sábado, 29 de agosto de 2009

Un poco de historia de la medicina

La medicina que se practica hoy día es una medicina de enfermedad. ¿Ha sido siempre así? No. [...] Desde todos los tiempos, la salud es asunto de mujeres. [...] Eran las mujeres las que se ocupaban de la salud: madres de familia, abuelas que proveían los "remedios", comadronas, sanadoras, enfermeras, fitoterapeutas, etc... Practicaban una medicina empírica, fundada sobre la experiencia y el sentido común. La salud no era cara y todos los pobres podían acceder a ella. [...] A las mujeres sabias las autoridades las trataban como hechiceras y charlatanas. [...]
Hasta el siglo XIII, la iglesia no aceptó la práctica de la medicina. Las escuelas de medicina surgieron en las universidades. Las mujeres estaban excluidas. Así fue como apareció la medicina oficial masculina, estrechamente controlada por la Iglesia, que imponía sus dogmas. [...] Desde 1257 hasta 1816 la Inquisición torturó y quemó a millones de personas inocentes. [...] En tres siglos fueron exterminadas nueve millones (9.000.000) de brujas. [...] El manual de la Inquisición, el Malleus Maleficarum estipulaba que las hechiceras acusadas debían "exponerse a menudo a las torturas". Este régimen de terror duró 5 siglos. [...] ¿Por qué el terror? Para dominar y explotar al pueblo. [...] ¿Por qué las mujeres? Porque había que eliminar el principio femenino. [...] Desde siempre las autoridades regias, aristocráticas, religiosas o económicas han combatido el principio femenino. [...]


Entre 1910 y 1925, gracias a las reglas establecidas en el Informe Flexner, la Asociación Americana Médica (AMA) y la Asociación Americana de Colegios Médicos (AAMC) eliminaron la mayor parte de los asistentes médicos, principalmente mujeres y negros. [...] Por aquella época se contaban dos veces más practicantes de medicinas alternativas que de medicina ortodoxa y se enseñaba la homeopatía, la fitoterapia y las medicinas manipulativas de rehabilitación y masaje. La reforma médica las erradicó. [...] La salud cayó en manos de la élite rica masculina. La medicina se transformó en un instrumental al servicio de las altas finanzas: las fundaciones Carnegie y Rockefeller habían financiado el Informe Flexner y su aplicación. El poder económico tomaba el control de la medicina.


En 1977 la Declaración de Alma Ata daba a la Organización Mundial de la Salud (OMS) los medios para extender el Informe Flexner no solamente a América del Norte sino al mundo entero. En nombre de la salud y del bienestar de los pueblos de la Tierra y del derecho a una "salud para todos", se establecieron criterios y normas internacionales de práctica médica. [...] Se desposeyó a los países de su soberanía en materia de salud para transferirla a un gobierno mundial, no elegido, cuyo ministerio de salud es la OMS. [...] Así es como se han impuesto las vacunas y los medicamentos a toda la población del globo. [...] ¿Quién controla la OMS? [...] La ONU, el organismo de los grandes financieros mundiales. [...] Es un monopolio mundial. ¡Ojo con oponerse! La Inquisición continúa [...] a nivel mundial.

Y para acabar dos frases célebres:

"Guste o no guste, vamos hacia un gobierno mundial. La cuestión es si será creado mediante su conquista o por consentimiento."
- Paul Warburg, banquero, miembro del CFR y del Grupo Bilderberg, en el Senado de EEUU, el 17 de febrero de 1950.

"Hay que tomar medidas draconianas para la reducción demográfica, contra la voluntad de la población. Se ha demostrado que el control de la natalidad es insuficiente, por tanto hay que aumentar las tasas de mortalidad. ¿Cómo? Por medios naturales: el hambre y la enfermedad."
- Robert McNamara, presidente del Banco Mundial, secretario de Estado de EEUU, promotor del PAV, febrero de 1987.

Texto extraído del libro: "La Mafia Médica", Ghislaine Saint Pierre Lanctôt, médica con más de 25 años de experiencia en EEUU, Canadá y Francia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario