martes, 16 de febrero de 2010

Para todas las mujeres


Si yo o cualquier hombre te ha herido u ofendido alguna vez, yo te pido perdón por ésto y por las múltiples transgresiones sufridas por las mujeres.
Por favor, perdóname y perdónanos.
Si alguna vez te has sentido humillada o poco amada, o si se ha traicionado tu feminidad de alguna forma; Si yo o cualquier otro hombre no ha sabido ver la luz de tu sexo y la claridad de tu espíritu femenino, de parte de todos, lo siento mucho.
Que la belleza, el poder y la visión de las mujeres irrumpa en nuestro mundo y en nuestra consciencia.
Que la mente del hombre se sane.
Que el corazón de la mujer se repare.
Te prometo que seré un hombre que te valore. Veo tu luz.
Bendita eres tú y todas tus hermanas, nuestras madres y nuestras hijas.
Enseñaré a mis hijos a respetar, que nunca volvamos atrás...


Extraído del libro: Luz para el camino, de Marianne Williamson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario