miércoles, 14 de junio de 2017

Hidromiel

La hidromiel es una bebida fermentada alcohólica compuesta de miel, agua y levadura. Se considera que es la primera de las bebidas alcohólicas que consumió el ser humano y se cree que es precursora de la cerveza. La bebieron griegos, romanos, celtas normandos, sajones y vikingos. El propio Julio César hizo de la hidromiel su bebida predilecta. En América los Mayas la tomaban con corteza de árbol.



Cuando una pareja se casaba debía consumir hidromiel durante la lunación de su boda. Se creía que así se incrementaba la probabilidad de engendrar hijos varones, con los que engrosar las filas del ejército, responsable de la defensa del territorio. De ahí, la costumbre actual de la "luna de miel".

A partir del siglo XV en Europa, la hidromiel pierde terreno en favor de la cerveza y del vino. Solo en las zonas del norte de Europa donde el clima no permitía el cultivo de la vid y de la cebada o el trigo pervivió.

La hidromiel Blesar es una bebida completamente natural, sin químicos ni aditivos añadidos, no contiene gluten. Es una bebida semiseca, con un toque dulce al paladar al principio que se disipa rápidamente. Al no poseer lípidos no produce resaca ni dolores de cabeza, ya que el organismo procesa el alcohol de manera rápida.

Posee propiedades nutritivas (gracias a la miel natural de abeja) y enzimáticas (propias de la fermentación en sí) que ayudan al metabolismo de los alimentos y a mejorar las digestiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario