola acompañadas de un vaso de agua o zumo natural de frutas. Eso sí, es necesario masticarlas bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario