jueves, 22 de septiembre de 2011

Volver a ser la de antes


La maternidad es una experiencia llena de cambios, no sólo en los hábitos de la vida o la pareja, sino también cambios físicos y psicológicos que afectan especialmente a la mujer. Desde el embarazo, pasando por el parto, hasta la lactancia, el cuerpo va adaptándose a lo largo de todo el proceso. Una buena alimentación y una dieta equilibrada, junto a una actividad física adaptada a cada momento, son las claves para volver a ser la de antes.

Y es que uno de los mayores temores de esas mujeres que piensan en ser madres o acaban de serlo, es el miedo a engordar o a perder la figura. De hecho, durante el embarazo se forman gran cantidad de nuevos tejidos, lo que implica un aumento progresivo de peso, que varía de 9,5 a 12,5 kg, siendo mayor el aumento de peso a partir de la semana 20. Es obvio que han de producirse ciertos cambios a nivel físico, pero ser madre no ha de ser sinónimo de "echarse a perder". En este artículo te damos algunas ideas para que no tengas que preocuparte por tu físico y vivas al máximo la experiencia de crear y criar una nueva vida.

Buena alimentación durante el embarazo

Una alimentación equilibrada tiene una influencia positiva en el trascurso de todo el embarazo. Ten en cuenta los siguientes consejos:
  • Sigue una dieta rica en frutas y verduras. Las necesidades de estos alimentos aumentan entre un 20 y un 50%.
  • Intenta evitar carne y huevos para prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades.
  • Los ácidos grasos Omega 3 de determinados pescados son imprescindibles para el desarrollo del sistema nervioso y de la retina del feto.
  • Un aporte de fibra adecuado te ayudará a prevenir el estreñimiento.
  • Evita el alcohol y el tabaco y disminuye el consumo de café, té y otras bebidas excitantes.
El mito de los antojos

Los antojos son deseos alimentarios que no formaban parte de las preferencias de la mujer antes de quedarse embarazada. Se deben a los cambios hormonales que se producen durante la gestación y no queda marca en la piel del futuro hijo, si el antojo no es satisfecho. Esto es un falso mito.

Consejos durante la lactancia

La lactancia materna es beneficiosa por todo lo que aporta tanto al bebé como a la madre. La Asociación Española de Pediatría destaca que las mujeres que amamantan, pierden el peso ganado durante el embarazo más rápidamente y es más difícil que padezcan anemia tras el parto. Además, tienen un riesgo menor de hipertensión y depresión postparto. Asimismo, son menos frecuentes la osteoporosis y otras enfermedades como el cáncer de mama y de ovario. Para el recién nacido, por su parte, la leche materna es el alimento más completo. En este periodo, una mujer debe:
  • Llevar una dieta equilibrada, variada y rica en vegetales de diferentes colores.
  • Tener en cuenta que algunos alimentos pueden variar el sabor de la leche o incluso producir gases en el bebé: alcachofas, coles, rábanos, ajos, cebollas y especias picantes o irritantes. Evítalos en la medida de lo posible.
  • Saber que aumentan los requerimientos energéticos para la producción de leche. Se recomienda ingerir unas 650 kcal. más al día, a fín de cubrir esas necesidades aumentadas. Por tanto, la madre lactante no debe hacer dietas de adelgazamiento. Esto alteraría de forma negativa a la cantidad y calidad de la leche.
  • Evitar el alcohol y el tabaco, así como disminuir el consumo de bebidas excitantes (con cafeína o teína).
  • Realizar ejercicio físico para tonificar la musculatura.
 Tras el embarazo y la lactancia

Ahora estás lista para recuperar tu forma física. Una vez finalizados los periodos de embarazo y lactancia ya ha llegado la hora de recuperar tu figura y volver a ser la de antes. Te ayudará una dieta equilibrada y personalizada. Por supuesto, acompañada de ejercicio físico adaptado a cada situación y persona. Algunos complementos alimenticios pueden ayudar a depurar y activar el metabolismo.

Te recomendamos que sigas los consejos de un profesional de la dietética y nutrición, que te orientará paso a paso, motivándote y guiándote a lo largo de todo el plan.

Algunos productos que pueden ayudar
tras el embarazo y la lactancia
AlgaSlin, ampollas. Destilado de algas Laminárias y Fucus vesiculosus.


 Drenadiet, elixir, cápsulas y sobre. Drenajes depurativos.

Ansidel, cápsulas.
Controla el apetito con Slendesta® (Proteína de patata) y Azafrán Saffr´Activ®

Artículo publicado en la revista "Tribuna de la Salud", nº 26. www.novadiet.es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario