viernes, 26 de junio de 2015

Glutamina

La glutamina no está considerada como un aminoácido esencial porque nuestro organismo puede sintetizarla. Sin embargo, en ciertas situaciones de estrés fisiológico, tales como quemaduras, traumatismos, intervenciones quirúrgicas y ejercicios físicos intensos, el organismo no produce bastante glutamina y puede entonces hacerse más vulnerable a las infecciones. Es lo que ocurre en el "síndrome de sobreentrenamiento".

La glutamina nos ayuda a:

1.- Preservar la masa muscular en caso de estrés, la cual es sin duda su cualidad más conocida. Por ejemplo, después de un traumatismo quirúrgico como la colocación de una prótesis en la cadera, la glutamina reduce la pérdida de aminoácidos del músculo esquelético y evita la atrofia muscular.

2.- Potenciar la síntesis de glucógeno muscular, mejorando el almacenamiento del glucógeno en el hígado y en los músculos esqueléticos.

3.- Mejorando las funciones del sistema inmunitario y del sistema digestivo, ya que es un nutriente básico para estos sistemas. Varios estudios demuestran un efecto significativo de la glutamina para prevenir el síndrome de sobreentrenamiento. Un aporte importante de antioxidantes es también esencial, porque permite captar los radicales libres antes de que causen daños. La fórmula ideal de antioxidantes debe contener una combinación de varias sustancias (vitamina C, E, Selenio).

4.- Aumentar las tasas de hormonas del crecimiento, provocando una secreción inmediata de la hormona de crecimiento y de testosterona. Estimula el anabolismo, creando así el ambiente ideal para el desarrollo muscular.

La glutamina está recomendada para todos los deportistas habituales u ocasionales para conseguir una protección máxima de la musculatura y evitar el cansancio y otras molestias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario