martes, 8 de septiembre de 2009

Silicio, la base para la salud y la belleza

Todos los seres vivos necesitan el ácido silícico. Las personas y los animales lo precisan para su desarrollo normal, para los huesos, los cartílagos y para desarrollar un tejido conjuntivo fuerte.

El crecimiento de los cuernos, pezuñas y plumas de aves depende de la cantidad de silicio absorbida, al igual que la formación de la piel, el cabello y las uñas en las personas. También las plantas utilizan esta sustancia vital, ya que forma parte del tejido de sostén y protege contra las enfermedades y los parásitos.

Uno de los anhelos más antiguos de la humanidad es el de la eterna juventud. La industria cosmética intenta contrarrestar los procesos de envejecimiento con una serie de eficaces productos de belleza externos que confieren a la piel un mayor brillo natural y una tersura juvenil. Sin embargo, con frecuencia se olvida el cuidado complementario de la belleza desde el interior. El silicio contenido en el ácido silícico nutre el tejido conjuntivo y refuerza la piel, el cabello y las uñas, proporcionando belleza desde el interior.

Los expertos suponen que el suministro de silicio que reciben actualmente las personas es insuficiente, sobre todo durante la vejez. La importancia del ácido silícico para las personas aumenta con la edad.

La piel, el tejido conjuntivo de colágeno de las arterias, los huesos y los cartílagos son cada vez más frágiles y pierden sustancia, que es necesario sustituir y reparar. Además, el ácido silícico refuerza las defensas in-munológicas y el sistema digestivo. Sólo a partir de esta pequeña enumeración puede apreciarse por qué la sustancia ha sido recomendada por muchos expertos como mineral vital y fundamental para disfrutar de un aspecto sano y una regeneración de nuestro cuerpo.


Prof. Dr. Dr. Reinhard E. Wodick,
Universidad de Ulm

Ingredientes

  • Gel de ácido silícico. 2 cucharaditas de GELAM (10 g.), aportan 240 mg. de silicio

Presentación

  • Frasco de 200 ml.

No hay comentarios:

Publicar un comentario