viernes, 10 de abril de 2015

Beneficios de los cuencos de cuarzo

Los cuencos de cuarzo se encuentran un nivel superior en lo que respecta al sonido y los instrumentos vibracionales. Basados en los cuencos tradicionales de metal usados en India, Tibet, China y otros países orientales desde hace cientos de años, los de cuarzo se llevan usando desde los años ochenta por la calidad de su resonancia y el poder terapéutico.


Los cristales de cuarzo pueden vibrar u oscilar de una forma regular y tienen una estructura molecular interna en espiral (muy similar a la del ADN). Esto hace que los cuencos de cuarzo tengan unas propiedades sonoras únicas. Producen una onda sinusoidal pura y crean un sonido multidireccional que se expande hasta un kilómetro de distancia y que puede durar varios minutos antes de extinguirse.

El sonido parece que va de un oído a otro, luego viene por detrás, más tarde parece que viene del suelo. Es un sonido envolvente natural. Este sonido pasa a través de nuestro cuerpo y lo hace vibrar. Estas vibraciones activan nuestras células y penetran profundamente en todo nuestro ser. Su sonido envuelve el cuerpo como una ola, proporcionando una experiencia similar a un masaje sutil o a una profunda y serena meditación. La gente que experimenta los efectos de estos cuencos describe su experiencia como una gran relajación física y mental, sensación de flotar, bienestar y plenitud.

Producen importantes desbloqueos en el cuerpo físico y energético, por lo que se utilizan como una importante herramienta terapéutica. El Dr. Gaynor, prestigioso oncólogo norteamericano, cita en primer lugar el uso de los "cuencos de cristal y otros instrumentos en intervenciones en grupo para pacientes con enfermedades potencialmente mortales o crónicas, tanto para el desarrollo psicoespiritual como para la sincronización fisiológica".

Generan estados cerebrales de pro­funda relajación, liberando estrés y ten­siones corporales. Ayudan a lograr estados de bienestar, paz y alegría. Aumenta la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo (posiblemente la forma física de la ener­gía Kundalini). Impulsan al ADN para localizar rápi­damente la proteína que necesita para reproducirse, regenerarse y generar energía celular; revirtiendo el proceso de envejecimiento. Armonizan, alinean y revitalizan los cuerpos sutiles (con sus órganos y glándulas correspondientes).

Limpian el aura, eliminan energías negativas o estancadas de entornos y espacios físi­cos, remueven las "sales cristalizadas" de enfermedades, patologías o bloqueos energéticos de cualquier ser vivo y ayu­dan luego a recibir la información sonora de equilibrio, armonía y salud. Los cuencos vivifican y fortalecen su esquema energético, ejerciendo una profunda sanación. También ayudan a nuestro sistema car­diovascular, al sistema nervioso, a flexibilizar los músculos... Se ha comprobado que ejercen decenas de funciones muy positivas que a primera vista parecerían increíbles.

Solicita más información
sobre tamaños y precios en

No hay comentarios:

Publicar un comentario