domingo, 28 de marzo de 2010

Naomi Klein, una activista enfrentada al poder



Es economista, abogada y columnista habitual de periódicos como The Nation y The Guardian. Autora de No Logo (2000), Barreras y ventanas (2002) y La doctrina del shock (2007) y nieta de una pareja marxista, sus padres emigraron de Estados Unidos a Canadá en protesta de la guerra de Vietnam. También es autora del documental La Toma, rodado en Argentina con su marido Avi Lewis y del documental basado en su libro La doctrina del shock.

En este libro, Naomi Klein describe cómo opera el capitalismo del desastre, aportando datos y estrategicas alianzas entre la clase política y ciertas multinacionales que se valen de la crisis y los desastres para llevar a cabo reformas radicales, privatizaciones, recortes en el gasto público y desregulación gubernamental. Los gobiernos, convertidos en empresas, solo atienden al beneficio.

“La democracia no es compatible con la ideología del poder. El sistema se alimenta del miedo y del desorden, necesitando de las tragedias y de una doctrina basada en el shock, como las tácticas de electroterapia que se describen en los manuales de tortura de la CIA usadas para rehacer y moldear una personalidad. La historia del libre mercado ha sido siempre sangrienta. Siempre propagado por medio de acciones violentas. Los shocks son cada vez más grandes porque la oposición a ellos está aumentando. Nada dura para siempre.”
“Cuando entendemos de qué manera funciona la doctrina del shock podemos estar asustados, pero será más difícil caer en sus redes. Existen muchas vias posibles, desde la socialdemocracia de Allende a las cooperativas solidarias o a la distribución de la riqueza en la Sudáfrica post apartheid a través del Congreso Nacional Africano.”
“Existen peligros reales, pero en lugar de líderes políticos que se centren en solucionarlos, tenemos líderes que se dedican solamente a aumentar este estado de miedo general. Intentan sacar provecho y utilizan el miedo para concentrar y retener su poder y para revitalizar de esta forma sus economías. La industria de la seguridad de la crisis es incluso superior a Hollywood o a la industria musical. Tráfico de armas, privatización de los ejércitos, industria de reconstrucción humanitaria, seguridad interior… todos resultado de la sed de poder."

Esta escritora es reconocida en todo el mundo por ser una de las abanderadas de los movimientos altermundialistas y está considerada una de las intelectuales más influyentes del planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario