lunes, 19 de agosto de 2013

Lecitina de soja


La lecitina de soja es un fosfolípido constituido por una mezcla compleja de ésteres fosfatidil, principalmente fosfatidilcolina, fosfatidilserina, fosfatidiletanolamina y fosfatidilinositol. Es un componente esencial de las membranas celulares y un precursor del neurotransmisor acetilcolina. Sus principios activos, principalmente la fosfatidilcolina  y la fosfatidilserina, poseen interesantes acciones farmacológicas en el organismo. Vamos a conocer algo más sobre estos dos principios activos.


Fosfatidilcolina
Fosfolípido importante de las membranas celulares. Es importante para la composición y reparación normal de la membrana celular. La fosfatidilcolina es también la principal forma de expresión del nutriente esencial colina. La colina, por sí misma, es un precursor en la síntesis del neurotransmisor acetilcolina, betaína y fosfolípidos, incluyendo fosfatidilcolina y esfingomielina entre otros. La fosfatidilcolina está involucrada en la excreción hepática de lipoproteínas de muy baja densidad. También posee una actividad hepatoprotectora. El papel de la fosfatidilcolina en el mantenimiento de la integridad de la membrana celular es vital para todos los procesos biológicos básicos: transmisión de información, formación de energía celular y comunicación intracelular. La fosfatidilcolina tiene un importante efecto fluidificante de las membranas celulares. La disminución de la fluidez de la membrana y la alteración de la integridad de la misma, así como el daño de los mecanismos reparadores, están asociados con un gran número de desórdenes, incluidos enfermedad hepática, enfermedades neurológicas, varios tipos de cáncer y muerte celular.
La fosfatidilcolina podría indicarse para ayudar a restituir la función hepática en una serie de procesos, como fibrosis alcohólica, y posiblemente hepatitis vírica. También podría indicarse para el tratamiento de algunos procesos maniacos. Hay algunas evidencias de que la fosfatidilcolina podría ser útil en el manejo de la enfermedad de Alzheimer y algunas otras alteraciones cognitivas. Se ha sugerido también un posible papel en el futuro tratamiento del cáncer, según investigaciones recientes, así como en algunas disquinesias lentas.

Fosfatidilserina
Se trata, al igual que la fosfatidilcolina, de un fosfolípido constituyente de las membranas biológicas de plantas, animales y otras formas de vida. La fosfatidilserina fue aislada primeramente de los lípidos cerebrales llamados cefalinas. Las cefalinas principales son la fosfatidilserina y la fasfatidiletanolamina. La fosfatidilserina es un componente estructural básico de las membranas celulares y está involucrada en la actividad de las señales de transducción. Aumenta la actividad cerebral. Diversos estudios en animales han comprobado que la enfermedad de Alzheimer se debe, en parte, a una hipofunción colinérgica. La mayoría de los medicamentos usados en el tratamiento de esta enfermedad son inhibidores reversibles de la acetilcolinesterasa, es decir, aumentan los niveles de acetilcolina en el cerebro de los pacientes con enfermedad de Alzheimer. Estudios en animales indican que la fosfatidilserina restaura la liberación de acetilcolina en ratas añosas, manteniendo un suministro adecuado de la molécula y es capaz de aumentar la disponibilidad de colina endógena para sintetizar acetilcolina de novo.
Se cree que el hipocampo cerebral es importante para los procesos cognitivos y está afectado en las personas con Alzheimer. Las dendritas de las células piramidales, el receptor postsináptico referente del hipocampo, es un sustrato para el almacenamiento de la información. Se ha informado de la pérdida de dendritas en las neuronas piramidales debida a la edad, y la extensión de la pérdida sináptica parece relacionada con el grado de perjuicio. Experimentos en ratas indican que el tratamiento con fosfatidilserina previene la reducción de la densidad de las dendritas en el hipocampo debida a la edad, y esto parece ser debido a la facilitación de la acción del enzima proteincinasa C. Se vio que la fosfatidilcolina restaura la proteincinasa C en ratas añosas. La estimulación del intercambio de calcio en las sinapsis cerebrales es otro de los mecanismos por los que la fosfatidilserina podría aumentar la actividad cerebral. En resumen, varios estudios a doble ciego sugieren que la fosfatidilserina puede ayudar en el mantenimiento de la función cognitiva en individuos mayores y podría ser capaz de mejorar la memoria y la destreza del aprendizaje en alguno.
La fosfatidilserina ha demostrado utilidad en el tratamiento del daño cognitivo, incluido la enfermedad de Alzheimer, el daño de memoria asociado a la edad y algunas demencias tipo no Alzheimer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario