lunes, 6 de octubre de 2014

CUARZO BLANCO O LECHOSO

El cuarzo es un mineral compuesto de sílice y tras el feldespato es el mineral más común de la corteza terrestre. Destaca por su dureza y resistencia, estructuralmente se distinguen dos tipos de cuarzo: cuarzo-α y cuarzo-β, pero existen numerosas variedades; entre ellas está el cristal de roca, el cuarzo blanco o lechoso, el cuarzo café, el cuarzo ahumado, el citrino, la amatista y los cuarzos rosados, azules y verdes. La palabra cuarzo proviene de "quarz" del idioma alemán y su primer registro en tal forma es de 1530. La palabra del griego antiguo para el cuarzo, "krystallos", es el origen de la palabra cristal.


Aquí nos centraremos en el cuarzo blanco o lechoso. Es un cristal que nos ayuda a sentirnos más ligeros, sin esas cargas que siempre llevamos encima. De este modo puede ayudarnos a sobrellevar mejor un mal momento, sentimientos negativos como la culpabilidad, o simplemente un mal de amores. Nos ayuda a purificar nuestras energías, lo que significa que puede deshacer viejos bloques de energía densa o negativa que puede haber en nosotros. Por ello, este cristal es muy indicado para meditaciones de limpieza. Ideal para todos los chakras. Es el mejor limpiador de energías.
También se puede acudir a este cristal para sentirnos más serenos, ante posibles miedos y angustias. Su fuerza además equilibra, lo que significa que nos hará sentir mucho mejor. Es la mejor piedra a la hora de la meditación, así como para la curación de todas las enfermedades. Se ha utilizado siempre en rituales mágicos y de curación y como amuleto protector es muy adecuado contra todas las formas de influencia maléfica. Se piensa que es un buen protector contra la pérdida de energía y vitalidad. También pertenece al signo Libra a quien ayudará a potenciar sus aspectos positivos y a minimizar los negativos. Los nacidos bajo este signo se sentirán muy sosegados portando una piedra de cuarzo blanco.

Tiene la propiedad de curar las enfermedades provocadas por un golpe de frío o humedad como: rinitis, sinusitis, inflamaciones crónicas del árbol genitourinario y otitis media serosa. Mejora la circulación linfática. Es un buen diurético y estimula la lactancia. Recibe, trasmite y amplia las energías positivas. Aumenta la capacidad mental. Mejora la memoria. Es la piedra universal. Se cree que es un excelente protector contra la pérdida de energía. Ayuda a vencer la ansiedad y también es excelente para la meditación. Alivia los estados de confusión, obnubilación, y tristeza sin causa aparente. Muy útil para personas muy reservadas que ocultan su verdadera identidad, y para aquellas que tienen dificultades para reflexionar y meditar.

Afinidad con los signos: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.

Categoría: Minerales óxidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario