lunes, 14 de septiembre de 2009

Mooncup y Ökoball. Productos revolucionarios.

Ya lo decía Albert Einstein: “No pretendamos que las cosas cambien si hacemos siempre lo mismo”. En muchos aspectos de nuestra vida cotidiana seguimos haciendo lo mismo desde hace mucho y no imaginamos que puedan existir alternativas mejores, tanto para nuestra economía, como para nuestra ecología. Pensamos que nuestra economía sustenta la ecología, que sin dinero no se pueden proteger los espacios naturales o recuperar especies, pero no es así. Nuestra ecología es la que sustenta la economía, ya que sin recursos naturales no puede existir el comercio.

Por eso hoy os presentamos dos productos que ayudan a nuestra ecología más próxima y, por supuesto, ayudan a nuestra economía familiar. Dos productos que nosotros mismos llevamos usando y vendiendo durante años. Los clientes que los utilizan están muy felices y contentos de utilizarlos.

Mooncup

Conocida como “copa menstrual” se utiliza como sustitutivo de los tampones y compresas. La Mooncup es una copa de suave silicona hipoalergénica que no causará ningún desorden ni infección vaginal, excelente para mujeres con pieles sensibles o alérgicas. Es muy fácil de usar, cómoda, práctica y no produce pérdidas o sequedad.


La Mooncup se dobla y se inserta en la vagina. Dentro se abre y se acopla para recoger el flujo menstrual. Según la cantidad de flujo, cada cuatro u ocho horas se vacía, se enjuaga y se vuelve a introducir. En los periodos entre menstruaciones se lava con agua hirviendo para esterilizarla.


Mooncup puede llegar a reutilizarse durante 10 años. El ahorro en compresas o tampones es bastante considerable y las ventajas para nuestra salud y medio ambiente demasiado grandes como para ignorarlas. La mayoría de mujeres han sido criadas sin alternativas a los productos desechables, pero esto cambia con la Mooncup. Totalmente ecológica y reutilizable, no es necesario llevar recambios y con ella se puede bañar, hacer deporte, viajar, dormir… vivir.


Vivir diciendo NO a los productos químicos de las compresas y tampones ya que las empresas, a diferencia de la industria alimenticia, no están obligadas a dar esa información en los envases. Evitaremos el dioxin, blanqueante que afecta los órganos reproductores, al sistema inmunológico y al resto de tejidos, incluso se le asocia a enfermedades como la endometriosis. Evitaremos el rayón, tejido sintético altamente absorvente que puede ocasionar infecciones por hongos como la Cándida o por bacterias como el Stafilococo. Evitaremos el asbesto, del cual se desconoce por qué se utilizan en muchos de los tampones y compresas, pero se sabe que produce mayor sangrado de lo normal. Se supone que para utilizar más tampones o compresas.
En general, las compresas, como no se introducen, son menos agresivas que los tampones, pero los materiales plásticos son un caldo de cultivo para bacterias y hongos.


Ökoball

Se utiliza como sustitutivo de los detergentes, suavizantes y blanqueantes de la ropa en la lavadora. La Ökoball es una bola ecológica compacta con bolitas de bio-cerámica con diferentes propiedades e imanes permanentes en su interior que realizan un función de lavado física, y no química como los detergentes. Fácil de usar, cómoda y práctica, se introduce en la lavadora, entre la ropa, con un prelavado y una pizca de sal para potenciar su efecto. Una vez al mes se coloca al sol durante una hora mínimo.


Ökoball puede llegar a reutilizarse durante 1500 lavados (4 años aproximadamente). El ahorro en detergentes y suavizantes es bastante considerable y las ventajas para nuestra salud y medio ambiente demasiado grandes como para ignorarlas


Mayormente pensamos que para limpiar bien y en profundidad son necesarios los productos químicos, pero Ökoball rompe la combinación de hidrógeno de las moléculas del agua, aumentando la penetración del agua en las fibras de los tejidos. Emite iones negativos que debilitan la adherencia de la suciedad facilitando su eliminación. El resultado es un lavado totalmente eficaz tanto en ropa blanca como de colores. Elimina el cloro del agua y aumenta el Ph a 10, facilitando la limpieza y la desinfección de la ropa, eliminando microorganismos patógenos y olores de la ropa. Ya es hora de no contaminar nuestras aguas con productos químicos. En el frigorífico, mantiene más frescos los alimentos y elimina los malos olores.


Ökoball es la única que aguanta hasta 90 grados y dispone de los siguientes certificados que garantizan su calidad:
Materiales empleados No 0366879
Diseño industrial No 2007 - 0020473
Marca comercial No 2007 - 00220470
Analisis y test de seguridad USA FDA No 03280401B
ISO 9001
ISO 14001

¡Llámanos para obtener más información!

No hay comentarios:

Publicar un comentario